Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Se hunden acciones de los mercados globales

El índice paneuropeo STOXX 600 se ubicó cerca de un mínimo de dos años, con casi la mitad de sus componentes en territorio bajista

Un feo inicio en las operaciones europeas llevó a las acciones globales hacia sus niveles más bajos en un año, dado que factores negativos como el aislamiento diplomático de Arabia Saudita, la preocupación por las finanzas de Italia y los conflictos comerciales aumentaban la presión sobre las bolsas.

El sector de peor desempeño era el tecnológico, luego de que el fabricante de chips AMS se desplomó un 17 %. El índice paneuropeo STOXX 600 se ubicó cerca de un mínimo de dos años, con casi la mitad de sus componentes en territorio bajista.

El índice alemán DAX también retrocedió hacia mínimos desde fines de 2016, mientras que el índice de MSCI de acciones mundiales operaba a apenas dos puntos de sus niveles más bajos en un año.

“El ánimo general es de impacto por las tensiones comerciales, Italia, el Brexit, un conjunto de preocupaciones”, observó Benjamin Schroeder, estratega de ING.

El índice amplio de acciones asiáticas de MSCI perdió un 2 % a un mínimo de un año y medio. El promedio de acciones japonesas Nikkei bajó un 2,7 %.

El euro operaba cerca de mínimos de dos meses antes de que una junta de la Comisión Europea en la que Bruselas podría tomar la inédita decisión de exigirle a Italia cambios en su presupuesto.

La libra se repuntaba desde mínimos de dos semanas y media, pero el avance era limitado por las dudas sobre si la primera ministra, Theresa May, podrá asegurar un acuerdo de separación entre Reino Unido y la Unión Europea.

Los países de Occidente están presionando a Arabia Saudita por el tema y los inversores temen que eso pudiera llevar a Riad a tomar represalias con el suministro del petróleo.

Los días de la flexibilización cuantitativa (QE por la sigla en inglés) han quedado atrás hace mucho en la zona del euro, según indicios del mercado de bonos corporativos de US$3 billones de la región.

Los inversores demandan primas cada vez mayores por compañías que ocupan un lugar más bajo en el espectro de calificaciones en relación con sus pares de más calidad, un momento decisivo para un mercado que durante tanto tiempo distorsionó el Banco Central Europeo.

La brecha entre los diferenciales de compañías triple B y de una sola A -la más baja y la segunda más baja en el nivel de elevada calificación- es ahora la mayor desde el inicio del programa de compra de bonos corporativos del BCE, según datos que reunió Bloomberg.

En otras palabras, los administradores de carteras optan por ser selectivos, lo que también podría reconformar el panorama crediticio para los mayores tomadores de crédito. Es un indicio de la salud del mercado, pero la capacidad de estos últimos de absorber liquidaciones ahora queda puesta a prueba, y en momentos de estrés global, según las firmas gestoras de dinero.

“Los inversores empiezan a diferenciar”, dijo Florence Barjou, jefa de inversión en múltiples activos de Lyxor Asset Management, que gestiona 143 000 millones de euros (US164 000 millones). “Antes había menos discriminación porque tenía mucha liquidez. Ahora la gente evalúa los escenarios posibles en tasas de interés y crecimiento global y presta más atención a los elementos fundamentales”.  (Fuentes: Yahoo Finanzas)