Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Récords de carreras y marcas de amistad

Con una novedosa carrera entre Cayo Hueso y La Habana finalizará el calendario de eventos del Club

Dos nuevos récords de velocidad y tiempo de navegación están a punto de registrarse entre Cayo Hueso, Estados Unidos y la capital cubana, este 17 de agosto, cuando la lancha rápida Lucas Oil 77 zarpe rumbo al emblemático Castillo del Morro, a las puertas de la bahía habanera.

Según lo previsto, si las condiciones climáticas son favorables, en las primeras horas de la mañana de ese día los experimentados pilotos Nigel Hook y Jay Johnson iniciarán la travesía de unas 100 millas de distancia, hacia la capital cubana y desde aquí una hora después será el retorno hacia el punto de partida en la nación norteamericana. Se espera que en ambos lugares se rompan las marcas anteriores.

Naturalmente, las amplias posibilidades y atributos de esta Isla constituyen atractivos para los amantes de las actividades náuticas, una vertiente en la cual aún existen potencialidades sin explotar en cuanto a programas recreativos vinculados con los deportes y el turismo, dadas las características del  archipiélago.  

En ese aspecto ha tenido un notable desempeño el Club Náutico Internacional Hemingway de Cuba, que ahora acoge esta novedosa carrera con la cual cierra el calendario de eventos de 2017, año de su aniversario 25, y cuando ya se le considera como “un santuario del amor y la amistad entre las personas que aman el mar y la náutica de recreo, al atesorar decenas de reliquias que simbolizan este sentimiento y ser, además, un bastión en defensa de la historia y las tradiciones náuticas cubanas”, aseguró José Miguel Díaz Escrich, Comodoro del Club.

En diálogo con este semanario reconoció el haber llegado al primer cuarto de siglo de existencia con una amplia historia como organización que apoya las más diversas iniciativas y actividades en torno al mar.

Explicó que este año después de intensas jornadas con numerosas eventos náuticos, recesan los programados del Club, pues comienza una etapa complicada por la temporada de huracanes que terminará el 30 de noviembre.

No obstante, aseguró que durante los meses venideros el Club estará en disposición de apoyar a alguna institución o persona que “nos pida organizar algo de su interés, como lo hicimos, por ejemplo, con las jóvenes estadounidenses que realizaron el recorrido entre los dos países sobre tablas de surfing remando con las manos y también con otros cuatro jóvenes de ese país que intentaron hacer el recorrido en kayak”. Igualmente, confirmó la colaboración en caso de que surja el interés por efectuar otro evento o récord, así como si alguna regata de un Club que organice una flotilla.

Según dijo, este año se han desarrollado 14 eventos náuticos, en los cuales han participado algo más de 400 embarcaciones estadounidenses y unas 3 000 personas de esa nación. Al respecto, destacó la importancia de haber reanudado la histórica regata de San Petersburgo, Tampa a La Habana,  surgida hace 87 años y detenida durante casi seis décadas y que contó con cerca de 500 participantes, además de unas 300 espectadores que viajaron a Cuba por vía aérea.

Ahora el Club Náutico trabaja por reeditar dicha carrera, así como por repetir las regatas de Miami y la de Cayo Hueso, señaló Díaz Escrich. Según refirió a Opciones también se realizan conversaciones con muchos clubes náuticos estadounidenses interesados en hacer regatas el año que viene, “veremos cuál se puede materializar”, subrayó.

Hacia los récords

Este nuevo evento tiene como objetivo enriquecer la historia de los récords de velocidad de embarcaciones de motor de Estados Unidos a Cuba y, específicamente, a La Habana, explicó en conferencia de prensa, el Comodoro del Club Náutico Internacional Hemingway de Cuba.

Destacó la capacidad de la lancha rápida Lucas Oil, capaces de navegar a más de 100 millas por hora, que según se espera podrá  romper las marcas anteriores establecidas entre Cayo Hueso y La Habana. La primera se realizó en 1922, por la embarcación Lobo Plateado, en un tiempo de nueve horas y 23 minutos.

En 1958 se repitió el mismo certamen en la embarcación Tooky, en un tiempo de seis horas, 24 minutos y 40 segundos, a una velocidad promedio de 42 millas por hora y, en 2015, el alemán Roger Klöh estableció dos récords de una hora y 30 minutos, en ese mismo tramo sobre el mar.

Nigel Hook, piloto de la Lucas Oil 77, dijo en conferencia de prensa, que se trata de un deporte muy original y bonito en el cual lleva 40 años haciendo carreras, en 25 países de cinco continentes. Este evento de Cayo Hueso a La Habana es el punto más importante de su carrera, afirmó a la prensa.

Aclaró que en este tipo de barco se necesitan dos verdaderos pilotos, uno para conducir y otro encargado de la aceleración y los cambios de velocidades. En esta carrera su amigo el piloto Jay Johnson, manejará el barco, según dijo empezaron a hacer carreras juntos desde 1997.

Asimismo, explicó que en este tipo de competencia participa un equipo, el cual ha trabajado mucho para mitigar todos los riesgos en este cruce. Sobre la trayectoria prevista señaló que tiene el reconocimiento de las organizaciones internacionales relacionadas con esta disciplina y la lancha será escoltada por dos helicópteros.

Luego de su llegada a Cuba el equipo técnico que lo acompaña trabajará en la máquina del barco para el viaje de regreso y antes de salir realizará una prueba sobre las costas del Malecón habanero.

El experimentado piloto refirió que esta travesía entre Cayo Hueso y La Habana tiene una historia muy rica, “por eso hemos planeado mucho este evento para formar parte de esa lista de personas que han hecho récords en este recorrido y porque el Club Náutico Internacional Hemingway de Cuba es un centro muy conocido por los eventos de la pesca y carreras de barcos y es un honor trabajar de conjunto con este importante santuario de amor y de pasión por toda la gente que ama el mar y esa es la base del evento”, puntualizó Hook.