Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cultivos intensivos: opción promisoria para la agricultura

Hasta hace poco tiempo, para los agricultores cubanos era un sueño lograr cosechas que fueran varias veces superiores a las registradas históricamente en un área determinada de la agricultura convencional

Sin embargo, la tecnología de cultivo intensivo puesta en práctica hace poco más de un año en la siembra de viandas fundamentales como el plátano y la yuca, ha trocado en realidad inobjetable esa aspiración.

Tal es el caso del denominado método extradenso en el plátano, empleado exitosamente en países de rica tradición bananera de Centroamérica y que ya se extiende por varios territorios de Cuba, fundamentalmente en las provincias de Las Tunas, La Habana y Granma.

El novedoso método consiste en aumentar hasta casi el triple el número de cepas sembradas en cada hectárea, y aplicar en la plantación rigurosas atenciones culturales, riego sistemático y uso de materia orgánica, medidas que garantizan altas productividades en una sola cosecha.

Los agricultores tuneros, por ejemplo, tienen plantadas ya unas 88 hectáreas de plátano con esta tecnología, y en las primeras cosechas obtuvieron unas 55 toneladas por hectárea, cerca de siete veces más que las registradas históricamente en la provincia con métodos tradicionales.

También sobresale el empleo del llamado sistema intensivo en el cultivo de la yuca, con el cual hay sembradas hasta la fecha unas 546 hectáreas.

Esta técnica consiste en plantar esa vianda sobre canteros y en pequeñas extensiones con una esmerada atención cultural, que incluye el uso de unas 100 toneladas de materia orgánica por hectárea y garantizar el ciento por ciento de las plantas que lleva cada área.

En las primeras recolecciones se registraron rendimientos de unas 14 toneladas por hectárea, más de tres veces por encima del promedio anterior.

Tales ejemplos bastan para demostrar que, a todas luces, extender aceleradamente la aplicación de estas novedosas tecnologías resulta esencial para la agricultura cubana, en el empeño por satisfacer cada vez más las necesidades alimentarias de la población. (AIN)