Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Gibara, la villa elegida

Los hoteles de ese nuevo destino turístico serán administrados por la compañía española Iberostar, que suscribió un acuerdo con el Grupo Cubanacán para el desarrollo presente y futuro del sector en ese territorio holguinero

Reconocer a Gibara como un destino turístico de circuito no será tarea difícil para quienes pretendan promover a la Villa Blanca en próximas temporadas vacacionales.  Sus pobladores y las autoridades del territorio se han preparado para ofrecer un producto inigualable en cuanto a calidez, profesionalidad en el servicio, amabilidad, atención personalizada, confort y belleza de sus instalaciones.

La mejor prueba de sus potencialidades la tuvieron recientemente los más de 1 400 expertos y conocedores del sector asistentes a la Feria Internacional de Turismo -FitCuba 2017-, entre estos, empresarios y ejecutivos de  la denominada industria sin humo, de líneas aéreas, turoperadores, agentes de viajes, funcionarios y directivos especializados y dedicados todos a comercializar este destino caribeño en decenas de confines del planeta.

Durante la presentación oficial de esa ciudad holguinera como atractiva plaza de la zona oriental en esa esfera y, tras exaltar los valores patrimoniales, arquitectónicos  e histórico-culturales de esa urbe costera, la presidenta del Grupo Cubanacán, Yamili Aldana, y el director comercial y de marketing de Iberostar, Luis Jiménez, suscribieron los documentos que establecen la participación mancomunada de ambas entidades en la infraestructura hotelera de la localidad, también conocida por mucho tiempo como puerto comercial del oriente del país.

Se informó -además- que la compañía española será la encargada de administrar varias instalaciones en este bello paraje donde prevén llegar a 800 habitaciones y lograr que sea un sitio de viajes de circuitos, al cual se acceda por mar para disfrutar de los paisajes “más hermosos que ojos humanos hayan visto”, a partir de excursiones y paseos de dos horas en catamaranes, desde Puerto de Vita, en el litoral norte de la provincia de Holguín.

Fundada en 1817, Gibara hoy se renueva con hoteles como el Plaza Colón (de 14 habitaciones), inaugurado el 2 de mayo último durante FitCuba 2017, y con el impulso del grupo Cubanacán se han restaurado inmuebles como Ordoño y Arsenita, de 27 y 12 habitaciones, respectivamente,  y El Faro -el más antiguo de los balnearios activos en el país-, y lo cual ha contribuido al incremento de los arribos de visitantes.

El directivo de Iberostar calificó de promisorio el futuro de este poblado en el cual prevén promover el turismo de eventos y de circuitos, en complicidad con el vecino destino de Guardalavaca y exaltó la relevancia de contar Gibara con un Festival Internacional de Cine que funciona como un gran motor cultural para el arte de esa comunidad.

Asimismo, se exhortó a turoperadores y agencias de viaje asistentes a FitCuba para que incluyan en sus portafolios de ofertas, las que hoy ofrece esta ciudad y, en cuanto a lo más inmediato, adelantó que en diciembre próximo se inaugurará el hotel Playa Pesquero Iberostar Holguín, el cual contará con el mayor parque acuático de esa región cubana.

También se aprovecharon las jornadas de la mayor bolsa turística para abrir las puertas del club náutico de Gibara y del restaurante de gastronomía marinera Río de Mares, todo como parte del programa inversionista que allí se ejecuta desde hace más de cinco años para reanimar sus parques, plazas y, sobre todo, incrementar la capacidad de alojamiento. 

Al declarar oficialmente a la citada localidad como nuevo destino turístico, el ministro cubano del sector, Manuel Marrero, destacó las potencialidades de esa ciudad, cuyo centro histórico fue declarado Monumento Nacional en 2004 y señaló entre sus principales atractivos, los exuberantes y hermosos paisajes naturales, sitios arquitectónicos y el trazado perfecto de calles y casas.

Tras subrayar que el mayor encanto del lugar está en su gente, solidaria, humana, cariñosa, hospitalaria y orgullosa de su tradición y cultura, el titular del ramo recordó que desde 2010 comenzó este avance en espiral cuando decidieron apostar por el progreso turístico de este paraje conocido como la Villa Blanca de los cangrejos, donde desembarcó el almirante Cristóbal Colón en 1492.

