Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

A punto de terminación planta de urea y amoniaco en Bolivia

Las obras ingenieras están casi listas, al  93 % de cumplimiento del cronograma; solo falta la instalación del campamento y el patio de maniobras para la carga de productos

La construcción y equipamiento de la planta de urea y amoniaco en Bulo Bulo, en el central departamento boliviano de Cochabamba, se encuentra hoy al 97 % de terminación, confirman fuentes oficiales.

De acuerdo con el director de Hidrocarburos de la Gobernación de Cochabamba, Oscar Covarrubias, fue culminada la fase de ingeniería básica y diseño del complejo.

Además, las gestiones para la adquisición de equipos e insumos se encuentran en un 98 % de avance, dijo.

Las obras ingenieras están casi listas, al  93 % de cumplimiento del cronograma; solo falta la instalación del campamento y el patio de maniobras para la carga de productos destinados a la exportación, señaló el directivo.

Según Covarrubias, se prevé iniciar la fase de pruebas en el primer trimestre de 2017.  La planta de urea y amoniaco se financia con 862,5 millones de dólares, la inversión más alta registrada en la historia de Bolivia, y está a cargo de la empresa coreana Samsung Engineering Co. Ltda.

El 5 de septiembre, el presidente Evo Morales inauguró un ducto de 16 kilómetros desde el yacimiento de Carrasco, el cual transportará 1,3 millones de metros cúbicos de gas al día hacia la industria, ubicada en el municipio de Entre Ríos, en el Chapare cochabambino.

Iniciada en 2013, la instalación forma parte de los planes del gobierno para materializar el primer polo petroquímico de esta nación altiplánica.

Los fertilizantes obtenidos allí, unas 2 100 toneladas por día, proveerán nitrógeno a los cultivos de soya, maíz, arroz, papa, girasol, trigo y caña de azúcar, entre otros, además de mejorar la calidad de los productos agrícolas.

Un 20 % de la producción llenarán al mercado interno, al tiempo que el restante 80 % se dirigirá a la exportación, fundamentalmente a Brasil y Argentina, con ingresos estimados de 200 millones de dólares anuales, precisan datos oficiales. (PL)