Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Cuencas hidrográficas, proteger el todo y sus partes

La gestión integrada y sostenible de las aguas terrestres es el proceso de evaluación, planificación, uso y protección coordinada de este elemento, la tierra y los recursos relacionados, para maximizar el bienestar económico y social

La gestión integrada de los recursos hídricos, propuestas para mitigar el avance de la intrusión salina en Cuba, evaluación del impacto de las fuentes contaminantes en la calidad de las aguas, importancia de la protección de los recursos agua-suelos-bosques en el desarrollo local y experiencias de manejo en el mundo, fueron algunas de las temáticas abordadas en el II Taller de Gestión Integrada en Cuencas Hidrográficas, incluido en el programa de Cubagua H2O 19.

Con la participación de ponentes de  Colombia,  Cuba, Ecuador, España y Francia en el encuentro se intercambió acerca de la gestión integrada del recurso hídrico en la cuenca hidrográfica.

De acuerdo con Antonio Rodríguez Rodríguez, presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH),  no es posible tener un trabajo sostenible en el tema agua si no gestionamos todo desde esa perspectiva, por lo que el Consejo Nacional de Cuencas está trabajando en función de que realmente todo lo que se haga se gestione mediante las cuencas.

Entre otros temas, en el encuentro se analizó desde  la incidencia negativa de la migración rural en subcuencas, las vulnerabilidades frente a la contaminación de acuíferos, así como la conformación de un observatorio del agua en la cuenca Almendares-Vento, en la capital cubana.

Un amplio espacio se dedicó a diferentes herramientas para la planificación y la modelación hidrológica de cuencas con el empleo de diferentes software, hasta la elaboración de modelos digitales mediante las tecnologías de la informática y  el apoyo de los Sistemas Integrados de Gestión (SIG), para facilitar el manejo de las cuencas.

El uso del agua en la producción agropecuaria,  productividad y evaluación de la calidad, fueron otros tópicos analizados en el taller, dada la necesidad de una explotación sostenible de ese recurso en un sector económico con elevado consumo.

Con la legislación como respaldo

Los conceptos quedan claros en la Ley de las aguas terrestres, que establece que la gestión integrada y sostenible de las aguas terrestres es el proceso de evaluación, planificación, uso y protección coordinada de este elemento, la tierra y los recursos relacionados, para maximizar el bienestar económico y social, sin comprometer la salud o conservación de los ecosistemas vitales.

En su artículo 9, la ley indica que la gestión integrada de las cuencas hidrográficas se realiza aplicando los principios o instrumentos para su uso, aprovechamiento integral y racional, en función de satisfacer de manera sostenible las demandas de la economía, la sociedad, así como de la conservación y protección del medio ambiente, considerando las relaciones y sinergias entre sus componentes, expresión de las medidas de adaptación ante el cambio climático.

La legislación cubana establece que la cuenca hidrográfica es el área delimitada por la divisoria de las aguas superficiales y subterráneas que conforman un sistema hídrico, que las conduce a un río principal, lago, zona de infiltración o costa, según el artículo 8.1 de la Ley 124 de las aguas terrestres.

Las cuencas se componen y clasifican como subcuenca (área de un afluente secundario que tributa al río principal), microcuenca (área de afluente terciario que tributa al río principal de una subcuenca); compartida (cuando comprende más de una provincia) y de interés nacional, provincial y municipal, por su importancia económica, social y ambiental.