Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Los precios de alimentos podrían reaccionar violentamente e incrementarse

El índice de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación se encuentra debajo de un máximo de 238 puntos alcanzado en febrero de 2011

Los precios mundiales de los alimentos se estabilizaron en enero tras haber caído en los últimos tres meses, dijo la agencia FAO de Naciones Unidas, pero advirtió que las cosechas arruinadas por malas condiciones climáticas podrían causar abruptas alzas por la estrechez de las existencias de granos.

Los precios mundiales de los alimentos aumentaron a mediados de 2012, luego de la peor sequía registrada en Estados Unidos en más de medio siglo y por el clima seco en otros importantes países exportadores, lo que avivó los temores de que se produjera una crisis alimentaria similar a la ocurrida en 2008.

Pero los precios bajaron en 2012 debido a las expectativas de que una producción significativa en Sudamérica repusiera las estrechas existencias mundiales.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por su sigla en inglés), dijo que su índice de precios de los alimentos, que mide los cambios mensuales en valores de una cesta compuesta por cereales, oleaginosas, productos lácteos, carne y azúcar, promedió 210 puntos en enero, sin cambios desde diciembre.

La agencia con sede en Roma también elevó su estimación de la producción mundial de cereales en 2012 a 2,302 millones de toneladas, un alza de 20 millones de toneladas desde su proyección anterior.

Su pronóstico de las existencias mundiales de cereales al final de la temporada en 2013 se mantuvo sin cambios en 495 millones de toneladas, lo que será un 3 % a la baja de su nivel de apertura.

“Deberíamos esperar excelentes cosechas en 2013”, dijo el economista senior de la FAO, Abdolreza Abbassian. “Pero el clima podría ponerse negativo, y dado que ya estamos en una situación de estrechez, los precios podrían reaccionar violentamente e incrementarse”, declaró.

En enero, la recuperación de los precios de los aceites compensó los declives vistos en los cereales y el azúcar, afirmó la agencia en un comunicado.

El índice de la FAO se encuentra debajo de un máximo de 238 puntos alcanzado en febrero de 2011, cuando los elevados precios de los alimentos ayudaron a desatar protestas que llevaron a los levantamientos de la Primavera Arabe en Oriente Medio y el norte de Africa.

En el verano boreal del 2012, los precios de los alimentos comenzaron a subir hasta llegar a niveles cercanos a los registrados en 2008, cuando emergieron numerosos disturbios, algunos mortales, en varias naciones pobres. (Reuters)