Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Integración latinoamericana, palabra clave para echar a andar

La desigualdad en América Latina se manifiesta en la distribución del ingreso, la cobertura de protección social, el acceso y calidad de la educación y el acceso al mercado laboral, afirma Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)

Una América Latina y caribeña auténtica y capaz, con una población sana y dueña de sus recursos naturales, con voz y voto para decidir sobre su destino, devienen ingredientes clave para consolidar la verdadera y definitiva independencia y transformar, de una vez y para siempre, el lamentable panorama de pobreza, insalubridad, desempleo y analfabetismo que aún distingue a muchas naciones de la región.

Sin embargo, el actual escenario pone de manifiesto problemas de sostenibilidad del crecimiento en la mayor parte de las economías de la región y justifica plantear la necesidad de ampliar y diversificar sus fuentes de expansión, tal como reveló el último estudio de la CEPAL dado a conocer por su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena, el pasado miércoles 24 de julio en Santiago de Chile.

El Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2013, señala que los países de la región crecerán en su conjunto 3 % en 2013, tasa similar a la registrada durante el ejercicio anterior, debido a la caída en el crecimiento con respecto a la última estimación (3,5 % en abril pasado) provocada en parte a la baja expansión de Brasil y de México. En este mismo sentido, varios países que venían creciendo a tasas elevadas, como Chile, Panamá y Perú, muestran una desaceleración de su actividad económica en los últimos meses.

Añade el documento que la región muestra algunas debilidades que podrían afectarla en el corto y largo plazo frente al actual escenario externo negativo. Entre ellas se encuentran una alta dependencia de las exportaciones hacia Europa y China, un creciente aumento en el déficit en la cuenta corriente -que llegaría a 2 % del Producto Interno Bruto (PIB) en 2013, el mayor desde 2001-, serias limitaciones fiscales en el Caribe, América Central y México, y una notable vulnerabilidad en América del Sur a partir de su dependencia de los recursos naturales.

Por otro lado el crecimiento económico sigue siendo muy dependiente del consumo, el cual muestra este año un repunte menor que en 2012, mientras que el aporte de la inversión al PIB es modesto y las exportaciones netas tendrán una contribución negativa debido a un aumento mayor de las importaciones que de las ventas al exterior. Estas últimas han anotado una disminución en el primer semestre de 2013 y enfrentan el probable término del período de auge en los precios de los productos básicos.

Por tanto, Alicia Bárcena sostuvo en Santiago de Chile que "necesitamos un pacto social para aumentar la inversión y la productividad, y cambiar los patrones de producción para crecer con igualdad", tomando en cuenta que el actual escenario pone de manifiesto problemas de sostenibilidad del crecimiento en la mayor parte de economías de la región y justifica plantear la necesidad de ampliar y diversificar sus fuentes de expansión.

El desempeño económico moderado de la región está vinculado con un crecimiento estimado de la economía mundial de 2,3 %, similar al de 2012. Debido a la continua recesión en la zona del euro durante el presente año, se espera que los países en desarrollo sigan siendo los impulsores del crecimiento económico global, aunque se contempla que las políticas adoptadas por Estados Unidos y Japón contribuyan a que estas economías repunten y también favorezcan un mayor crecimiento económico a nivel mundial durante el próximo año.

De acuerdo con las estimaciones de la CEPAL, Paraguay lideraría el crecimiento en 2013, con un alza en la tasa del PIB de 12,5 %, seguido por Panamá (7,5 %), Perú (5,9 %), Bolivia (5,5 %), Nicaragua (5,0 %) y Chile (4,6 %). Por su parte, a grandes naciones como Argentina, México y Brasil les tocaría un crecimiento de 3,5 %, 2,8 % y 2,5 % respectivamente. Mientras, el istmo centroamericano anotaría una expansión de 4,0 %, y la América del Sur solo de 3,1 %. Por su parte, el Caribe mantendría un lento aumento (2 %), a tono con el acusado en años anteriores.

