Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Saborear el zodíaco

La Empresa Cárnica Tauro, se dedica  a la producción para el turismo y la venta en divisas y algunos surtidos especiales

La optimización en el uso de la materia prima,  la introducción de nuevos productos, el rescate de otros que en algún momento dejaron de producirse, y continuar el proceso de renovación tecnológica, están entre las prioridades de la Empresa Cárnica Tauro, según explicó Alejandro Valdés González, su director de producción.

Dicha entidad se dedica  a la producción para el turismo y la venta en divisas y algunos surtidos especiales, así como la comercialización de cerdo en el mercado interno.

Entre las principales producciones de esta empresa perteneciente al Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria (GEIA) se encuentran las carnes en conservas: embutidos, ahumados, picadillos y hamburguesas. En el caso de los surtidos hacia el sector turístico, indicó, están los cortes especiales de cerdo y de res y la amplia gama de embutidos.

Las provincias tributan hacia la capital productos y materia prima y Tauro -productora y comercializadora-, elabora y distribuye hacia los diferentes destinos, dijo Valdés.

Entre sus más recientes realizaciones se incluye un producto denominado Abrazo habanero, consistente en un conformado con dos lomos ahumados de cerdo y uno de res y que tiene -hasta la fecha-  como destinatario a la empresa Restaurantes Habana, que abarca a algunas de las más reconocidas casas de la capital cubana.

A su vez, explicó, han recuperado la producción de tasajo. “No es el acostumbrado, es un producto novedoso y  aporta más valor nutricional a los platos de la cocina cubana”, dijo.

Dentro de las empresas cárnicas que tributan a La Habana, “Tauro tiene tanta o más calidad en sus productos terminados, con elevados por cientos de carne en su formulación y niveles nutricionales, y gran calidad de las seleccionadas para su elaboración. Eso marca la diferencia en lo que hacemos. A pesar de las dificultades existentes con la tecnología,  hoy estamos recuperando surtidos que se hacían años atrás y queremos rescatar, entre esos, este tasajo, con menos costo y un tiempo menor de producción, así como un spam. Todo eso depende de la disponibilidad de materia prima”, destacó el Director de producción.

Tauro, con tres unidades empresariales de base (UEB) productoras: El Miño, La Española 1 y Abel Santamaría, así como un matadero, un frigorífico y una comercializadora, tiene entre sus proyecciones para 2019 tratar de aprovechar con eficiencia extrema la materia prima disponible y expandir en lo posible la gama de surtidos que sustituyen importaciones, satisfaciendo las necesidades de sus clientes. “Todos los productos tienen amplia demanda y no logramos cubrir todas las necesidades de los mercados”, apuntó.

Para llevar a la máxima expresión el control de la calidad, las industrias de Tauro se encuentran en diferentes fases de aplicación del sistema de control de puntos críticos, lo que impone una supervisión efectiva a lo largo de todo el proceso productivo y se traduce en mayor calidad e inocuidad de cada uno de los alimentos que elaboran, “como queremos que lleguen a nuestros clientes”.

Para conocer la aceptación de los diferentes surtidos en el sector turístico y la red de tiendas, la comercializadora realiza permanentemente encuestas y hasta ahora no se han recibido grandes quejas, ni reclamaciones.