Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Hacia nuevos estadios del desarrollo

El turismo en el Caribe cerró el año anterior con una cifra récord de más de 29 000 000 de llegadas de visitantes internacionales

Tan tropical es el clima del Caribe, de sus islas y franjas costeras de naciones continentales bañadas por este mismo mar, como el entorno natural y otros aportados por el hombre y sus creaciones. Igualmente tropicales se les dice a las formas animadas de socializar e intercambiar de los residentes de esta región alegre y cálida del planeta.  

Ese conjunto de similitudes y multiplicidad de encantos se asumen como atractivos para el turismo, un sector que da vida a las economías de estos países pobres, pero dispuestos a conquistar nuevos estadios con miras al desarrollo.

En esa dirección se concibieron los objetivos de la llamada Zona de Turismo Sostenible, definida como prioridad del Plan de Acción de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), en la VII Cumbre celebrada el pasado año, en La Habana y que ahora han sido examinados durante la primera Conferencia de Cooperación de este organismo, realizada en la capital cubana.

Según trascendidos de prensa el turismo se destacó en esta agenda, así como temas vitales referidos a la conectividad marítima y aérea, aspectos determinantes para impulsar la cooperación en la industria del ocio y en otras ramas del comercio intrarregional.

Así como son parecidos los encantos de estas naciones, también son similares las carencias, esas que han estimulado la comunidad de intereses en el referido Plan de Acción. En lo concerniente al turismo se observa la posibilidad de avanzar con  nuevos proyectos integradores que destaquen el brillo del Caribe a escala global con la exclusividad de sus ofertas de sol y playa y otras vertientes que confirman la diversidad del entorno caribeño.

La premisa abarcadora del Gran Caribe podrá beneficiar el Multidestino, por sus apreciables perspectivas, mediante la cooperación. Así también el proyecto de Turismo sustentable, difundido hace poco más de 15 años, el cual define en sus tareas principales la necesidad de validación del nivel de sostenibilidad de los destinos de la región.

Sin dudas, se trata de un propósito muy previsor anterior a la declaratoria de la Organización Mundial del Turismo (OMT) al nombrar 2017 Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo.

Claro, el propósito de tal designación tiene otras pretensiones, llamar la atención con un programa de actividades en todo el mundo, dirigidas a potenciar la contribución del turismo sostenible con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

En concordancia, se promoverán las oportunidades socioeconómicas aportadas por la rama turística a todas las sociedades, así como su capacidad para favorecer el entendimiento mutuo y la paz, indicaron noticias de la web de la OMT.

Esta fuente destacó la afirmación de Taleb Rifai, secretario general de este organismo, acerca de este Año Internacional, en su opinión “oportunidad única para mostrar que el turismo puede ayudarnos a alcanzar el futuro que queremos, así como para determinar, entre todos, el papel exacto que tendrá el turismo en la agenda de desarrollo sostenible”.

También resaltó el mensaje de Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, en el cual expresó que “cada día, más de tres millones de turistas cruzan las fronteras internacionales. Cada año, casi 1 200 millones de personas viajan al extranjero. El turismo se ha convertido en un pilar de las economías, un pasaporte para la prosperidad y una fuerza transformadora que puede mejorar la vida de millones de personas. El mundo puede, y debe, aprovechar el potencial del turismo mientras nos esforzamos por hacer realidad la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

El Caribe y sus estadísticas

El turismo en el Caribe cerró el año anterior con una cifra récord de más de 29 000 000 de llegadas de visitantes internacionales, lo cual representó 4,2 % de incremento, según informaciones acerca del Informe de Desempeño Turístico en 2016 de la Organización de Turismo del Caribe.

Conforme medios digitales de la región, “Hugh Riley, secretario general del citado organismo, expuso que ese indicador creció por séptimo año consecutivo, y  los ingresos también alcanzaron el máximo histórico de 35 500 millones de dólares, cifra superior en 3,5 % al año anterior”.

También se supo del récord en la llegada de 26,3 millones de arribos por la vía de los cruceros, otra modalidad que creció a buen ritmo en varios destinos. En cuanto a los mercados emisores se destacó a Estados Unidos, que se mantuvo como principal tras aportar 14,6 millones de visitantes, y Europa registró la mayor tasa de crecimiento con 11 %.

Aunque se considera una región amplísima por sus destinos y ofertas turísticas variadas, así como las numerosas bellezas naturales “en franca competencia”, habitualmente, en las informaciones se mencionan tres opciones principales: Cuba, Punta Cana (República Dominicana) y Cancún (México).

El pasado año siete destinos reportaron ascensos de 10 % o promedios superiores, fueron Cuba, islas Turcos y Caicos, Bermudas y la nación sudamericana de Guyana.

En República Dominicana el incremento fue de 6,4 % con casi 6 000 000 de turistas, lo cual representa 20 %, en el total de llegadas al Caribe; mientras Cuba alcanzó el alto promedio de 14,5 % de aumento al recibir a más de 4 000 000 de viajeros.

Según lo informado, para este año se pronostica un crecimiento menor para la industria del ocio, entre 2,5 % y 3,5 %, atendiendo al nuevo contexto internacional y su influencia en las emisiones de visitantes hacia el Caribe.