Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

China supera a EE.UU. en inversión extranjera

Por  primera vez, este año el Gigante Asiático compró más activos extranjeros que EE.UU.

Este año, China por primera vez ha superado a EE.UU. en la compra de activos extranjeros tras realizar operaciones valoradas en más de 200 000 millones de dólares.

La cantidad total de adquisiciones del Gigante Asiático en el exterior este año se estima en 206 000 millones de dólares, 102 000 millones más que en 2015. Las compañías estadounidenses gastaron este año en el mercado 179 000 millones de dólares.

Los expertos explican la activa política de inversiones de China con el deseo de la elite de reformatear su propio sistema económico, que ahora se centra en las exportaciones, con el fin de aumentar el consumo interno.

“China sigue con éxito el modelo del comportamiento de las empresas japonesas en los años de la posguerra, cuando con la ayuda de las compañías financieras extranjeras obtuvieron acceso a las nuevas tecnologías, que se convirtieron en los impulsores de la superioridad tecnológica de Japón. De hecho, China obtiene un doble beneficio de la compra de activos en el exterior: el beneficio de la inversión directa y la transferencia de la tecnología a su propio mercado“, ha explicado a la agencia de prensa RT, YanRyazantsev, director de inversiones estratégicas de una empresa rusa de capital riesgo.

Tradicionalmente, China invierte en el sector de la energía. Así, en el 2012, la compañía petrolera más grande del país, CNOOC Ltd., compró a la canadiense Nexen Inc. por 14 000 millones de dólares, lo que sirvió de luz verde a los magnates petroleros de esa nación asiática  para operaciones de este tipo en Asia Central, Europa y América del Sur por valores de 500 millones a 3 000 millones de dólares.

En los últimos años, los empresarios chinos comenzaron a centrarse en el mercado de consumo. Según el periódico The Washington Post, en el 2014, ellos compraron los activos de EE.UU. de la compañía SmithfieldFoods Inc., dedicada a la producción de carne de cerdo, cuyo coste ascendió a 4 700 millones de dólares.

No obstante, este año, los inversores del Gigante Asiático han sorprendido al mercado al optar por las industrias ligeras. Así, en junio, la empresa china Suning Commerce Group adquirió por 270 millones de euros el 68,55 % de las acciones del club de fútbol italiano Inter de Milán. En octubre, AlibabaGroup compró más de la mitad de las acciones del estudio del famoso director de cine estadounidense Steven Spielberg, AmblinPartners. Según el acuerdo, la empresa se dedicará a la promoción de películas en el mercado chino.

En Rusia, los inversores chinos están principalmente interesados en los recursos energéticos. En el 2016, la compañía de petróleo y gas Itera vendió a la empresa china Grupo Winsway el 60 % del proyecto del desarrollo del yacimiento de carbón Apsatskoem, cuyos recursos se estiman en 2 000 millones de toneladas.

“Las compañías chinas están tratando de entrar en el mercado del petróleo y del gas ruso a través de la participación de capital en proyectos conjuntos. Por ejemplo, en el 2013, Rosneft firmó con Sinopeccontactos de exportación por 85 000 millones de dólares”, según el jefe estratégico de la compañía BSK-Servis, MaximShein.

Sin embargo, en los últimos años, la actividad china se ha desplazado hacia la tecnología de la información y la industria de los automóviles, señalan los expertos, poniendo como ejemplo, la adquisición por inversores de ese país del 64,9 % de las acciones de la empresa fabricante del primer Smartphone ruso YotaDevices. Y en el 2014 China empezó la construcción de una fábrica de autos chinos Haval, que entrará en servicio en 2018.(Tomado de Cubadebate)