Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cayo Largo del Sur de vuelta a sus inicios turísticos

En las instalaciones hoteleras y el aeropuerto realizaron obras de mejoramiento de infraestructura. Preparado este destino para aplicar medidas de bioseguridad

Cayo Largo del Sur aún se reconoce como un lugar paradisíaco donde la naturaleza muestra alto grado de conservación, a pesar de los 30 años transcurridos desde las primeras llegadas de visitantes foráneos, cuando una elocuente valla en su texto promocional aseguraba que “al principio todo era así”.

Los recién llegados ahora no asisten a un momento fundacional como aquel, sin embargo, pueden constatar cómo ha preservado su entorno este destino turístico cubano por excelencia, con playas naturales reconocidas entre las mejores del mundo, a pesar del crecimiento de la planta hotelera, que cuenta con unas 1 170 habitaciones.

Las labores de mantenimiento y la reparación de esta infraestructura ha sido revisada recientemente por el primer ministro cubano Manuel Marrero Cruz y el titular de Turismo, Juan Carlos García Granda, según se conoció en la redes sociales, a propósito de la visita gubernamental a la Isla de la Juventud, que incluyó este cayo.

Durante el transcurso de ese periplo se chequearon los preparativos de este destino para asumir la actual temporada alta, así como los protocolos de bioseguridad y, además, sostuvieron un intercambio con los huéspedes nacionales que ya disfrutan de la reapertura.

Igualmente, directivos del Grupo Hotelero Gran Caribe, encargado de la gestión de las instalaciones del cayo, recorrieron las obras con el propósito de evaluar los preparativos para la reapertura, a partir del 26 de noviembre, y el plan de mejoras ejecutado previamente con vistas a la etapa de invierno, según nota publicada por la presidencia en Facebook.

De manera elocuente la entidad reflejó en las redes cómo se prepara para dar cumplimiento a las nuevas medidas higiénico-sanitarias requeridas por el turismo en estos tiempos, al publicar varias fotos del momento de la entrega de la certificación de Turismo más Higiénico y Seguro al hotel Cayo Largo del Sol.

Dicha instalación, anteriormente bajo la marca de Sol, se presenta comercialmente como un hotel de playa con servicios Todo incluido y distinguido por la amplitud de sus  habitaciones, además de las ofertas del restaurante, dos piscinas exteriores y el Spa.

Ha sido el último de los cayos turísticos del archipiélago cubano en reabrir sus instalaciones, tras el cierre por la pandemia del nuevo coronavirus, pero la naturaleza virgen sí ofrece las mismas arenas blancas y finas, también las aguas color turquesa mostradas siempre a sus visitantes y a las multitudes mediante numerosas imágenes exhibidas en la red de redes.

Entre las obras de mejoramiento y reparación emprendidas en esta etapa se destaca el aeropuerto internacional Vilo Acuña, donde funcionarán tres líneas de control sanitario, a partir de su reapertura total este mes de diciembre, cuando recibirá vuelos procedentes de Canadá y Argentina.

Se trata de una terminal aérea acondicionada para operar aeronaves de gran porte y tiene capacidad para atender a 300 pasajeros por hora, indica enciclopedia cubana Ecured.  Asimismo, cumple con todas las medidas de seguridad establecidas por la Organización de la Aviación Civil Internacional de Ayuda a la Radio Navegación.

Recuento

Desde las primeras presentaciones de Cuba en el mercado turístico internacional, a inicios de la década de 1990, Cayo Largo del Sur alcanzó gran reconocimiento como lugar de ensueño para los visitantes foráneos, sobre todo los canadienses, quienes eligieron y amaron intensamente este atractivo paraje, localizado en el extremo este del Archipiélago de los Canarreos.

Se distingue como destino tranquilo, de entorno bien conservado y por su imagen con las características típicas de la región caribeña, incluidos los peculiares cocoteros. Debe su nombre a la forma alargada de su geografía y en su historia se resalta el origen del cayo de la época de los aborígenes, pues en ese territorio se encontraron evidencias de la cultura Siboney.

También se dice que fue un punto de recogida utilizado por el almirante Cristóbal Colón, allá por el año 1494, y que dicho lugar estuvo vinculado con las operaciones de numerosos corsarios y piratas que entonces recorrían el mar Caribe.

Para la web Viajeshoteles.com este cayo, favorecido por la naturaleza, es una joya y lo consideran como uno de los mejores para las actividades náuticas y el buceo por sus playas vírgenes protegidas por hermosas formaciones coralinas y las aguas donde abundan especies de la flora y la fauna cubanas.

La revista web Panamerican World pone más énfasis en la calidad de las playas, a las que cataloga de muy llamativas;  entre estas menciona a Lindamar, Sirena, Los Cocos y Paraíso. Igualmente esta publicación refiere que la zona de cayos al norte de Cuba es espectacular pero asegura que, probablemente, Cayo Largo del Sur sea todavía mejor.