Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Los mercados globales, sin rumbo definido tras las actas de la Fed

El mercado bursátil estadounidense (GSPC) continúa marcando nuevos máximos históricos

Signo mixto en las bolsas asiáticas. El Nikkei cierra en tablas al permanecer el yen firme frente al dólar.  El verde predomina en los mercados europeos. El Ibex 35, apoyado por la buena acogida de los resultados de Telefónica (MC:TEF) y Repsol (MC:REP).

Los futuros de los índices estadounidenses cotizan planos, aunque en terreno positivo, tras el cierre mixto de Wall Street. El dólar, estable, después de que las actas de la Fed sugirieran una nueva subida de tipos de interés “bastante pronto”.

El crudo rebota tras el descenso inesperado de los inventarios de EE.UU., según los datos del Instituto Americano del Petróleo (API). Sube el oro tras la publicación de las actas de la última reunión de la Fed.

El mercado bursátil estadounidense (GSPC) continúa marcando nuevos máximos históricos. Existe una explicación bastante extendida según la cual esta tendencia se debería a las promesas del presidente Donald Trump en relación a la aplicación de medidas de reducción de impuestos y desregulación, algo que compensaría sobradamente los aspectos negativos derivados de su retórica proteccionista en lo referido al comercio.

Sin embargo, los analistas del mercado de valores de Wall Street aún no han actualizado sus pronósticos de ganancias para 2017 desde esta perspectiva política optimista. De hecho, desde la elección de Trump, los analistas no han hecho otra cosa que reducir sus expectativas de ganancias.

Esta contradicción existente entre el aumento del precio de las acciones impulsado por lo que podríamos llamar el “optimismo Trump” y la reducción de las expectativas de ganancias intensificada por lo que se llamaría el “escepticismo Trump”, han conducido a unos niveles aterradores a las cotizaciones bursátiles.

Los analistas de Goldman Sachs revisaron y actualizaron sus anuncios de previsiones para el primer trimestre y los informes de analistas de empresas del S&P 500, e identificaron cuatro tendencias principales en lo referido a las sensaciones: 1) “Los cuadros dirigentes son optimistas gracias a la posible reforma en el impuesto sobre sociedades, pero les preocupa el polémico impuesto que se quiere gravar en la frontera”; 2) “Las esperanzas de desregulación generalizada y de una mayor claridad con las regulaciones aumentan la confianza de algunos equipos directivos”; 3) “Los directivos de empresas del sector industrial están entusiasmados con la posibilidad de un aumento del gasto en infraestructuras y con el fin del secuestro del presupuesto para defensa”; y 4) “Los puntos de vista de los directivos son diversos en lo referido a si las propuestas de Trump en materia de comercio serán constructivas o si comportarán represalias por parte de los socios comerciales de Estados Unidos”.

Las tres primeras tendencias positivas parecen sobreponerse a la negativa. Y eso, literalmente, se refleja en un alto grado de optimismo entre los dirigentes empresariales.

“La palabra ‘optimista’ se ha utilizado en el 51 % de informes este trimestre, un promedio récord, el más alto en nuestro histórico de datos (desde 2003)”, eso dijo Savita Subramanian del Bank of America Merrill Lynch.

Todo este optimismo sobre el futuro ha dado pie a unos precios más altos de las acciones, lo cual tendría mucho sentido, pues las mismas son un mecanismo de descuento.

Fuentes: Reuters y Yahoo finanzas