Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Importantes avances sobre el restablecimiento de vuelos regulares Cuba-EE.UU.

Desde el día 14 hasta este 16 de diciembre, delegaciones de Cuba y Estados Unidos negocian en Washington el restablecimiento de los vuelos comerciales regulares entre ambos países

Un memorando de entendimiento para el establecimiento de vuelos regulares acordaron las delegaciones de Estados Unidos y  Cuba  reunidas en Washington desde el pasado 14 de diciembre en la que negociaron sobre aviación civil. 

 Este nuevo acuerdo, se suma a los alcanzados en la protección al medio ambiente, las áreas marítimas protegidas, y el correo postal directo, anunció la directora general de EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), Josefina Vidal Ferreiro, quien destacó los importantes avances que marcan una diferencia con la etapa precedente. .

Al cumplirse un año de los anuncios hechos el 17 de diciembre pasado por los presidentes Barack Obama y Raúl Castro respecto a su voluntad de restablecer relaciones, Vidal aseguró que los progresos en los ámbitos político y diplomático han sido significativos.

Mencionó en ese sentido el restablecimiento de relaciones diplomáticas, la apertura de embajadas y la salida de la Isla de la unilateral lista de países patrocinadores del terrorismo. Añadió los encuentros personales entre los mandatarios de la Mayor de las Antillas y Estados Unidos así como los del canciller Bruno Rodríguez Parrilla.

"La clave del éxito de todo este proceso está en el respeto y el tratamiento de igual a igual", enfatizó Vidal Ferreiro.

Mucho por hacer

La diplomática cubana señaló que en el área económica-comercial los resultados apenas son visibles. Muchas de las medidas aplicadas hasta ahora en este campo, dijo, son positivas pero tienen un alcance limitado. Además, incluyen elementos que hacen inviable su aplicación.

Recordó en ese sentido que el Presidente estadounidense conserva amplias prerrogativas para cambiar la situación y podría "ampliar el alcance de las medidas o tomar otras".

Mencionó en específico la de permitir a Cuba el uso del dólar en las transacciones internacionales, el acceso a créditos privados, así como que el comercio pueda hacerse en las dos direcciones, y no de manera unilateral como hasta ahora.

Agregó que tampoco se ha avanzado durante este año en temas esenciales para una relación normal, como el fin del bloqueo, la devolución del territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo, los programas subversivos y las transmisiones ilegales, al tiempo que prosigue una política migratoria preferencial hacia los cubanos, lo que incentiva el flujo ilegal de personas.

Respecto a la evolución del Congreso norteamericano durante el último año, confirmó que es visible la existencia de apoyo bipartidista, que se expresa en las delegaciones que vienen a esta ínsula caribeña en número creciente.

Destacó la creación de un grupo de trabajo compuesto por legisladores demócratas y republicanos para avanzar en el acercamiento hacia Cuba, que cuenta con una docena de miembros.

Un modelo de coexistencia civilizada

Ante una pregunta de la prensa, la Directora general se refirió también a las recientes declaraciones de Barack Obama a Yahoo News sobre un posible viaje a la Isla antes del fin de su mandato.

"El día que el Presidente decida venir a Cuba va a ser bienvenido", aseguró.

Pero aclaró que la Mayor de las Antillas siempre ha dicho que no va a negociar cuestiones inherentes al ordenamiento interno del país a cambio de una normalización de relaciones con Washington.

Nosotros no pedimos que se cambien cosas que no nos gustan en Estados Unidos para hablar o visitar a ese país.

Muchas naciones pueden tener opiniones sobre lo que sucede en otro, indicó,  pero eso no puede ser utilizado como elemento de presión para lograr determinados cambios.

Vidal concluyó que "aún con las diferencias que existen entre nuestros países, unos mejores vínculos solo reportarán beneficios para ambos y para sus pueblos. Pensamos realmente que un modelo de coexistencia civilizada será la mejor contribución que nosotros podremos dejar a las presentes y futuras generaciones de Cuba y EE.UU. y a toda la región".

