Viernes
09 de Diciembre  2022 

Semiconductores: La otra batalla de China y Estados Unidos

Después de dos años, la propuesta de Ley de Chips y Ciencia (CHIPS and ScienceAct) fue firmada hace una semana por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Los medios de comunicación occidentales lanzaron bombos y platillos con esa noticia


Miércoles 17 de Agosto de 2022 | 11:23:43 AM 

Autor

Opciones

Después de dos años, la propuesta de Ley de Chips y Ciencia (CHIPS and ScienceAct) fue firmada hace una semana por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Los medios de comunicación occidentales lanzaron bombos y platillos con esa noticia. Pero hay que preguntarse, ¿cuál es el trasfondo?

Primero, la Ley CHIPS se enfoca en la fabricación de los omnipresentes semiconductores, pequeños chips que forman parte de teléfonos móviles, hardware de computadoras, automóviles, plataformas de Big Data y, por supuesto, sistemas de armas.

Esta propuesta de ley se presentó en 2020 de la mano del congresista republicano de Texas, Michael McCaul, que la redactó junto al equipo de seguridad nacional del entonces presidente Donald Trump. Y, a finales de julio 2022, el proyecto de ley fue aprobado en la Cámara de Representantes en una votación de 243-187. Entre otros legisladores, Sara Jacobs, demócrata por California, cuyo abuelo Irwin Jacobs fundó el fabricante de semiconductores Qualcomm, votó a favor.

Pero el lobby más significativo lo llevó el creador de la ley, McCaul. En cada una de las contiendas electorales en las que ha participado en estos últimos 10 años, ha contado con el patrocinio del Fondo de Victoria Política de la Asociación Nacional del Rifle (NRA-PVF siglas en ingles), incluso públicamente lo han hecho ver al llamar a votar por McCaul en 2020. No se pone en duda el interés de la NRA-PVF de involucrarse en este proyecto de ley de semiconductores.

El congresista también es presidente del "China TaskForce", un grupo de trabajo que traza acciones legislativas en contra de China. En el portal de ese grupo, McCaul ha señalado que es una vulnerabilidad para Estados Unidos en términos de defensa nacional y seguridad económica porque depende de un adversario, de China, para tecnologías fundamentales como los semiconductores.

Para nadie es un secreto que las grandes cantidades de semiconductores que se producen en el mundo provienen del continente asiático. Taiwán produce 90 % de los chips de semiconductores avanzados en el mundo. De hecho, la cifra alarmante que se maneja es que la fabricación de semiconductores en Estados Unidos ha disminuido desde 37 % en 1990 a 12 % en la actualidad. En cambio, China continental produce 40 % de los semiconductores y para 2025 espera producir 70 %.

Esta erosión constante en la fabricación de semiconductores en Estados Unidos, se debe a que, al pasar los años, los altos costos y la complejidad de fabricación de chips llevaron a muchas empresas estadounidenses dedicadas a ese sector a hacer la transición a un modelo sin fábrica, manteniendo los elementos de diseño para su fabricación en el extranjero, principalmente en el este de Asia.

Entonces, China ha sido la bandera del texano McCaul para impulsar la ley, pero hay otras razones monetarias que lo llevan a ser sumamente persistente con ley CHIPS, a saber:

El estado de Texas ha liderado las exportaciones de semiconductores en Estados Unidos durante más de 10 años y han sido consecuentes en la expansión de esa industria.

Los representantes políticos y económicos en Texas apoyan la ley porque ese estado sería el principal beneficiario.

La ley que asigna 52 000 millones de dólares en subsidios a los fabricantes nacionales de semiconductores.

La ley también proporcionaría un crédito fiscal de inversión de 25 % para inversiones en la fabricación de semiconductores.

A finales de julio, la empresa surcoreana Samsung presentó planes de inversión alrededor de los 200 000 millones de dólares para expandirse en Austin, Texas. Por ello, esperan desplegar 11 plantas para la fabricación de semiconductores en ese territorio y gastar casi 17 000 millones de dólares a una instalación de avanzada.

Texas Instruments Incorporated han anunciado inversiones por un total de cientos de miles de millones de dólares y la construcción de cuatro nuevas fábricas en Texas.

No se puede dejar de un lado la polémica visita de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taiwán, puesto que llevó a cabo un encuentro con Mark Liu, presidente del mayor fabricante de semiconductores taiwanés: la Semiconductor ManufacturingCompany (TSMC). Esta empresa es de las más grandes e importantes del mundo y es un proveedor vital de chips para Estados Unidos.

En la reunión abarcaron los temas de la Ley de CHIPS y de la construcción de una fábrica de chips de la TSMC en Arizona, con la consideración de poder expandir más fábricas en esa zona. Cabe destacar que Estados Unidos utiliza chips fabricados por TSMC en equipos militares, incluidos aviones de combate F-35 y misiles Javelin.

Luego de esta revisión en las profundidades de la ley, es ostensible la cantidad de elementos de provocación y de escalada estadounidense que orbitan en la pugna geopolítica entre Estados Unidos y China. Lo que sí es cierto es que Taiwán no perderá el acceso a ninguna de las cuotas masivas de este mercado y también es cierto que no hay señales de que las tensiones entre Estados Unidos y China disminuyan. (Tomado de Misión Verdad)

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.