Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Más activa la industria cubana de viajes

Estará preparada para asumir las operaciones crecientes de la venidera temporada alta con mejores condiciones hoteleras y de infraestructura

Quizá ahora pudiera actualizarse un antiguo refrán, y decir que tras la tormenta no vino la calma de los cubanos y menos aún de la industria de viajes, la cual recibió muy activa el Día Mundial del Turismo, este 27 de septiembre, en medio de jornadas de mucho trabajo para resarcir los daños causados por el huracán Irma, que azotó la costa norte del país.

Dichas labores emprendidas de conjunto con varios actores de la economía nacional podrán garantizar la recuperación de la infraestructura turística y al mismo tiempo demostrar cómo este sector asume conceptos esenciales de sostenibilidad, tema promovido por la Organización Mundial del Turismo en 2017.

Se destaca sobre todo el anunció de que Cuba estará lista el próximo 1ro. de noviembre para recibir el alza turística, con mejores condiciones hoteleras y de infraestructura, según expresó Manuel Marrero Cruz, titular del ramo, en un encuentro con más de 160 turoperadores internacionales, efectuado en el Centro de Convenciones Plaza América, en Varadero.

Al respecto añadió: “Ratificamos de manera objetiva nuestro compromiso de que todas las instalaciones de turismo estarán operativas para la temporada alta, incluyendo Cayo Santa María, Cayo Coco y Cayo Guillermo”, reseñó la web Cubadebate.

Otro buen ejemplo ha sido la celebración del Encuentro Internacional de Turismo de Naturaleza (Turnat) cuya XI edición sesionó como estaba previsto, en la zona nororiental cubana, ya rehabilitada antes de asumir este programa iniciado en el polo de Guardalavaca, en Holguín, y concluido en la ciudad primada de Baracoa, que pudo mostrarse reluciente al año siguiente del azote del huracán Matthew.

También en ese contexto se reafirmó el compromiso del país con el cumplimiento de los objetivos globales para el desarrollo sostenible de este sector, precisó en la apertura de Turnat, Mayra Álvarez, viceministra cubana de Turismo.

Asimismo, subrayó la necesidad de respetar la naturaleza y recordó que el 30 % del ecosistema natural de La Isla lo abarcan las áreas protegidas, en las cuales existen especies endémicas de la flora y la fauna, indicaron medios de prensa digital.

En el desempeño cubano actual sobresale la capacidad de accionar con rapidez para reanudar las operaciones turísticas, luego de una adversidad meteorológica, lo cual está en concordancia con los enunciados de la llamada Agenda 2030.

Este documento confirma que el turismo contribuye de manera decisiva con los  Objetivos de Desarrollo Sostenible, a partir de su impacto en la lucha contra la pobreza, en la promoción del trabajo y como fuente de empleo ; también en cuanto a la igualdad de género, la mejora de los medios de vida de los jóvenes y la lucha contra los efectos del cambio climático.

En opinión de Taleb Rifai, secretario general de la Organización Mundial de Turismo, el 2017 declarado Año Internacional de Turismo Sostenible es una oportunidad única para mostrar que esta actividad puede ayudarnos a alcanzar el futuro que queremos.

Optimismo

Mientras transcurre la actual temporada baja del turismo en esta Isla se trabaja con mucho optimismo y gran intensidad en las instalaciones de la industria del ocio necesitadas de reparación.  En opinión de Manuel Marrero “el huracán nos dejó superiores playas, mucha más arena y mejores dunas”.

Informó que las instalaciones de los territorios de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Cienfuegos, Mayabeque, Artemisa y Pinar del Río continúan funcionando sin ningún tipo de afectación.

Precisó el titular del ramo que el Ministerio de Turismo (Mintur) cuenta con los recursos financieros para enfrentar el proceso de recuperación. Según trascendió en la prensa nacional los perjuicios fundamentales recayeron en las áreas verdes donde se derribaron árboles, las cuales ya están  restablecidas. También hubo daños en las cubiertas ligeras de locales de guano y otros materiales; en falsos techos de algunos pasillos, habitaciones y lobbys y en la cristalería y carpintería de aluminio.

Según dijo, las únicas estructuras que se han roto son de ranchones y otras obras de madera, que se pueden reponer con facilidad y aseguró que no hay ningún hotel en que se haya derrumbado un edificio, o en que haya colapsado una estructura de hormigón. Subrayó que además de restaurar las instalaciones se aprovecha la recuperación para mejorar el confort de los inmuebles.

Acerca de Cayo Coco, al norte de Ciego de Ávila, la información divulgada por medios de prensa precisa que a mediados de octubre debe quedar totalmente concluida la reparación del pedraplén y la recuperación de todas las actividades extrahoteleras, que incluyen la marina, el delfinario, baño con delfines, la torre de Cristal con los ranchones de la playa y, a mitad de noviembre, estará listo el ranchón de Playa Pilar. Según lo previsto, el 15 de noviembre todo estará recuperado incluido el aeropuerto.

En cuanto a Cayo Santa María, al noreste de Villa Clara, se informó que ya se habilitó el acceso por el pedraplén de manera provisional y se trabaja en su restablecimiento para el 1ro. de noviembre. Se dijo que el aeropuerto nacional de Cayo Las Brujas operará desde el 15 de octubre, fecha en la cual se habrán recuperado totalmente cinco hoteles con más de 4 200 habitaciones funcionales, además de estar listos dos de los tres pueblos, el delfinario y la marina.

Según Marrero, en la capital del país se evacuaron los 18 hoteles que están en el litoral norte desde la playa de Jibacoa (Mayabeque) hasta la Marina Hemingway al oeste de La Habana. Aseguró que los daños se consideran leves y fáciles de restaurar; ya 15 de estas instalaciones prestan servicios.

De Varadero se supo que en 47 de sus 52 hoteles se prestan servicios, mientras la limpieza de la zona alcanza el 92 %. Igualmente, se informó que de las 20 790 habitaciones hoteleras del principal balneario cubano 5 411 tuvieron daños, y ya se han reparado 1 374.

De gran trascendencia es la confirmación de que durante el paso del huracán Irma, permanecieron en la península de Hicacos, 19 963 personas entre turistas y trabajadores, sin que ni una sola fuera afectada por ese meteoro.