Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Hacer realidad los sueños

De alcance nacional, se distingue por su larga experiencia en la producción de chocolatería y derivados de la harina

Galletas, sorbetos, caramelos, huevitos y africanas con sello Hecho en Cuba, están en la memoria afectiva de cubanas y cubanos. Con el envejecimiento de la industria, algunos son solo recuerdos. Sin embargo, la Empresa de Confitería y Derivados de La Harina (Confihar), trabaja para hacer de ese mundo de sueños nuevamente una realidad.

“Nos dedicamos a la producción de pastas alimenticias -cortas, largas, fideos y frescas-, con destino a la canasta familiar, el consumo social y a las cadenas de tiendas, mercados y el turismo, con galletas y confituras,  una relativamente amplia gama de productos de la confitería, pese a la obsolescencia del equipamiento industrial”, explica Ruth San Juan Valle, directora de ventas de la empresa.

Creada desde 2011 tras la fusión de empresas pertenecientes a la antigua Unión Confitera, tiene alcance y cuenta con Unidades Empresariales de Base (UEB) distribuidas a los largo del país: Derivados de la harina Gamby, Chocolatería y derivados de la harina Guamá, Pastas alimenticias Vita Nuova y Cienfuegos, Confiteras Caibarién y Camagüey, Pastas y caramelos Santiago de Cuba, Derivados del cacao Baracoa y Aseguramiento y transporte.

La red de fábricas produce indistintamente confituras como sorbetos, africanas, caramelos, huevitos, galletas, refrescos y spongerusk, de las marcas Baconao, La Estrella, Siré, Guaní, Pinocho, Carola, Guamá, Parisina y Candy heart.

Con medios propios

Desde hace algún tiempo, en el sector se ha trabajado por buscar soluciones para llegar a los consumidores con la mejor calidad posible y se desarrolla un proceso para mejorar la imagen de las industrias de la empresa a lo largo del país, porque una buena presencia te abre al mundo, dice San Juan.

En estos momentos, la única planta procesadora de cacao del país, ubicada en Baracoa, la ciudad primada de Cuba, se encuentra en un proceso de inversión que se extiende  durante el segundo semestre de este año hasta el primero de 2019, que una vez concluido permitirá disponer de un coloso para el procesamiento del cacao y el chocolate, que tiene como salidas la cocoa, licor, manteca, requeridos en diferentes derivados. “Esperamos que sea algo asombroso y nos posibilite llevar el chocolate al país entero”.

Aparte de las entregas para las elaboraciones de Confihar, suministran materia prima a entidades como Stella y al Instituto de Investigaciones de la Industria Alimentaria, también productores de bombonería y el procesamiento del chocolate.

Abiertos al mundo

Además de las pequeñas inversiones propias, escuchan proposiciones de capitales que quieran incorporarse a una industria con 2 500 trabajadores, con larga experiencia, amplios conocimientos de la alimentaria y un alto sentido de pertenencia. 

“Estamos abiertos a procesos de inversiones que propicien el mejoramiento y modernización de las industrias de pastas largas, así como al desarrollo de la confitura y la galleta”, sostiene la joven directora. Una de las Unidades Empresariales de Base, Caibarién, ultiman detalles dentro del proceso de negociaciones para una inversión extranjera, lo que permitiría una mejora enorme y elevar las producciones.

Existen varias oportunidades de negocios para la inversión extranjera: desarrollo de confituras, galletas y caramelos en La Habana (Guamá) y Santiago de Cuba y producción de pastas alimenticias en Vita Nuova (La Habana), Santiago de Cuba, Caibarién y Camagüey.

“Nuestros productos resultan muy necesarios para el país, pues tienen amplia demanda y ahora es preciso importarlos, pues la industria no está en condiciones de satisfacer las necesidades existentes en diversidad y cantidad. El aporte de capital  foráneo daría la posibilidad de elevar las producciones y con eso, llegar al mercado como quisiéramos y hacer un necesario aporte a la sustitución de importaciones”, precisó.

“Si se pudiera invertir en cada rinconcito, eso sería maravilloso, y eso es en lo que estamos trabajando: buscar financiamiento  e insertarnos en el mercado para seguir avanzando. Varias firmas extranjeras han expresado su interés por invertir en algunas de las industrias, entre estas Vita Nuova, por lo que estamos en el proceso del estudio de factibilidad”, destacó.

Por otra parte,  buscan ofertas para la adquisición de máquinas para caramelo, de manera que esos surtidos puedan reaparecer. Pese a las dificultades tecnológicas, la calidad se mantiene, solo que antes había más variedad, reducimos los problemas con el equipamiento, “por lo que nos hemos concentrado en propuestas específicas que el mercado demanda, pues es mejor poco, pero bueno”, opina la directora de ventas.

En el camino hacia la recuperación, han rescatado algunos productos de alta calidad, entre estas la marca de galletas Parisina,  para insertarla en el mercado, dada la necesidad del país de diversificar las ofertas.

Justo por eso y con su sentido de pertenencia como aval, entre los objetivos esenciales de Confihar se encuentran cumplir los compromisos para los diferentes mercados, con prioridad al consumo social, acelerar la búsqueda de inversionistas foráneos, de cara al mejoramiento del equipamiento y con eso, incrementar la sustitución de importaciones, “que tanta falta nos hace como país”.