Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Se deprecia el dólar, el mercado a la espera de indicios de la Fed

Una señal de confianza en el crecimiento de la economía estadounidense y el fortalecimiento del mercado laboral

El dólar se depreciaba el viernes 23 por cuarto día consecutivo frente a una canasta de monedas, mientras los operadores esperan un dato sobre la inflación en Estados Unidos que se publicará la próxima semana para tener más indicios sobre el panorama de política monetaria de la Reserva Federal.

La Fed subió las tasas de interés por segunda vez en tres meses la semana pasada, en una señal de confianza en el crecimiento de la economía estadounidense y el fortalecimiento del mercado laboral. Pero los inversores creen que hay apenas 50 % de probabilidad de que vuelva a aumentarlas este año.

El índice dólar, que mide a la divisa frente a una cesta de otras seis monedas relevantes, retrocedía 0,21 % a 97,391.

El euro subía 0,26 % a 1,1177 dólares, tras tocar previamente un máximo de cuatro días. La moneda común europea recortó avances tras un dato que mostró que el crecimiento de las empresas de la zona euro disminuyó inesperadamente hacia fin del primer semestre.

El Banco Central Europeo está siguiendo de cerca los indicadores de crecimiento antes de decidir si extiende o pone fin a su programa de compra de bonos.

Entre los datos económicos de Estados Unidos que se conocerán la semana que viene se destacan un indicador de la confianza de los consumidores de junio, las ventas pendientes de casas, los inventarios de crudo, la revisión del primer trimestre del PIB y el índice de precios PCE.

Exactamente un año después del referendo en Reino Unido en que la población decidió la salida británica de la Unión Europea, la libra subía 0,32 % a 1,2725 dólares, mientras algunos inversores apuestan a que el Banco de Inglaterra podría aumentar las tasas de interés en agosto.

En el año transcurrido desde la votación del Brexit, la libra se ha depreciado más de 15 % frente al dólar y casi 13 % contra el euro.

Informes de mercados reportan que el crecimiento pujante de las empresas de la zona euro se debilitó inesperadamente hacia el final de la primera mitad de 2017.

Eso ocurrió luego de una repentina desaceleración en el ritmo de expansión de las firmas de servicios.

No obstante, en un contexto de inflación relativamente resistente y un crecimiento global todavía bastante sólido, probablemente se mantendrá la presión sobre los funcionarios del Banco Central Europeo (BCE) para que comiencen a retirar su política monetaria.

A principios de este mes junio, el BCE abandonó su inclinación a rebajar más las tasas de interés, lo que supuso un pequeño paso hacia la normalización del sector.

La lectura preliminar del índice compuesto de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés) elaborado por IHS Markit cayó a 55,7 en junio desde el nivel de 56,8 registrados en abril y mayo.

Tal dato resultó su nivel más alto desde abril de 2011, con una lectura por encima de 50 (puntos) a la hora de indicar crecimiento.

Para el final de la semana los precios petroleros volvieron a subir,  pero se alejaron de los nuevos mínimos anuales, pese a los esfuerzos de los productores para lograr una estabilidad en el mercado.

Uno de los elementos en carpeta apunta a los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, que al parecer no acaban de darle un golpe de gracia a los niveles de precios. (Fuentes: PL y Reuters)