Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Retrocede economía de zona euro 0,3 % este año

Esas previsiones macroeconómicas son el referente mediante el cual la Comisión Europea se sirve para constatar la situación económica de un país y para determinar si se le da más margen para que reduzca su déficit fiscal

El viernes pasado  la Comisión Europea (CE) estuvo enfrascada en preparar las perspectivas macroeconómicas de la zona euro y de la Unión Europea (UE) para 2013 y 2014, sobre la base de justificar, entre otros elementos, una relajación de los calendarios de corrección del excesivo déficit en España y otras naciones como Portugal, Italia y Grecia, fundamentalmente.

En sus últimas proyecciones de febrero último, Bruselas calculó que la economía de los 17 retrocedería 0,3 % este año y que habría que esperar a 2014 para que su PIB avanzara 1,4 %.

Esas previsiones macroeconómicas son el referente mediante el cual la CE se sirve para constatar la situación económica de un país y para determinar si se le da más margen para que reduzca su déficit fiscal, siempre que se haya cumplido con el esfuerzo estructural acordado y acometido las reformas necesarias.

Las proyecciones de la CE incluyen además de los datos de los PIB, las estimaciones de la evolución del desempleo y del déficit, entre otros, y permiten ver si los cálculos del Ejecutivo comunitario se ajustan a los realizados por los gobiernos. En el caso de España, la CE ya avaló el retraso de dos años, hasta 2016, del plazo para reducir el déficit por debajo de 3% del PIB incluido en el programa de estabilidad.

Mientras, en su más reciente informe sobre las perspectivas económicas de las Américas, el Fondo Monetario Internacional (FMI) anunció que los efectos derivados de los recortes fiscales en Estados Unidos pueden tener un impacto en las economías de América Latina.

El FMI dijo que, según las proyecciones, el crecimiento anual de Estados Unidos se desacelerará en 2013 por el llamado "secuestro del gasto" presupuestario, agregando un impacto negativo en la región, particularmente en México y América Central, que son los más vinculados a Estados Unidos  por el comercio y las remesas.

Desde agosto de 2011, el precio del oro se ha reducido alrededor de 35 %, y, posiblemente,  podría seguir bajando hasta los 1 000 dólares la onza si rompe a través de los  niveles clave de resistencia a los cuales se está acercando rápidamente.

Inicialmente impulsado por un retorno de los inversores al mercado de las acciones, en la actualidad esta caída se acelerará por el miedo de que la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) puede dar por concluido el QE 3 antes de lo esperado.

Varios factores han contribuido a la caída del oro, un mercado totalmente disociado de la ley de la oferta y la demanda y de los fundamentos. El declive del metal dorado no se justifica por los datos económicos estadounidenses, calificado de "algo positivo ", ni tampoco por del mercado físico. Las compras masivas de oro por parte de los bancos centrales y la creciente demanda en los mercados emergentes, en particular India y China, no han ayudado a los precios del oro.

Por último, los precios del petróleo abrieron con altas y bajas en los mercados internacionales, ante expectativas de crecimiento del sector laboral en Estados Unidos, mayor consumidor mundial de hidrocarburo.

En la bolsa de Londres los futuros del barril de petróleo tipo Brent del Mar del Norte, de referencia en Europa, para entregas en agosto se cotizó en 105,74 dólares, un alza de 20 centavos en comparación con el cierre de fin de semana.

Por su parte, el crudo estadounidense West Texas Intermediate (WTI) para entregas en igual mes perdió 11 centavos y se ubicó en 101,13 dólares la unidad de 159 litros. Mientras, la canasta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo se cotizó el jueves anterior en 102,39 dólares, tras escalar 15 centavos de respecto a la conclusión de la jornada anterior, informó el cártel. (Fuentes: www.businessreview.com.ec, lasegunda.com y PL )