Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Meliá, a la conquista de Camagüey

En 2019, Meliá entraría en el hotel Camagüey, con estándares más modernos y elegantes y propicio para la combinación ocio-negocios

El bulevar es un sitio obligado para quienes visitan Camagüey. La celebración en 2013 del aniversario 500 de la otrora villa de Santa María del Puerto del Príncipe le cambió totalmente la cara y lo convirtió en un imán para locales, nacionales y foráneos. En una de las manzanas, por encima de todas las edificaciones, todo tradición y sobriedad, se alza el Gran Hotel que, inaugurado inicialmente en 1938, fue en su momento el edificio más alto de la ciudad.

Hasta esos predios ha llegado la cadena española Meliá Hotels International, que en Cuba gestiona 34 hoteles con 14 661 habitaciones.

“Comenzamos en enero de 2018, implementando la marca Meliá en dos hoteles de Camagüey, inicialmente el Gran hotel y el Colón”, explicó Raúl Ariza, director general del mencionado grupo español en Camagüey.

La primera etapa, dijo, ha sido básicamente de formación y capacitación de los trabajadores de los dos hoteles, y actualmente llevan el sello By Meliá. “Cuando esté la inversión terminada, las habitaciones reformadas y toda la estructura hecha, pasarían entonces a la marca y operarían como Meliá Gran Hotel y Meliá Colón, pero inicialmente se trata de un proceso como de aterrizaje”.

Una pregunta obligada es por qué la Ciudad de los Tinajones, a más de 500 kilómetros al este de La Habana. “Camagüey tiene un Centro Histórico declarado Patrimonio de la Humanidad y es un destino con mucho potencial, que solo se necesitaba darlo a conocer: es una perla, un diamante que hay que pulir para conseguir más y más clientes”.

Camino a Meliá

De acuerdo con Luisa Elena Morris Betancourt, subdirectora general del complejo By Meliá Gran Hotel-Colón, este cuenta con 59 habitaciones, dos bares, un restaurante para 40 plazas con cocina tradicional camagüeyana, mientras que Gran hotel dispone de piscina, cafetería, lobby bar, mirador, restaurante y 72 cuartos. En 2019, Meliá entraría en el hotel Camagüey, con estándares más modernos y elegantes y propicio para la combinación ocio-negocios.

Entre los atributos del Gran Hotel que describe Meliá en su sitio web se encuentran: elegante ambiente y confort en el Centro Histórico de la ciudad, cercano a los principales sitios de interés cultural y patrimonial, a solo 10 minutos del Aeropuerto Internacional Ignacio Agramonte, diversidad de alternativas de alojamiento y excelente propuesta gastronómica.

Se suman facilidades como un pequeño salón de eventos, piscina para adultos y niños, además de conexión wifi en áreas públicas, opciones especiales para viajes de romance y muy cercano al Centro de Convenciones agramontino.

En el caso del Colón, señala: “es único en su estilo en el Centro Histórico. Destaca por su galería y patio interiores, el exquisito gusto en la decoración, su conservado mobiliario colonial y un ambiente tranquilo que lo convierten en la opción perfecta para descubrir los valores de una urbe muy singular en el centro de Cuba”.

Estas dos instalaciones, explicó, operan con el sello By Meliá. “Con la entrada de Meliá, se está mejorando el estándar. Corporativos de la cadena han entrenado, con una buena aceptación, a los trabajadores de las diferentes áreas con quienes han compartido el know how de su marca,” destacó Morris.

La elevación de los estándares requiere reformas e inversiones, que se desarrollarían desde finales de 2018, tras la terminación de los prototipos de habitaciones en cada una de las instalaciones.

Ambos inmuebles tendrán reformas en la primera planta, las áreas nobles y habitacional; en el caso del hotel Colón se espera que, a finales de 2019, esté montado el cuarto prototipo, mientras en el Gran Hotel se concluye el proceso del que servirá de referencia para el resto.

“Ahora la labor está centrada en la formación para implementar la marca Meliá en esos dos primeros hoteles: estándares, manual de gestión y formación a todos los empleados. Con el mercado alemán como principal cliente en esos dos alojamientos, fundamentalmente en la modalidad de circuitos, la nueva contratación del grupo español comenzó a partir de noviembre”, puntualizó el corporativo español.

Hasta la fecha, se han realizado cambios y mejorado el buffet en el Gran hotel, con muy buena aceptación y comentarios favorables de los clientes acerca de la calidad de la elaboración y el servicio.

“Hemos cambiado totalmente la presentación de los buffet, con otro formato, eliminando algunas preparaciones e incorporando quesos y fiambres importados, carnes de mejor calidad para que el cliente se sienta mejor”, dijo Ariza.

Por su parte, en el Gran hotel, “hemos cambiado la carta y hay platos propios del territorio. En nuestro buffet nunca faltan el ajiaco y los rollitos de tasajo al estilo camagüeyano: la cocina típica no la podemos perder”, destacó.

Para el Director General de los hoteles Meliá en Puerto Príncipe, “falta mucho por hacer, no llevamos mucho tiempo y esperamos que en unos dos años todo esté consolidado”, agregó.

Mientras tanto…

Según el contrato, a partir de 2019 se comenzará a administrar el hotel Camagüey, ya tienen la habitación prototipo, que será el futuro de la totalidad de esa instalación. “Cuando estén todas listas y la inversión terminada, ese hotel pasará a una marca muy especial que tiene el grupo, Innside, que será el primero de su tipo en Cuba. Toda la inversión continuará a finales de 2019”, señaló Ariza.

“Hemos lanzado una nueva promoción: Un destino, una historia, con la cual queremos incitar al cliente que pasa por Camagüey a que no se quede una sola noche, sino dos y tres. Ese programa señala diferentes ofertas y actividades que se pueden hacer en la ciudad, un gancho para tratar de que permanezca más tiempo”.

Esta oferta, lanzada en la página web meliacuba.com, una página internacional, le permite a los clientes de cualquier parte del mundo hacer clic en Camagüey y ver todas las ofertas y actividades que les depara esta ciudad, con 505 años de historia. 

“Venimos a ayudar y a colaborar  con Camagüey y el Ministerio del Turismo para atraer más clientes y darles una oferta más atractiva, mejores alojamientos y de ahí la inversión, de forma que los clientes estén cómodos y reciban un servicio de calidad”, destacó Ariza, quien llegó a Cuba en 2012 y trabajó en Varadero y Cayo Santa María.

Conoció la villa de Santa María del Puerto del Príncipe apenas en febrero de 2018 y desde entonces ha acumulado no pocos argumentos: “es un lugar excepcional y me he dado cuenta de que tiene un gran potencial turístico, mucho por ver y conocer. Por eso, lo que hacemos es compartir estas imágenes, este pueblo y esta ciudad para que la gente del mundo también tenga el privilegio de conocerlo”, concluyó.