Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Más de lo mismo afecta las bolsas

Con el desarrollo de la tecnología 5G en el punto de mira, la guerra comercial entre EE.UU. y China ya es digital, lo que ha causado temor entre inversores de Wall Street

Con el desarrollo de la tecnología 5G en el punto de mira, la guerra comercial entre Estados Unidos (EE.UU.) y China ya es digital, lo que ha causado temor entre inversores de Wall Street que han penalizado las tecnológicas estadounidenses con intereses en China con una rebaja media del 15 % en el último mes.

El Fondo Monetario Internacional, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) e incluso los servicios económicos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) coinciden en que la guerra comercial entre las dos economías más importantes del mundo -solo ellos manejan un tercio del comercio mundial- va a perjudicar a los consumidores, a las empresas y, a la postre, al crecimiento económico global.

Lo que empezó como una revisión de un pacto comercial acotado en el tiempo va camino de encallarse sine die, y el mandato presidencial de EE.UU. de no vender componentes tecnológicos a Huawei por motivos de “seguridad nacional” ha llevado a una guerra fría tecnológica que no gusta nada a los mercados.

Según una nota del jefe de estrategia global de la banca de inversión Jefferies, Sean Darby, el incremento de los aranceles ha dado paso a una estrategia que “busca frenar a China como líder en el desarrollo del 5G”.

La inclusión del gigante chino Huawei en la lista negra de Donald Trump ha pesado como una losa sobre el mercado, pero la presión bajista se suaviza también en Nueva York con la noticia de que la empresa dispondrá de 90 días para tomar medidas, entre esas, desengancharse de los servicios de Google. 

El verdadero temor no es el impacto que podría causar en su negocio la salida de Huawei, sino un eventual veto de empresas y consumidores chinos a productos occidentales, que ya se viene insinuando desde hace meses al calor de las amenazas de Donald Trump y que cerraría a las empresas occidentales la puerta de un mercado de más de mil millones de potenciales consumidores de la segunda economía del mundo y con un promedio de crecimiento anual de casi el 10 % en los últimos 38 años.

Las amenazas continuas están arrastrando a registrar números rojos a los mercados bursátiles más importantes del planeta... y también al comportamiento de las materias primas como el petróleo. Sin embargo, el viernes último en EE.UU. el Dow  Jones cerró con ganancias de 0,37 % a 25 385,69 puntos. Igualmente con subida de 0,67 % cerró el Cac 40 parisino, que paró en 5 316,00 enteros.

Por otra parte, se incrementaron las reservas de crudo, lo cual ocurre en las refinerías cuando no encuentran salida en el mercado. Y este desasosiego con el barril de crudo no hace presagiar nada positivo para las principales bolsas de Europa y EE.UU., en las que el riesgo de ver una corrección mayor se mantiene vigente.

Las ventas se impusieron con claridad en una sesión en la que las principales bolsas europeas se aproximaron peligrosamente a los mínimos de la semana antepasada en los que se originó el último y, a todas luces, vulnerable rebote.

En la víspera, los principales índices norteamericanos siguieron dando bandazos a muy corto plazo sin un rumbo definido antes de que la tendencia alcista se pueda retomar. El petróleo Bret, para entrega en julio cayó a 70,56 dólares el barril mientras en el NY Exchange cerraba en 61,07. En Wall Strett su principal índice bajaba 1,50 % a 25 388,86 puntos y el Dax de Fráncfort seguía cuesta abajo hasta 11 952,41 unidades al perder 216,33 puntos. Similar comportamiento padecía el resto de los mercados europeos.

Tal y como anticipaban los futuros norteamericanos, Wall Street cotizó a la baja la sesión del miércoles frente al rebote vivido el martes anterior. Sus tres principales índices registraron caídas moderadas, en torno al 0,3 %.

El Dow Jones fue ligeramente el más bajista, con un retroceso del 0,36 %, que llevaron al índice más veterano de la bolsa de Nueva York a los 25 786,15; mientras que el S&P 500 perdió un 0,25 %, hasta los 2 857,70 puntos, y el Nasdaq 100 cayó un 0,3 %, hasta los 7 428,74 enteros.

Así, volvía el nerviosismo al mercado con el sector tecnológico de protagonista. Las bolsas europeas se decantaron  por las subidas y los principales selectivos llegaron a la media sesión en verde tras conocerse la decisión del Gobierno de Estados Unidos de prorrogar 90 días el veto a Huawei.

Por su parte, el martes último el índice del Viejo Continente que más escaló en la media sesión fue el Dax 30 de Fráncfort, que subió un 0,92 %, seguido por el FTSE 100 de Londres, que avanzó un 0,61 %, y el Cac 40 de París, que remontó un 0,44 %.

 En Nueva York, los principales indicadores abrieron con subidas moderadas tras el desplome de la víspera, y así el Dow Jones se revalorizó un 0,4 %, junto a un 0,6% que subió el S&P500 mientras que el Nasdaq rebotó el 0,8%.

La semana última comenzó en negativo para los principales parqués de uno y otro lado del Atlántico en que las tecnológicas presentaron caídas en su cotización en todas las bolsas del mundo. En la Bolsa de Fráncfort bajaron con fuerza empresas como Infineon , Intel, Micron Technology, Qualcomm y en la Bolsa de  París, ST Microelectronics. (Fuentes: finanzas.com, EFE y elEconomista.es)