Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Reafirma validez del registro en EE.UU.

Lo ratificó el jurado de apelaciones y registros marcarios de ese país

WASHINGTON.- En una decisión largamente esperada, el Buró de Apelaciones de la Oficina de Patentes y Registro de marcas de EE.UU. (TTAB) rechazó definitivamente el pasado jueves la moción para cancelar el registro en EE.UU. de la marca Havana Club. El TTAB apoyó la validez del registro de EE.UU. de la marca y su más reciente renovación por Havana Club Holding (HCH), una joint venture formada por Pernod Ricard S.A. en 1993.

El problema comenzó con una petición solicitando la cancelación del registro de la marca Havana Club en territorio de EE.UU., alegándose que dicho registro había sido realizado bajo circunstancias fraudulentas. En su decisión de mantener la validez del registro, el TTAB rechazó los alegatos presentados, señalando con énfasis que la marca Havana Club solo obtuvo su registro en 1976 después que el titular anterior abandonó la misma dejando expirar sus derechos de renovación desde 1973. El TTAB también estableció que Havana Club Holding había realizado una solicitud de registro en forma apropiada en 1996 el USPTO había actuado apropiadamente aceptando la solicitud de renovación y renovando el registro en el nombre de HCH.

Pernod Ricard aplaude la decisión del TTAB que afirma la validez del registro de la marca Havana Club, comentó Mark Z. Orr, vicepresidente para los asuntos norteamericanos en Pernord Ricard EE.UU. “Nosotros alabamos al TTAB por tomar una decisión correcta y justa basada solamente en los méritos del caso”.

La decisión del TTAB llama indirectamente a la pregunta sobre la necesidad de la ley de hace cinco años, conocida como Sección 211, que permite el tratamiento discriminatorio de ciertas marcas cubanas prohibiendo su renovación y negando a sus poseedores el acceso a ejercitar acciones legales en las cortes norteamericanas. Mientras la intención original de la ley era ayudar a un litigantes específico en un caso judicial, las implicaciones a largo plazo de la ley se extienden mucho más allá. De hecho, la Sección 211 pone en riesgo la protección actual para las más de 5 000 marcas norteamericanas registradas en Cuba. Esta ley viola las obligaciones de EE.UU. en los tratados internacionales y fue considerada ilegal por la Organización Mundial de Comercio en el 2002.

“La decisión también reafirma que el TTAB y las cortes son totalmente capaces de juzgar temas que involucran marcas de origen cubano de una manera justa e imparcial”, agregó el Sr. Orr. “Asegurar esto continúa siendo el caso, nosotros esperamos trabajar con los muchos partidarios de la propuesta Acta de Protección a las marcas Cuba-EE.UU. (H.R 2494/ S.2002), dentro del Congreso y la Comunidad comercial norteamericana, para provocar la revocación de la Sección 211 lo más pronto posible”.