Descenso en los precios

Durante el primer semestre de 2013 descendieron los precios de varios productos de exportación de la región, especialmente los minerales, metales, petróleo y algunos alimentos, tendencia asociada a la recesión en la Zona Euro y la desaceleración del crecimiento de China. Sin embargo, la CEPAL estima que antes de que expire el año se espera una expansión de alrededor de 4,0 % en el valor de las exportaciones, alza mayor a 1,5 % registrado en 2012, pero todavía muy por debajo de las tasas superiores a 20 % anotadas en 2011 y 2010. Las importaciones, en tanto, crece-rían 6,0 % en 2013 (comparado con el alza de 4,3 % de 2012).

En relación con el desempleo en la región, Alicia Bárcena reconoció que como consecuencia del moderado crecimiento económico no se espera un aumento significativo de la demanda de mano de obra este año. Recordó que el desempleo cayó modestamente, de 6,9 % a 6,7 % durante el primer trimestre de 2013, mientras que la inflación regional acumulada en doce meses a mayo de 2013 se situó en 6,0 %, comparada con 5,5 % a diciembre de 2012, y con 5,8 % en doce meses a mayo de 2012.

El Estudio Económico 2013 realiza un diagnóstico del crecimiento económico durante las tres últimas décadas y presenta propuestas para estimular un aumento de la inversión y de la productividad con el fin de alcanzar un crecimiento más estable y sostenido en el futuro.

La funcionaria de la CEPAL admitió que si bien hubo transformaciones económicas profundas en América Latina y el Caribe en este lapso, persisten elevados grados de desigualdad y pobreza en varios países. Asimismo, y a pesar de la favorable evolución de los términos de intercambio, la acumulación de capital ha sido insuficiente y la productividad laboral ha tenido un progreso limitado.

Según el documento, el aporte de las políticas macroeconómicas -especialmente las políticas fiscales, monetarias y cambiarias- al mayor crecimiento con igualdad en el futuro puede ser decisivo. Por ello, se justifica un apoyo estratégico de las políticas macroeconómicas a la inversión para contribuir a la diversificación productiva de aquellos sectores que exportan o compiten con las importaciones.

CEPAL y CELAC: aunar esfuerzos

El desafío de la reducción de los elevados niveles de desigualdad en América Latina y el Caribe y la necesidad de un cambio estructural para mejorar el acceso de los ciudadanos a bienes y servicios, fueron los temas centrales expuestos por Alicia Bárcena, Secretaria Ejecu-tiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), durante la cumbre social de la Comunidad de Estados Latinoa-mericanos y Caribeños (CELAC) en Caracas, el martes 23 de julio.

Bárcena participó en la I Reunión de Ministras, Ministros y Autori-dades de Desarrollo Social y Erradi-cación del Hambre y la Pobreza de la Comunidad de Estados Latinoa-mericanos y Caribeños (CELAC), a la que también asistieron el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Elías Jaua; el Vicepresidente del Consejo de Ministros para el Área Social de Venezuela, Héctor Rodríguez, la Ministra del Trabajo y Desarrollo Social del país, María Cristina Iglesias, y el representante de la FAO para América Latina, Raúl Osvaldo Benítez.

Durante el evento, Alicia Bárcena apuntó que para acabar con el problema de la desigualdad se requiere una ruptura del actual paradigma económico, que ha prevalecido en la región durante al menos tres décadas.

"Ese cambio de modelo económico implica voluntad y pactos sociales que apunten al desarrollo", dijo, y agregó que los altos niveles de desigualdad están acompañados de una fuerte desconfianza en las instituciones. Por otra parte, la funcionaria presentó en el foro caraqueño el informe Perspec-tivas Estructurales de las Desi-gualdades en la región, el cual indica que muchos países del hemisferio viven mejores condiciones económicas que otros debido a que han logrado romper con las trabas económicas.

En el encuentro, los ministros y autoridades gubernamentales presentes aprobaron el plan de acción en la lucha para la erradicación de la pobreza y el hambre, tema que será el eje central de la Cumbre de este organismo a realizarse en Cuba, el próximo año.