Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Matanzas resurge en su esplendor

Con la celebración del aniversario 325, la ciudad destaca sus dotes como destino turístico

Las luces de la ciudad reflejadas sobre el mar, en la espléndida bahía de Matanzas, regalan un espectáculo nocturno único que da gusto disfrutar, tanto como recorrer su extenso litoral, de lado a lado, y admirar la sublime imagen paisajística.

Pero el asombro puede ser mayor ahora al ver la urbe renovada, resurgida al calor del aniversario 325 de su fundación, con su Centro Histórico restaurado y el entusiasmo de sus habitantes por resaltar la vocación turística de la ciudad.

Siempre se ha reconocido el potencial de esta urbe con importantes valores patrimoniales y numerosas tradiciones culturales, aunque solo parecía como un lugar de tránsito hacia el balneario de Varadero, el principal polo cubano de recreo en la modalidad de sol y playa.

Sin embargo, la necesidad de aprovechar las potencialidades de la llamada Atenas de Cuba en la industria del ocio para atraer visitantes nacionales y extranjeros y, en concordancia, complacer sus expectativas, ha estimulado un nuevo campo de desarrollo.

Por eso se pensó en declararla como ciudad turística, según explicó en visita reciente Manuel Marrero Cruz, titular del sector. Tal decisión se sustenta en el amplio proceso de restauración y en el intenso movimiento cultural que la distingue.  Asimismo, reconoció la responsabilidad de la industria sin chimeneas en este desarrollo ya que aún resulta insuficiente la cantidad de turistas que recibe.

Ahora es notable el incremento de sus atractivos y ofertas complementarias. También durante recorrido reciente por las obras, el Ministro subrayó la importancia de habilitar el hotel Velasco y de otros que se irán incorporando como el Louvre y más adelante el Yara y el Plaza de la Vigía. “Creo que hay ofertas y motivos suficientes para declarar a Matanzas como destino turístico”, precisó Marrero.

Ivis Fernández, delegada del ministro de Turismo en la provincia, ha resaltado los excelentes valores culturales y patrimoniales que atesora Matanzas, con más de 62 atractivos con los cuales se diversifican las ofertas, y tiene posibilidades para incrementar la planta hotelera.

A propósito del aniversario se ha destacado, igualmente, el legado étnico y cultural cuando se asoman detalles de la imagen fundacional de la otrora Villa de San Carlos y San Severino.

Es por ello que se ha hablado del trabajo intenso en más de 2 000 obras previas a la celebración del aniversario, que devuelve como nuevos la Plaza de la Vigía, el teatro Sauto, el parque de la Libertad o Parque Central y el edificio de la antigua aduana que fungirá como sede de la Oficina del Conservador.

Surge un bulevar que ya está listo en las primeras cuadras de la Calle del Medio, la principal arteria de la localidad, una obra que continuará hasta su total terminación.

Otro motivo muy esperado es el hotel El Louvre en cuya reconstrucción se mantienen sus características como edificio patrimonial, el cual al concluirse la obra será gestionado por el Grupo Cubanacán, bajo la marca Encanto, destinada a pequeños hospedajes de ciudad.

De igual manera, en 2011 fue rescatado el hotel Velasco, acondicionado con los signos propios de la modernidad, en su arquitectura colonial y neoclásica.

Se han destacado otros atributos turísticos como el cabaré Tropicana de Matanzas y el paseo fluvial de Narváez, reconocido como una de las áreas más bellas de la parte antigua de la urbe.

La síntesis histórica confirma que el 12 de octubre de 1693 se fundó la ciudad de San Carlos y San Severino de Matanzas, distinguida entonces como la primera localidad moderna de América, a partir de criterios plasmados en el plano fundacional que señalaron solares para plazas, calles, mercados, casa del corregidor, aduana, iglesia y cabildo.

Más allá del turismo

Ahora tiene mayor impacto la recuperación del Centro Histórico y la creación de espacios de interés turístico. Pero también existe un plan que tiene como objetivo aportar mayor relevancia cultural al centro urbano, a partir de la revitalización y el rescate del patrimonio.

Desde antes, el Plan Rector concibió la restauración del patrimonio arquitectónico y la recuperación de inmuebles del Centro Histórico de esta ciudad reconocida como la primera del país con características neoclásicas.

Asimismo, más allá del turismo y muy reconocidos en su desempeño otros sectores han tenido gran repercusión en el desarrollo matancero, como la industria básica, la alimentaria, la rama agrícola, por tratarse de una provincia con grandes extensiones de tierras cultivables, así como la producción de huevos y de miel.

Se reconoce a Matanzas como un territorio con superávit y el año anterior cumplió y sobrecumplió las utilidades, la producción mercantil y creció en el producto interno bruto, según datos publicados recientemente.