Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Preservar los valores de la cocina cubana

La Federación Culinaria impulsa un nuevo plan para afianzar la condición de Patrimonio Cultural de la Nación

Como un punto de partida para el trabajo de la Federación Culinaria de Cuba se considera la declaratoria de la Cocina Criolla Cubana como Patrimonio de la Nación, condición que se debe preservar, lo cual constituye el objetivo central del nuevo plan encaminado a aunar voluntades para beneficiar el desarrollo de esta rama.

Entre estas proyecciones se destaca el interés por estimular a las entidades del turismo como parte de las ofertas a la cocina nacional y tradicional del país, en lo cual se podría incluir, por ejemplo, la ruta de sabores, según expuso el chef Eddy Fernández Monte, presidente de la Federación Culinaria, en conferencia magistral impartida en el curso de Periodismo gastronómico, nutricional y enológico del Instituto Internacional de Periodismo José Martí.

También se destacará el incremento de las posibilidades de aprendizaje mediante la creación de escuelas y cátedras que permitan la formación y capacitación de profesionales que respondan a las demandas y requerimientos de la Isla en esta esfera.

Las campañas de promoción y la realización de talleres comunitarios podrían contribuir a este empeño por consolidar lo alcanzado en este aspecto teniendo en cuenta que el sostén de la cocina cubana radica en las creaciones de platos típicos regionales, así como en los diferentes hábitos y costumbres de cada hogar, pues al decir de Fernández Monte, la cocina no puede ser rígida, por el contrario,  debe ser espontánea para que evolucione.

En esta voluntad por aglutinar esfuerzos en favor de esta especialidad,  el chef destacó la importancia de nuestra cocina en la promoción de productos industriales y agropecuarios del país y hasta en las posibilidades para exportar servicios gastronómicos, que podrían ir acompañados por el aval de su condición de patrimonio, así como por valores profesionales y, al mismo tiempo, contribuiría a mantener vigente la memoria gastronómica de la Mayor de las Antillas.

Es empeño de la Federación insertar el arte culinario en distintos espacios del sector de la cultura, a partir del incremento de su vinculación con las diferentes manifestaciones artísticas y creativas.

Algunos avances en este anhelo ha logrado dicha Federación en particular en la edición de libros -más de 50- en los tres últimos años, entre estos uno que destaca los 30 platos emblemáticos de la cocina tradicional cubana que marcó pautas y puede servir de guía para continuar las investigaciones y estimular la notable creatividad en esta materia.

En uno de los Por cuanto de la Resolución que declaró la condición de Patrimonio de la Nación, se hicieron precisiones referidas a que nuestra cocina criolla es una expresión cultural que incluye los saberes y prácticas transmitidos de una generación a otra asociados con procesos ancestrales de producción y técnicas y procedimientos para la elaboración de alimentos.

Fusión de eventos

Quizás, uno de los primeros pasos en torno a la comunión de intereses en pos del desarrollo de la cocina cubana se ha dado recientemente con la unión del Festival Culinario Internacional y la convocatoria del II Taller Culinario Internacional Cuba Sabe 2020 que se realizará del 9 al 11 de enero próximo y cuyo origen surgió en el Taller Académico Gastrocult 2019.

El evento ha sido convocado por la Agencia de Turismo Cultural Paradiso, de conjunto con el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, la Federación Culinaria de Cuba y las asociaciones de cantineros y sommeliers. Este interesante encuentro tiene la intención de entender, promover y asumir los valores de la cocina cubana como historia, tradición y modernidad de nuestro país, señala el documento inicial.

Al anunciar este evento, la presidenta del Comité Organizador, Liz Cuesta, comentó los ejes temáticos del evento, llamado a contribuir al propósito de declarar Patrimonio Nacional a la cocina criolla cubana, sus prácticas y tradiciones asociadas.

Igualmente, Cuba Sabe se adentrará en el ámbito de los platos típicos de cada lugar, como el casabe, oriundo de la región oriental del país, aunque ya se da a conocer en otras zonas, especialmente en la capital. Dicha cita también será oportunidad para resaltar la influencia de otras culturas culinarias en la Isla, entre otros aportes que podrá hacer al desarrollo del turismo y la gastronomía.

Entre las temáticas previstas para este taller se destaca lo relacionado con las artes visuales y su importancia en la presentación y calidad visual de los platos. Para tal propósito se ha adoptado una alianza con la Academia de Artes Plásticas San Alejandro, cuyos profesores y estudiantes también contribuirán con sus saberes y prácticas a la belleza y presentación de la mesa.

En la documentación facilitada por el Comité Organizador señalan que se espera la asistencia de más de 200 delegados de Cuba, Estados Unidos, México, España e Italia, quienes participarán en el evento que incluye talleres, conferencias, tours, degustaciones y conciertos.