Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

MERCOSUR, superlativa integración

Cobra nuevos impulsos la integración latinoamericana con la aprobación de Venezuela como posible miembro de MERCOSUR

La aceptación de Venezuela como posible miembro pleno del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) acordada durante su última reunión  celebrada en Mendoza, Argentina, impulsa la integración y amplía el potencial económico de sus integrantes.

La XLIII Cumbre Presidencial del MERCOSUR resultó un bumerán para los políticos derechistas de Paraguay que recientemente realizaron un golpe de Estado parlamentario contra el presidente legítimo Fernando Lugo, y quienes por varios años se han opuesto a la entrada del país bolivariano en ese organismo regional. El MERCOSUR llevó al pie de la letra el viejo adagio que señala: A grandes males, grandes remedios.

La decisión oficial se evaluará en una reunión especial el próximo día 31 en Río de Janeiro, Brasil, nación que junto a su jefa de Gobierno, Dilma Rousseff, recibió la presidencia pro tempore del mencionado grupo integracionista.

Antes de la llegada al poder del presidente Hugo Chávez, en 1999, Venezuela había pedido el ingreso al MERCOSUR y tras el comienzo de los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva, en Brasil, y de Néstor Kirchner, en Argentina, la petición tomó fuerza.

El 4 de julio de 2006, los presidentes del organismo regional firmaron un protocolo de adhesión de la nación bolivariana, pero el Congreso paraguayo, dominado por el partido Colorado de derecha, lo frenó.

La declaración final de la recién concluida Cumbre en Argentina puntualiza que la inclusión de  Venezuela se basa en "los principios de gradualidad, flexibilidad, equilibrio,  reconocimiento de las asimetrías y del tratamiento diferenciado, en los términos del protocolo (fundacional) de Ouro Preto".

Además, ratifica la suspensión de Paraguay (sin aplicar sanciones económicas que perjudicarían a los sectores pobres) hasta que se realicen elecciones presidenciales en esa nación.

El MERCOSUR fue fundado en 1991, por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay como miembros plenos; Venezuela se encontraba en proceso de adhesión, y Chile, Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador son asociados.

Paraguay, que tras el golpe de Estado a Lugo, no pudo detener la decisión de la Cumbre por haber sido suspendidos parte de sus derechos y obligaciones dentro de ese organismo, destina 55 % de sus exportaciones a las otras naciones del  bloque, fundamentalmente a Brasil.

Pese al bloqueo paraguayo, el comercio entre Venezuela y esos países se elevó de 2 000 millones de dólares en 2006 a 8 500 millones de dólares en 2012.

Caracas es la tercera economía de Sudamérica y su incorporación extendería el MERCOSUR desde el Caribe al Estrecho de Magallanes, es decir, del extremo sur hasta el norte del continente, y contaría con las tres grandes cuencas de los ríos Orinoco, Amazonas y La Plata.

Asimismo, de hacerse efectiva su membresía, Venezuela aportaría su gran potencial energético y las experiencias de los últimos años sobre desarrollo integral (salud, educación, vivienda, alimentación) a favor de la población.

En ese sentido, la presidenta argentina, Cristina Fernández, reiteró que con esa aprobación, se incorporará a un país que ha sido muy generoso con otras naciones de la región en momentos difíciles, y ayudará a consolidarlos en uno de los frentes más importantes para este siglo, el energético.

Por ejemplo, a Paraguay le suministraba cuotas de combustible (suspendidas tras el golpe) a precios preferenciales que le permitían al pequeño país mantener sus principales actividades económicas sin hacer grandes erogaciones de dinero para su adquisición.

Pese a la crisis económica mundial que afecta desde 2008 a Estados Unidos (donde comenzó), Japón y a la mayoría de las naciones europeas, organizaciones como la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) aseguran que los países sudamericanos continuarán este año con un desarrollo estable de crecimiento, lo cual posibilitaría el establecimiento de metas a largo plazo para profundizar la integración.

Las naciones del grupo, junto a Venezuela, tienen una población de alrededor de 300 millones de habitantes, un Producto Interno Bruto (PIB) de tres billones 584 000 millones de dólares y una extensión de12 790 600 kilómetros cuadrados. El comercio entre las cinco naciones llegará  45 000 millones de dólares a fines de 2012.

Unido a este fuerte intercambio regional, se prevé un enorme impulso comercial y de inversiones con la República Popular China.

Durante las sesiones de la reciente Cumbre de Mendoza sus miembros suscribieron, con una delegación del gigante asiático, una declaración conjunta mediante la cual se comprometen a fortalecer la cooperación económica y comercial y alcanzar para 2016 intercambios por 200 000 millones de dólares.

Asimismo, acordaron fomentar las inversiones recíprocas, la cooperación financiera y la colaboración en el ámbito comercial multilateral.

Datos oficiales indican que en 2011, China exportó al MERCOSUR 48 451 millones de dólares,  34,5 % más que en 2010, mientras que importó del bloque 51 033,7 millones de dólares, con un alza interanual de 37,9 %.

De concretarse la participación de Caracas como miembro pleno del grupo, MERCOSUR se consolidará junto a otros mecanismos regionales de integración como UNASUR (Unión de América del Sur), ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

En conclusión, tanto la derecha paraguaya como el impulsor del golpe, el Gobierno de Estados Unidos, han salido trasquilados ante la nueva intentona desintegradora regional.