Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Grupo Hotelero Islazul: Anima las vacaciones de verano

El mercado nacional en la prioridad. Ofertas especiales en hoteles y casas en playas del este de La Habana

El Grupo Hotelero Islazul ha trabajado arduamente para potenciar el mercado nacional y facilitar “al pueblo el disfrute de los hoteles en el verano, con precios asequibles”, confirmó a Opciones,  Rafael Reginfo Alfonso, vicepresidente de mercadotecnia de la entidad.

Para tales proyectos se cuenta con más de 750 casas en zonas de playas en La Habana, Varadero, Santa Lucía (Camagüey) y Cayo Coco, provincia de Ciego de Ávila; una infraestructura que, en su opinión, incluye mucha diversidad.

La entidad gestiona, igualmente, más de un centenar de hoteles ubicados en diversos escenarios del país que permiten brindar turismo de ciudad, de sol y playa y modalidades vinculadas  con la naturaleza, además de una red extrahotelera en la cual se destacan los restaurantes y ranchones de playa.

Uno de los objetivos de prioridad actual es la categorización de las instalaciones, que van desde dos estrellas hasta cuatro estrellas, aspecto que propiciará un cambio a partir del proceso inversionista para elevar los estándares.

Asimismo, el funcionario subrayó el interés por elevar la calidad de las prestaciones y mantener adecuada relación calidad-precio, en tanto se mejora la planta hotelera, sobre todo en las ciudades para cubrir mejor la alta demandada generada por el turismo internacional.

Aunque el mercado interno representa casi la mitad de los clientes, en la ocupación lineal de las capacidades de hospedajes también tienen gran peso las emisiones de otros países como Canadá, Alemania y Francia.

Iliana Luis Quesada, directora Comercial del Grupo, explicó a este semanario que 2017 se inició con la campaña “Islazul renovado y diferente”. En concordancia se programó mantenimiento y reparación general para un grupo importante de habitaciones, lo cual “nos puede colocar en mejor posición en comparación con años anteriores”, indicó.

Destacó el fuerte trabajo desplegado en torno a la calidad de los servicios y el interés por lograr que el Grupo Hotelero sea reconocido como un producto turístico económico con adecuada relación entre calidad y precio, mientras se cumple la premisa de que Islazul se mueve a favor del cliente.        

Playas al Este de La Habana

Las playas del Este han sido siempre lugares preferidos por los habaneros y por muchos cubanos y visitantes de distintos países, para disfrutar cerca de la ciudad de ese entorno privilegiado por la naturaleza y enriquecido por el típico ambiente de pueblo que se reanima, especialmente,  durante el verano.

Por tradición han sido los lugares más frecuentados en la etapa vacacional, una motivación especial para Islazul que añadió a la recreación en estas franjas costeras un programa de ofertas dirigidas, en lo esencial, a los veraneantes nacionales que pueden elegir alojamientos en hoteles y pasadías en casas pertenecientes a dicha entidad.

Los hoteles Gran Vía, Miramar y Vía Blanca, además de la villa Playa Hermosa están incluidos en las propuestas actuales, así como casas con capacidad para seis personas, en Guanabo y para ocho huéspedes, en Boca Ciega.

Variedades gastronómicas acompañan las ofertas de Islazul dedicadas a quienes se hospedan en las casas de las playas. Las sugerencias  se concentran en los llamados tables para desayunos, almuerzos y cenas, previa reservaciones en instalaciones como Mirador del Mar, Alturas de Boca Ciega, Agua Marina y Brisas del Mar.

Pero no son las únicas posibilidades, en todas las instalaciones de Islazul, en las playas del Este desde la Villa Bacuranao hasta Brisas del Mar, se ofrecen pasadías con “buen margen comercial”, según confirmó a este semanario, Alina Valdés Hernández, subdirectora comercial.

Explicó que se facilitan diversos servicios y también estancias en las piscinas de los hoteles, mediante el llamado cóver, además de la posibilidad de solicitar una cena familiar. En su opinión las casas resultan muy atractivas y se ajustan más a las costumbres de los cubanos ya que pueden sentirse más a gusto, entre otras razones, porque pueden elaborar sus propios alimentos, mientras se mantienen muy cercanos a la playa.  

Según describe la enciclopedia cubana Ecured, las Playas del Este de la Habana son un paraíso tropical que se extiende por más de 20 kilómetros en el litoral norte, una franja arenosa en la que se encuentran las playas preferidas y más visitadas por los habaneros.

Cada una tiene sus características propias, encantos y atractivos; se encuentran una a continuación de la otra: Bacuranao, Tarará, el Mégano, Santa María del Mar, Boca Ciega y Guanabo. Están conectadas a la ciudad por la Vía Blanca, autopista que comienza en la Monumental y llega hasta la ciudad de Matanzas.