Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cultura de nuestra América

Desde su creación, el ALBA se ha dado a la tarea de fortalecer la cultura, en aras de la integración y unidad de los pueblos latinoamericanos y caribeños

La cultura como elemento de identidad y unificación, y uno de los grandes recursos y fortalezas de América Latina y el Caribe, tiene una inmensa diversidad y a la vez tantos lazos en común, que la convierten en un preciado tesoro para los países de la región.

“Creo que no pudiéramos entender por cultura solo lo que muchas veces se ha querido constreñir a temas de arte, de literatura, a la que muchas veces se trata de dar un tratamiento reduccionista. Estamos hablando de la cultura en el sentido de todo lo que el hombre ha logrado plasmar, transformar, dejar como huella, y no solo una visión de pasado, es también la capacidad de soñar, de trazarnos metas.

Por tanto, nos referimos a una cultura beligerante, que nos acompaña en esa utopía que es tan dada a los pueblos de nuestra América”, declaró Ismael González González, coordinador del Proyecto Grannacional ALBA Cultura, en entrevista concedida a Opciones.

Los países de la región se han planteado la posibilidad de edificar un mundo mejor, meta que podrá ser alcanzada gracias al concurso de esa gran riqueza, que ha permitido momentos de encuentro entre los pueblos latinoamericanos y caribeños.

“Tenemos que construir un proyecto de futuro y en torno a eso la cultura es fundamental, o sea, es la posibilidad de saber cuál es nuestra identidad, quiénes somos, de dónde venimos, cuál es nuestra posibilidad de emerger como pueblos dichosos en un mundo que a la par se globaliza; pero lo hace con un signo francamente hegemónico, y ese poder se va conformando no solo desde lo económico, es también el poder militar, el poder de los medios que hoy inundan las mentes de las poblaciones con tantos fetiches nuevos, valores consumistas y depredadores”, añadió el funcionario.

Según González, mediante la cultura debemos afianzarnos a nuestra identidad, reconocernos como parte de una gran familia de los pueblos latinoamericanos y caribeños, posibilidad que tienen muy pocas regiones del mundo.

JUNTOS PODEMOS LOGRARLO

“La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América identificó desde su mismo origen la cultura como uno de sus ámbitos donde teníamos que trabajar y darnos a la tarea de alentar esas nuevas vías que ella ofrece como un proceso de integración, de unidad, de hermanamiento como pretende el ALBA.

“Desde los documentos originales que fueron suscritos por los Presidentes Fidel Castro y Hugo Chávez aquel 14 de diciembre del año 2004, quedaron plasmadas ideas de fortalecer la cultura”, dijo el coordinador. Este nuevo proyecto, además de su arista política tiene una profunda inspiración social, que le ha permitido identificar la cultura como una de sus obras de influencia y se ha dado a la tarea de fortificarla.

Intercambiar símbolos, valores y experiencias, son vivencias que le han posibilitado a los países miembros del ALBA, crecerse en estos cinco años que lleva de creada y lograr juntos lo que no podían hacer por separado.

La puesta en práctica de proyectos culturales, les ha facilitado “comenzar a utilizar formas de producir, de hacer circular bienes culturales más allá de lo que los pueblos hoy permiten. Las transnacionales no dejan espacio para esa producción autóctona latinoamericana y caribeña. Progresivamente, con el ingreso de nuevos países, se fue conformando un diseño de instituciones culturales, de redes que tienen que ver con el hacer y la voluntad de plasmar el talento de nuestros mejores artistas”, declaró González.

Soportes que puedan ser eficientes para establecer un gusto, para poder sembrar valores, dar a conocer ese mismo talento, son algunos de los deberes del ALBA destinados a guiar a los niños y jóvenes en la conquista de ese mañana superior, y en la identificación ética y estética de cómo hacer sus vidas, cómo llevar adelante países dignos y provistos de una verdadera soberanía y autodeterminación. Inculcarles también, valores patrios, de solidaridad y hermandad para que sea fecunda la labor de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.

SEMBRAR PARA EL FUTURO

“Los países miembros de este proyecto de unión latinoamericana y caribeña, han llegado a diseñar un plan cultural para el ALBA, el cual fue adoptado por los presidentes en la cumbre celebrada en Caracas en enero del año 2008.

“Ahí se identificaron cinco grandes objetivos, que procuran en primer lugar, estimular la creación, identificar dónde está ese potencial creativo y cómo llegar a plasmarlo en bienes culturales y darlos a conocer”, expuso.

Con respecto a esto, declaró que se han planteado proyectos editoriales, de producción audiovisual y discográfica, que han propuesto estimular el desarrollo de redes de productoras alternativas, la instauración de una productora de bienes y servicios culturales para nuestra América.

Además, se han establecido diversos premios para estimular la creación y el talento. Se pretende establecer una alianza estratégica con artistas, intelectuales y movimientos sociales que defienden a la humanidad en todos los planos posibles.

En lo referente a elevar la formación cultural, se han convocado varios talleres y planteado un grupo de acciones para que los jóvenes creadores puedan disfrutar de una formación de excelencia y propicien su incorporación a ese nuevo discurso alternativo, como medio de mostrar nuestra imagen real.

Para reconocer la obra de toda una vida a quienes se han puesto al servicio de los hombres y mujeres del mundo, se han establecido los premios ALBA de las Letras y las Artes, que ya han sido otorgados en tres ocasiones. En el año 2007, resultaron laureados Mario Benedetti (Letras) y Oscar Niemeyer (Arte); y en el 2008, Roberto Fernández Retamar (Letras) y Jorge Sanjinés (Arte). Este año los premiados son Frei Betto (Letras) y León Ferrari (Arte).

El ALBA desarrolló un portal web, disponible en www.albacultural.org, y la revista Arte Sur, que ya circula en nuestra América, como vías para la difusión de su quehacer, el cual significa un gran aporte para que este presente nos lleve a un futuro mejor.

“Nuestra América tiene que ver suspirando las artes y, vinculado al bicentenario de la independencia, estamos acumulando elementos para el evento de patrimonio local que se efectuará en Cuba en 2010”, concluyó.