Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Pese al costo económico, Cuba salva vidas

A pesar del bloqueo económico-financiero de Estados Unidos contra Cuba, el Gobierno de la Isla ha hecho un enorme esfuerzo y un gasto económico inmenso para darle atención a toda la población, sin excepción, desde que se detectó la Covid-19 en el territorio

A pesar del enorme y feroz bloqueo económico-financiero que mantiene Estados Unidos contra Cuba desde hace 60 años y que se ha reforzado al extremo desde la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, el Gobierno de la Isla ha hecho un enorme esfuerzo y un gasto económico inmenso para darle atención a toda la población, sin excepción, desde que se detectó la entrada de la Covid-19 en el territorio.

Durante la 73ra. Asamblea Mundial de la Salud, el ministro cubano del ramo, doctor José Ángel Portal Miranda, explicó que cuando se diagnosticaron los primeros casos, el pasado 11 de marzo, ya se aplicaban medidas del Plan Nacional elaborado en consonancia con los protocolos y buenas prácticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su seguimiento diario permitió reforzar la vigilancia epidemiológica, garantizar el diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno de la enfermedad.

De entonces a la fecha, en la Mayor de las Antillas se han atendido, hospitalizados o aislados en centros especializados, a todos los pacientes que han contraído o son sospechosos de haber tenido contacto con personas que portaran el virus.

A la par, se han hecho numerosas pruebas dentro de las poblaciones donde algún ciudadano ha dado positivo a la Covid-19 para tratar de contener la proliferación del virus.

Esa operación, que reclama enormes recursos financieros y cuidados médicos, farmacéuticos y alimenticios, la ha asumido el Estado en su totalidad y se les han brindado al pueblo completamente gratis.

Darle atención especializada de salud, administración de ultra novedosos medicamentos y alimentación en hospitales y  centros de aislamiento requieren de un costo económico astronómico que Cuba ha hecho con la satisfacción de salvar vidas por encima de cualquier razón económica.

En el mundo sobran ejemplos de la desatención que han tenido ciudadanos de algunos países a los que no se le hacen pruebas de diagnóstico si no pagan una abultada suma de dinero, y si son hospitalizados, el costo puede alcanzar los 30 000 dólares. Si fallecen, sus cuerpos pueden permanecer largo tiempo en las casas o en carros refrigerados para posteriormente ir a parar a fosas comunes.

La implementación puesta en marcha en la Isla, como explicó el doctor Portal Miranda, se apoya en un sistema de salud gratuito y resiliente, con un indicador de nueve médicos por cada mil habitantes que permite una cobertura al ciento por ciento de la población; y también en una industria medico-farmacéutica y biotecnológica, con productos novedosos para el tratamiento de la enfermedad como el interferón alfa 2B, los anticuerpos monoclonales, el péptico CIGB 258 y el surfacén.

Gracias a esto, se ha logrado que el país esté actualmente en un escenario favorable en el enfrentamiento a la pandemia y que esta no se haya extendido.

Dentro de la política social, premisa fundamental de la Revolución, el Gobierno no dejó desamparados a los trabajadores y jubilados y se implementaron 36 medidas de carácter laboral, salarial y de seguridad social para protegerlos.

Una de las más destacadas es que en los primeros meses recibieran el salario completo los empleados que debieron ir para sus casas debido al cierre de empresas y prestaciones de servicios por la Covid y después reciben el 60 % mientras se mantenga la situación.

Se fomentó el trabajo a distancia, el teletrabajo y la reubicación laboral; ampliación de las garantías salariales para los trabajadores al cuidado de hijos menores, de adultos mayores y personas en condiciones de vulnerabilidad, exoneración del pago de impuestos a trabajadores del sector no estatal.

Asimismo, se mantiene el pago de pensiones y atenciones especiales a las familias que lo requieren; subsidio a los trabajadores que enfermaron y protección salarial a quienes estuvieron en aislamiento preventivo, entre otras.

Sin pedir limosnas, con estoicismo y austeridad como ha hecho siempre ante las enormes dificultades que le ha provocado al país y a sus habitantes el inhumano y monstruoso bloqueo económico, Cuba está saliendo airosa de esta enorme prueba de fuego, siempre contando con el apoyo solidario de países y ciudadanos del mundo que ven en la Isla un faro de luz, esperanza, independencia y soberanía que ella irradia por el planeta.

Estados Unidos, la mayor economía del orbe que ha hecho lo imposible por tratar de derrocar a la Revolución cubana, aparece hoy como el centro de la pandemia con alrededor de cuatro millones de contagiados, cerca de 145 000 muertos, y hospitales y cementerios colapsados.

La privatización de la salud pública y la poca voluntad política de los gobernantes en varios países con sistemas neoliberales ha corroborado las enormes diferencias existentes entre las personas ricas y las mayorías desfavorecidas.

Cuba es ejemplo para los pueblos del mundo por preservar y salvar la vida de sus ciudadanos y de otros países lo cual habla del enorme espíritu humanista y solidario de su Revolución, muy por encima de las leyes de mercado que el capitalismo ha estado imponiendo en las últimas décadas.

Y no solo la Isla del Caribe ha puesto a disposición de su pueblo todos los adelantos de la ciencia, sino que también por la vocación solidaria de la Revolución, ha enviado brigadas sanitarias para ayudar a otros países.

Datos del Ministerio de Salud destacan que más de 2 500 colaboradores, organizados en 34 brigadas del contingente Henry Reeve, contribuyen hoy en la lucha contra esta enfermedad en 28 naciones. A ellos se suman alrededor de 28 500 profesionales de la Salud que ya se encontraban en 59 países.

Se puede afirmar, con sentido de causa, que el ejemplo de esta pequeña nación, asediada y bloqueada por el imperio más feroz que ha existido en la faz de la tierra, será reconocido y recordado por toda la Humanidad.