Daños del bloqueo

Muchos se preguntan cómo es posible que aún esté en pie una reliquia de la Guerra Fría que cada año es rechazada en la ONU por la inmensa mayoría de la comunidad internacional, especialmente después que La Habana y Washington abrieran un nuevo capítulo en su relación bilateral.

Sus daños económicos se calculan en cientos de miles de millones de dólares, pero resulta casi imposible medir el costo humano de una política diseñada para rendir a los cubanos por hambre y desesperación.

Tras más de medio siglo, las principales autoridades estadounidense reconocen que esa política no ha logrado cumplir sus objetivos y es hora de "probar algo distinto".

Desmontaje paso a paso

Actualmente en el legislativo norteamericano hay varios proyectos de ley con el objetivo de desmontar algunas partes del cerco. El nivel de respaldo y posibilidades de éxito varía en cada uno de esos.

"El bloqueo tiene muchas capas impuestas a lo largo del tiempo en diferentes leyes. Creo que algunos aspectos serán levantados antes que otros. Por ejemplo, el derecho a viajar a Cuba, incluso como turista, puede ser restaurado antes que la totalidad del bloqueo porque los estadounidenses tienen un derecho constitucional a viajar", señala el profesor de la nación norteña William M. Leogrande, coautor del libro Canales secretos hacia Cuba. La historia oculta de las negociaciones entre Washington y La Habana.

Asimismo, asegura que la prohibición de conceder créditos a la Isla para compra de alimentos también puede ser levantada porque tiene un fuerte apoyo del lobby agrícola.

"El proyecto que está más cerca de ser aprobado por el Congreso es el que permitiría los viajes a Cuba. Encuesta tras encuesta muestran cuán sólidamente los estadounidenses rechazan esa prohibición. La última de ellas recoge que el 81 %, tanto de demócratas como republicanos, se opone", asegura James Williams, presidente de EngageCuba, una coalición bipartidista que cabildea en Washignton por el fin del bloqueo. 

El profesor e investigador cubano Carlos Alzugaray apunta que los éxitos parciales en viajes y comercio agrícola son más probables en el mediano plazo porque conviene a intereses amplios y puede argumentarse en términos de derechos ciudadanos.

Un cascarón vacío

El Presidente de Estados Unidos, utilizando sus poderes ejecutivos, tiene la potestad de emitir licencias que dejen sin efecto práctico la mayoría de las sanciones contra la Isla.

Hasta el momento Obama solo ha utilizado esas facultades para influir sobre un reducido grupo de elementos de la aplicación del bloqueo, fundamentalmente en el envío de remesas, el sector por cuenta propia y las telecomunicaciones, dejando en pie el grueso de las restricciones. Varios analistas coinciden en que los sectores escogidos tienen evidentes intereses políticos de fondo.

Asimismo, indica que la cooperación multilateral entre las dos naciones es tan importante como la bilateral. "Mientras mayor e integral sea el acercamiento entre ambos, más firmes serán los alicientes para afianzar la nueva dirección estratégica de EE.UU. hacia Cuba".

Sin embargo, algunos de los analistas consultados refieren que el Presidente podría medir el alcance de sus acciones ejecutivas por motivos de coyuntura política. El propio Obama dijo que será "cauteloso y selectivo" en este sentido.

Un punto clave en el que coinciden los especialistas es que el Presidente se podría concentrar en los aspectos que entorpecen la aplicación de las medidas que ya se han tomado.

El factor tiempo

El factor tiempo es otra clave del proceso en marcha entre la Mayor de las Antillas y Estados Unidos, con unas elecciones presidenciales en el horizonte y aún con poco más de un año de permanencia de Obama en la Casa Blanca.

Además, dado que las transformaciones en la política hacia Cuba han venido del Ejecutivo, un presidente con una posición distinta podría revertir lo hecho hasta ahora. 

Todos los analistas consultados coinciden en que lo más importante es avanzar y lograr resultados concretos.

El profesor Luis René Fernández refiere que el incremento de los intercambios y las negociaciones, incluso al nivel limitado por el bloqueo, contribuye a su más rápida eliminación porque actúa sobre las visiones sobre Cuba dentro y fuera de Estados Unidos.