Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Más de un millón de neoyorquinos no tienen cómo llevar el pan a la mesa

En los últimos tres años, se ha registrado un aumento de más de 20 % en el número de personas que acuden regularmente a servicios alimentarios de emergencia

Según refleja en su edición de hoy el diario La Prensa de Nueva York, el número de hispanos que depende de bancos de alimentos y similares para recibir su sustento diario en la Gran Manzana crece imparablemente año tras año, según las principales organizaciones de distribución alimentaria de emergencia.

En los últimos tres años, se ha registrado un aumento de más de 20 % en el número de personas que acuden regularmente a servicios alimentarios de emergencia.

Y la demanda ya no solo se limita a gente sin techo, sino que donde está creciendo sobre todo es entre familias con un hogar, especialmente si son inmigrantes, de acuerdo con datos recogidos por las organizaciones Food Bank for New York City y New York Coalition Against Hunger.

En los cinco condados ya son 1,5 millones -una de cada cinco- las personas que dependen de centros de distribución de comida o comedores de beneficencia. Y se calcula que 43 % de la población hispana de la ciudad, o sea, dos de cada cinco, tiene problemas para poder permitirse alimentos de primera necesidad.