Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Gobierno ruso exige control de precios en mercado de alimentos

El primer ministro, Dmitri Medvédev, exigió medidas de control sobre los precios en el mercado minorista de alimentos para evitar una cadena de especulación y una situación artificial

El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, exigió medidas de control sobre los precios en el mercado minorista de alimentos para evitar una cadena de especulación y una situación artificial, supuestamente relacionada con la devaluación del rublo.

Observó que pese a los rendimientos positivos de la cosecha en 2014 es apreciable la enorme presión sobre los precios, en mayor medida en la capital. Es necesario hacer el máximo de esfuerzo y de conjunto con los propietarios de las redes comerciales, los productores agrarios e intermediarios impedir un incremento infundado de los precios, insistió.

A mediados de diciembre el presidente Vladimir Putin instruyó al Servicio Federal Antimonopolio una inspección a los centros de expendio de gasoil y las cadenas de la red minorista de alimentos ante la espiral inflacionaria en esos dos rubros, en medio de una complicada situación en el mercado de divisas y de contracción del crecimiento de la economía rusa.

Medvédev opinó que el alza irracional de los precios podría relacionarse con el "margen de especulación", originado en una serie de factores económicos, incluida la coyuntura de volatilidad en el mercado de divisas, que mantiene en jaque al rublo desde  los últimos meses de 2014. El Primer Ministro encomendó un seguimiento de la situación en el mercado de alimentos en coordinación con el Servicio Antimonopolio, los órganos de seguridad y la participación de todos los gobernadores, dijo.

De acuerdo con datos preliminares del Comité Nacional de Estadísticas, los productos de la canasta básica se encarecieron en 15,4 % en el transcurso de 2014, y solo en diciembre los precios subieron en 3,3 %. En general, la inflación acumuló un alza de 11,4 %, el máximo registro desde la crisis de 2008, con un trasfondo muy negativo para el rublo y unas proyecciones a la baja de la economía nacional. Para el primer semestre de 2015 se espera un incremento de los precios entre 13 % y 15 %, con un saldo anual en el entorno de 10,9, según proyecciones de economistas.

El Gobierno de Moscú pronosticó una subida en el rubro de los alimentos en la capital en 10 % para el recién iniciado año, y sigue con atención la situación en el mercado de los medicamentos, en particular de los fármacos subsidiados para sectores socialmente protegidos por el Estado. (PL)