Con el apoyo de las autoridades locales se puso en marcha un programa de restauración turística a partir de la experiencia de otras urbes patrimoniales cubanas, como Trinidad, para detener el deterioro de la ciudad, siempre con el mayor respeto a sus valores naturales e históricos.

El proyecto incluye la reanimación de parques, plazas y otras instalaciones del centro histórico, y en una segunda etapa, la mejoría de las arterias que intercomunican a ese municipio holguinero, así como en lo sucesivo se enfrascarán en el rediseño de las ofertas gastronómicas a partir del rescate de platos autóctonos, además de ampliar la infraestructura cultural, todo con una activa participación de los actores de la comunidad.

El Ministro informó sobre la reconstrucción de los hoteles patrimoniales Vallado y el Encanto Bahía Almirante, cuya inauguración está prevista en el contexto del próximo Festival Internacional de Cine de Gibara, ciudad que suma en su oferta una red aún incipiente del sector no estatal al contar con 39 casas de arrendamiento particular, 78 habitaciones en total, y siete restaurantes familiares conocidos también como paladares.

El titular se refirió a los pronósticos de esa rama en la provincia holguinera para los próximos años, al precisar que junto a las 6 000 habitaciones disponibles actualmente, se une la ejecución de dos nuevos hoteles cinco estrellas en los balnearios Pesquero y Guardalavaca,  gestionados por el grupo Iberostar, más el amplio programa constructivo en la península del Ramón de Antilla, donde existen potencialidades para edificar más de 19 000 habitaciones.

A partir de los nuevos proyectos ya en marcha en este polo turístico, abundó en las perspectivas que brinda ese enclave con playas vírgenes ubicadas en la propia bahía de Nipe, muy cerca de Cayo Saetía y apuntó que Holguín ocupa el cuarto lugar a nivel nacional como destino y cuenta con posibilidades para mejorar ese puesto, a fuerza de ostentar una de las más altas cifras en la relación calidad- precio en el país.

Iberostar, con 25 años en Cuba, tiene en la Mayor de las Antillas 17 hoteles en ocho destinos, y alrededor de 6 500 habitaciones, distribuidas en La Habana, Varadero, Trinidad, Cayo Coco, Cayo Largo del Sur, Cayo Santa María, Cayo Guillermo y Holguín.

Develar historias

Tantas leyendas no pueden estar equivocadas y en esta villa de 200 años de fundada, aparentemente apartada del resto de la provincia a la cual pertenece, lo que se transmite de una generación a otra forma parte del acervo cultural. Así, quienes visiten Gibara pueden develar las más entrañables narraciones sobre las emblemáticas instalaciones del sector como en el hotel Ordoño, un edificio que data de 1927 y atesora una apasionante historia de amor.

Resulta que esa majestuosa edificación  de inicios del siglo XX, hoy remozada y convertida en un hermoso hotel, fue erigida por el comerciante asturiano Felipe Ordoño Díaz, quien al fallecer su esposa, Isabel Camps, hizo construir una tumba en la parte más alta del cementerio de la Villa, de forma que fuese visible desde el balcón de su habitación, a donde -se dice- salía todas las tardes provisto de unos binoculares para observar durante largo rato la tumba de su amada, y hasta cultivó un jardín al que llamó La Isabelita para llevar cada día flores frescas al sepulcro.

 Durante años en este edificio funcionaron distintas dependencias estatales, entre estas el Gibara. Tras su remodelación, se erigió el hermoso hotel que allí funciona hoy.

Con un servicio de excelencia el Hotel E Ordoño constituye una joya de la arquitectura local, y tiene confortables habitaciones modernizadas luego de su restauración, espacio ideal para los que gustan del descanso en un ambiente apacible, con hermosas vistas a la Bahía por donde navegó hace cinco siglos el Almirante Cristóbal Colón.

Muy cerca del inmueble hay otros lugares de interés como los museos de Artes Decorativas, el de Ambiente Cubano y el de Historia Natural; el Casino Español, el Teatro Colonial, la Batería de Fernando VII, las Murallas de Gibara y las Ruinas del Cuartel.