Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La mejor de las mieles

La Empresa Apícola Cubana (Apicuba) busca diversificar sus ofertas exportables con nuevos surtidos

La actividad más extendida de la agricultura cubana y la Isla, actualmente se halla en una etapa de desarrollo que tiene como propósito incrementar la producción y exportación de miel de abejas, además de la obtención de mayor valor agregado en función de las exigencias y necesidades de los distintos mercados.

Esa es, precisamente, la misión con la que a diario labora la Empresa Apícola Cubana (Apicuba), según explicó a Opciones Marta Casanova Cámara, directora comercial de esa entidad.

Apicuba -agregó- es la única empresa en el país que acopia y beneficia en tres plantas dotadas del equipamiento necesario, al tiempo que envasa en diversas presentaciones gracias a una línea automatizada. La miel se comercializa, tanto en el territorio nacional, como hacia el extranjero, por medio de las exportadoras Cuabexport, Cítricos Caribe, Labiofam S.A y Catec.

Dijo Casanova Cámara que Apicuba cuenta con más de 180 000 colmenas, las cuales tienen una capacidad para la producción de unas 8 000 toneladas de miel de abejas con la más exquisita calidad.

El principal destino de la miel cubana, aproximadamente 7 000 toneladas se exportan anualmente, es Europa, aunque también llega hasta Asia y América.

Precisó la directora comercial de Apicuba que la producción apícola nacional se ha desarrollado integralmente durante los últimos años a partir del aprovechamiento de los productos de la colmena, entre esos la jalea real, el polen y los propóleos; eso está imbricado directamente con la estrategia de diversificación.

Mediante la participación de Apicuba en la edición 36 de la Feria Internacional de La Habana persiguen promover el interés de ir modificando el formato de exportación de la miel cubana, que hoy se comercializa en bidones de 300 kilogramos, de mieles a granel a mieles que puedan ir directamente a supermercados y estanterías, puntualizó Marta Casanova Cámara.

“Tenemos la posibilidad de contar con la miel, no solo envasada en pomos de vidrios, sino en otros ocho formatos distintos y con diferentes gramajes (desde 19 hasta 1 500 gramos). A esto se suman los seis complementos nutricionales, todos en formas  naturales y combinaciones de productos de la colmena, que dependiendo de las mezclas es su acción sobre el organismo”.

Dar un producto terminado -remarcó- es lo que quiere priorizar nuestra empresa de cara al cliente final, lo cual es fundamental para diversificar nuestros surtidos e ir pasando de proveer materias primas a entregar un producto terminado con un alto valor agregado y avalado por los más altos estándares y normas  de calidad cubanas e internacionales para que sean competitivos en el mercado.