Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Preocupa a la FAO alza en el precio de los alimentos

Del 15 al 22 de junio la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se reunirá en Roma para decidir y determinar sobre su programa, presupuesto y asuntos de manejo, ante el fenómeno del alza en los precios de los alimentos

La atención a la alimentación y la agricultura se ha recuperado un poco en los últimos años, pues la crisis de los altos precios de 2007-2008 elevó la conciencia sobre la importancia de la agricultura no solo para la alimentación sino también para la paz mundial”, informó Theodor Friedrich, representante en Cuba de esa agencia de la ONU.

Sin embargo, el funcionario reconoció que aún el precio de los alimentos continúa elevado, lo cual se agrava en los países subdesarrollados y, en especial, en el denominado Cuerno Africano (Kenia, Somalia, Etiopía, Eritrea y Yibuti).

A la hambruna y la sequía, considerada la peor en seis décadas se suma el aumento de los precios de los alimentos, los conflictos armados y el alto número de refugiados que huyen a causa de las guerras buscando una vida mejor en sus países vecinos. Los niños que viven en estos territorios son los más vulnerables a la crisis, que afecta a unos 18 millones de personas, de las cuales la mitad necesitan asistencia humanitaria urgente, entre ellos cerca de 2 millones son niños menores de cinco años.

La FAO prevé un aumento del número de personas que sufre hambre en el Cuerno Africano por el impacto de la sequía y los altos precios de la comida y el combustible. Los altos niveles de desnutrición crónica están muy extendidos en toda la región y más de 8 millones de seres requieren ayuda humanitaria con urgencia, fundamentalmente en Yibuti, Etiopía, Eritrea y Somalia, advierte el organismo.

Cuba y América Latina

Friedrich reconoció los avances alcanzados por Cuba y América Latina, que ha mostrado mejoras muy significativas en el combate contra el hambre.

“En la región hay más atención al tema de la alimentación y ha mostrado mejoras muy significativas en ese sector. Tenemos muchos países que han logrado reducir los niveles de hambre; empero, los retos son demasiado grandes actualmente en materia alimentaria en el orbe y nuestra organización puede guiar, dar lineamientos y asistencia sobre cómo enfrentar mejor los desafíos existentes.

“Una respuesta a la crisis económica mundial sería que los países dieran más importancia a la agricultura, a la producción local, nacional y regional para no depender tanto de la importación de alimentos”.

Al respecto Friedrich destacó el caso de Cuba, un país que considera un ejemplo de seguridad alimentaria porque “ha mantenido el suministro de alimentos a su población sin crear catástrofes de hambrunas”. No obstante, insistió en que “hay que seguir trabajando en aras de de disminuir la dependencia de la importación, sobre todo teniendo en cuenta que la Isla posee los recursos naturales para producir lo que necesita y hasta para exportar”.

El funcionario también destacó la gestión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), cuyos países miembros trabajan en el tema de la alimentación a través del apoyo mutuo. “Creo que aunque falta mucho por andar, existe material para sostener un optimismo de que todavía se puede hacer algo, se puede salvar el mundo en una forma justa y equitativa, pese a la difícil situación en zonas como África Subsahariana y la antes descrita en el Cuerno Africano”, agregó.

Acorde con el experto, técnicamente se puede mejorar la situación y destacó que una forma sería trabajar en la intensificación sostenible que permita reactivar el potencial productivo en muchas partes del mundo. ” Esperamos que con más apoyo político se produzcan cambios positivos en los próximos años. En este momento, yo no daría por perdida la batalla, vamos a seguir luchando, tenemos esperanza de lograr los objetivos”, aseveró Theodor Friedrich.

Rectificar distorsiones

Presidido por el General de Ejército Raúl Castro sesionó el pasado viernes una reunión del Consejo de Ministros para analizar las transformaciones en marcha que buscan mayor productividad y eficiencia económica.

En consonancia con ello, el vicepresidente del Consejo de Ministros Marino Murillo Jorge, consideró que "se requiere rectificar las distorsiones que han afectado los resultados económicos y urge poner en igualdad de condiciones a todos los productores, liberar las fuerzas productivas y propiciar su eficiencia".

Asimismo recordó que el Estado es propietario de 80 % de la tierra, mientras que 70,5 % del área agrícola total está en manos del sector cooperativo y campesino, ya sea como dueño o usufructuario. Las nuevas disposiciones concentran, sobre todo en las empresas estatales, renglones como los cítricos, los cultivos protegidos, las semillas registradas, la reproducción porcina, la genética de las especies y la ganadería bufalina.

“Estas producciones destinadas a satisfacer la demanda estatal planificada se controlarán mediante los contratos establecidos entre las partes”, aclaró Murillo, “y se autorizará que toda la base productiva, luego de haber cumplido las obligaciones pactadas, venda sus producciones a las personas naturales y jurídicas que considere".

La reestructuración también comprende la comercialización de insumos, equipamientos y servicios especializados, en aras de superar deficiencias en el método actual de asignación de recursos.

A tono con ello, el Consejo de Ministros certificó una política que propone pasar gradualmente de la asignación administrativa de insumos y equipamientos a métodos económicos que den acceso directo al mercado mayorista y minorista. Tal comercialización se ejecutará a precios sin subsidios y de forma liberada, y el gobierno adoptará medidas con el objetivo de evitar en lo posible un incremento de los precios que afecte a la población.

Precisamente para comprobar la factibilidad de esta nueva forma de comercialización, a partir del próximo año se realizará un experimento en el municipio especial de la Isla de la Juventud.

En relación con la necesidad de perfeccionar la producción y comercialización de pienso y subproductos industriales destinados a la alimentación animal, Murillo explicó que se adoptan medidas para desarrollar “un programa integral de inversiones, reparaciones y mantenimiento en la industria, el transporte, el almacenamiento de materias primas y otros, con el fin de darles respuesta a las demandas del plan de la economía”, concluyó el vicepresidente del Consejo de Ministros.