Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Plan europeo de inversiones entre optimismo y críticas

El Presidente de la Comisión Europea (CE), presentó dicho plan ascendente a 315 000 millones de euros en tres años

"Tras años de luchar para restaurar la credibilidad fiscal y promover reformas, ahora añadimos un tercer elemento: un plan de inversión ambicioso pero realista para Europa", expresó el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ante el pleno del Parlamento regional en Estrasburgo, luego de presentar un plan de inversiones ascendente a 315 000 millones de euros en tres años, noticia que ha dividido a líderes, parlamentarios, economistas y sindicatos del bloque.

El titular del Ejecutivo comunitario dio a conocer oficialmente el proyecto que ya había anunciado con anterioridad para enfrentar la falta de inversiones, las cuales han tenido una disminución de 15 % desde 2007. La iniciativa consiste en crear el llamado Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas, que estará gestionado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), será cofinanciado por esta entidad y la CE, y contará con 21 000 millones de euros como palanca para atraer 15 veces más dinero. A partir de ese impulso inicial, Juncker señaló que buscan conseguir más de 300 000 millones de euros, los cuales permitirían crear 1,3 millones de empleos y sumar entre 300 000 y 400 000 millones al Producto Interno Bruto.

Sin embargo, diputados de la Izquierda Unitaria, los Verdes y la mayor parte de los no inscritos criticaron la iniciativa, al considerarla una fantasía que pone el riesgo en lo público y los beneficios en lo privado. "La propuesta tiene solo palabras vacías", expresó Dimitris Papadimoulis, del primero de esos colectivos, quien manifestó que en la estrategia no se incluye ni un euro de dinero fresco. Con ello hizo referencia al hecho de que, para tributar al plan, Bruselas cuenta con un fondo propio de apenas 16 000 millones de euros provenientes del presupuesto, de los cuales solo 2 000 millones constituyen dinero nuevo, mientras que el resto son reasignaciones de otras partidas. 

Y en la siempre conflictiva Grecia, una huelga general nacional de 24 horas paralizó los servicios de vuelos, transbordadores, escuelas y hospitales por la presencia de manifestantes que marchaban por el centro de Atenas. La acción, en protesta por la prolongación de las medidas de austeridad, también interrumpió el transporte público en la capital griega, donde unas 30 000 personas participaron de dos manifestaciones.

El país experimenta dificultades para superar una crisis financiera que eliminó la cuarta parte de la economía y provocó un desempleo de 26 %, aunque entre los jóvenes alcanzó 60 % durante la crisis, desatada en 2009 luego de años de gasto fiscal sin control y alta evasión impositiva. Grecia depende de los miles de millones de euros de rescates internacionales de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional desde 2010. A cambio, ha tenido que reducir el gasto y aumentar los impuestos para reformar su economía.

Entre tanto, los mercados de carburante viven por estos días una gran expectativa sobre la reunión de la Opep que tratará las cuotas de producción, cuyo tema central será la modificación o permanencia de las mismas, a la fecha de 30 millones de barriles diarios (mbd), volumen que ratificó en su cita del 11 de junio de este año. Para Rusia, importante productor y exportador petrolero no afiliado al cartel con el que mantiene líneas de coordinación, la 166 reunión ministerial ordinaria del jueves último se ubicará lejos de algún acuerdo importante. La posición oficial rusa sobre su propia producción no fue informada, pero se estima que podría mostrar disposición a reducirla en unos 15 millones de toneladas al año. Entre los miembros que buscan disminuir cuotas se encuentran Irán, Nigeria, Venezuela y Ecuador, que enfrentan la oposición de Emiratos Árabes y Kuwait, con una posición no clara de Arabia Saudita, el principal productor del grupo.

(Fuentes: Prensa Latina, terra.com.co y starmedia.com)