Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Ecuador, progreso social o neoliberalismo

Recientemente Correa detalló en una comparecencia pública que en el período de 10 años “se invirtieron 85 000 millones de dólares en educación, defensa, salud y hasta en servicios para emigrantes

Pese a la enorme ofensiva política, económica y propagandística llevada a cabo por las fuerzas de derecha contra los gobiernos progresistas surgidos en Latinoamérica, hasta ahora el único derrotado en las urnas fue el justicialismo argentino.

Los gobiernos nacionalistas de Nicaragua, Bolivia, Venezuela, Ecuador, El Salvador y Uruguay han sabido cerrar filas para que no regresen las ahogantes leyes neoliberales que sufrieron sus pueblos durante décadas.

Al no lograr el poder mediante elecciones la derecha criolla, con apoyo de potencias occidentales, se ha lanzado a tomarlo por otras vías como los golpes parlamentarios realizados en Brasil, Paraguay y Honduras.

Ahora le toca nuevamente a Ecuador medir fuerzas en los venideros comicios presidenciales del 19 de febrero y Alianza País lo hará con un extenso aval de progreso económico y social realizado en los últimos 10 años a favor del pueblo.

Desde que en enero de 2007 Rafael Correa logró la presidencia, ganó sucesivamente en 10 procesos electorales y ahora ha decidido pasarle la batuta a la fórmula Lenin Moreno-Jorge Glas, del Partido Alianza País.

Ciertamente que en esas elecciones está en juego la continuación de las políticas económica y social que ha llevado adelante la administración de Correa con la puesta en marcha de la Revolución Ciudadana en beneficio de las grandes mayorías, o por el contrario, el regreso a las fórmulas neoliberales que hundieron a esa nación en un verdadero caos político-económico que dio al traste con tres exmandatarios (Abdala Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez) quienes traicionaron el apoyo que les dispensó el pueblo al impulsar agresivas políticas neoliberales.

En ese período aumentaron la pobreza de los habitantes y la entrega de las riquezas del país al capital extranjero, fue sustituido el sucre como moneda nacional por el dólar y todo eso ocurrió bajo la orientación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Recientemente Correa detalló en una comparecencia pública que en el período de 10 años “se invirtieron 85 000 millones de dólares en educación, defensa, salud y hasta en servicios para emigrantes; salieron de la pobreza 2 000 000 de ecuatorianos; los trabajadores duplicaron sus salarios y los empresarios triplicaron sus ganancias; los campos y ciudades mejoraron sensiblemente y el desarrollo social ha sido impresionante”.

Enfatizó que la Revolución Ciudadana llevó a cabo en el país “un cambio radical, profundo y rápido del sistema político, económico y social vigente hasta 2007, sistema perverso que destruyó nuestra democracia, nuestra economía y nuestra sociedad”.

Veamos en apretada síntesis cuáles han sido los logros de la Alianza País con la Revolución Ciudadana.

A partir de 2007 el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) fue de 4,5 % de promedio anual y los aportes a la inversión pública alcanzaron 25 %, lo cual sirvió para combatir la desigualdad y reducir los índices de pobreza mediante políticas económico-sociales realistas y dinámicas.

Ese por ciento cayó en el presente año debido a la baja en los precios del petróleo, principal producto de exportación y entrada de divisas de la nación, además de grandes pérdidas materiales y humanas por los fuertes terremotos que dañaron al país.

Pese a esos inconvenientes, la Revolución Ciudadana ha continuado superando la historia de exclusión e injusticias arraigadas en Ecuador a lo largo de décadas.

Un paso fundamental en los logros sociales superiores fue la recuperación y fortalecimiento de la soberanía sobre los recursos nacionales y en específico la rama petrolera, lo cual permitió que el PIB de la nación andina pasara de 46 000 millones de dólares en 2007 a 110 000 millones de dólares en 2016.

El crecimiento económico unido a una destacada política social facilitó al Gobierno construir decenas de escuelas, hospitales, miles de kilómetros de modernas carreteras e hidroeléctricas.

En este año las familias ecuatorianas pudieron cubrir 94 % de la canasta básica con sus ingresos, mientras que antes solo llegaba a 60 % de cobertura.

Con una inversión en la salud pública de más de 700 % y en educación de 400 % se impulsó la gratuidad de esos importantes sectores en todos los pueblos y ciudades; creció la asistencia a los ancianos y el apoyo a madres solteras cabeza de familia, mediante el Bono de Desarrollo Humano otorgado a cerca de 2 000 000 de beneficiarios.

El desempleo se ubicó en 4,5 %, una de las más bajas del continente, la pobreza se ha reducido a 7 % a la par que el sector no petrolero creció 9 %.

El bono de 50 dólares mensuales facilita que las madres envíen a sus hijos a las escuelas (donde reciben además alimentación) con la consecuente disminución del trabajo infantil al no tener que participar en la ayuda al sustento familiar.

Bajo esa fórmula se ha eliminado casi por completo el trabajo de menores, al sacar de esa esfera a cerca de 550 000 niños. La desnutrición en menores bajó a alrededor de 9 %.

Así las cosas, el Partido Alianza País cuenta para las venideras elecciones con un importante aval político, económico y social en beneficio del pueblo, cuyos habitantes serán los encargados de decidir en las urnas si darán el apoyo a la candidatura Lenin Moreno-Jorge Glas o se inclinarán por volver a las oscuras noches neoliberales.