Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Camagüey, una década de vida Patrimonial

La arquitectura monumental y doméstica es reflejo de la evolución de la villa desde febrero de 1514, una de las primeras fundadas por los españoles en su conquista de la Mayor de las Antillas

Desde hace una década, los habitantes de esta ciudad al centro-oriente de Cuba, celebran cada verano la inclusión su Centro Histórico en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, acordada en la 32 sesión del Comité de esta entidad, en Québec, Canadá.

Cuando el 10 de julio del 2008 resultó certificada la declaratoria, a la cultura universal se le expuso una ciudad ejemplo de un conjunto arquitectónico que ilustra un periodo histórico significativo; y donde destacan el trazado urbano irregular, los edificios religiosos.

La arquitectura monumental y doméstica es reflejo de la evolución de la villa desde febrero de 1514, una de las primeras fundadas por los españoles en su conquista de la Mayor de las Antillas, y que presume de ser conocida como la Ciudad de las Iglesias. Exponentes como Nuestra Señora de la Soledad, inmueble que data del siglo XVII, así lo confirman.

En una localidad conocida precisamente por contar con un grupo considerable de templos religiosos con más de dos centurias de historia, este figura como la construcción de su tipo con mayor arraigo entre los habitantes de la otrora Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, actualmente con más de 320 000 personas.

Por este tipo de construcción y otra decena de razones, la Unesco no titubeó en darle la acreditación a la urbe; reflejo irrepetible de un hábitat humano tradicional, representativo de una cultura y de su interacción con el medio ambiente.

La Oficina del Historiador de esta ciudad (OHCC) -fundada el 24 de febrero de 1997- es muestra del deseo gubernamental de preservar tales valores de importancia crucial para la cultura del país y tiene entre sus principales retos la conservación del patrimonio.

A propósito de los 10 años de la Declaración del Centro Histórico de la urbe que ocupa 330 hectáreas, el director de la OHCC, José Rodríguez refirió “que se pretende propiciar al visitante una infraestructura que le permita conocer las interioridades arquitectónicas y urbanísticas del Camagüey”.

Turoperadores de países como Canadá, España, Francia y Estados Unidos, recorren anualmente las 80 manzanas, siete plazas y 13 plazuelas que acogen seis templos católicos, baluartes culturales que atraen un número importante de visitantes.

Ante el flujo de turistas, las opciones de hospedajes y alojamientos en hoteles crecen, particularmente en el área patrimonial, donde cinco de los recintos que se comercializan con el sello de Hotel Encanto (E) ostentan la categoría de Cuatro Estrellas.

Precisamente el turismo de ciudad se fomenta como potencial para el desarrollo económico y social de la localidad, rica en tradiciones y leyendas, y cuna de trascendentes personalidades cubanas, como el científico descubridor de la fiebre amarilla, Carlos J. Finlay, y el Poeta Nacional Nicolás Guillén.

Además, en la urbe radican prestigiosas instituciones artísticas como el Ballet de Camagüey.

Uno de los espacios más importantes para la cultura regional, fue testigo este 10 de julio de una cantata del himno nacional protagonizada por las nuevas generaciones: el Parque Ignacio Agramonte, ubicado en el área de la plaza fundacional o Mayor.

El espacio público se yergue en el centro con la estatua ecuestre, develada en 1912, dedicada al líder independentista más importante del Camagüey, en su lucha armada del siglo XIX ante el colonialismo español, y que cayó en combate el 11 de mayo de 1873, Ignacio Agramonte.

Cada uno de los lugares, calles, adoquines, museos y proyectos son custodiados por la OHCC que tiene un plan de manejo del Centro Histórico hasta el 2030, y que cuenta con “estudios parciales de vialidad y en zonas vulnerables que no soportan los niveles de monóxido de carbono, las vibraciones”, explicó recientemente Rodríguez Barreras.

Con el propósito de no perder la condición de Patrimonio, los profesionales y especialistas de la institución se convierten cada día en los principales guardianes del valor universal excepcional de la Villa.

Eventos como el Simposio Internacional Desafíos en el Manejo y Gestión de Ciudades, que reúne anualmente varios especialistas de la Red de Oficinas del Historiador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba, e invitados procedentes de más de una decena de naciones, se incluyen en el programa para conservar el área mencionada, como referente.

Tradiciones, leyendas y cultura envuelven hoy parques y plazas de esta la otrora Villa de Santa María del Puerto del Príncipe, que transita hacia su 505 Aniversario.

Cuba es el primer lugar en el Caribe y el cuarto en Latinoamérica que más sitios tiene registrados como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Los valores de Centros Históricos como el de la ciudad de Camagüey prestigian la nación caribeña, y a todos sus habitantes. (Fidel Alejandro Manzanares)