Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Tecnoazúcar se presenta en grande

Muestra a sus clientes el atractivo cambio de envases de diseño de etiquetas de los rones Mulata y el lanzamiento de las nuevas marcas Vacilón y Conde de Cuba, de amplia gama, entre otras novedades

La empresa comercial Tecnoazúcar, como es tradicional, trajo a Fihav 2016 una variada muestra de sus producciones, con destaque en la gama de rones que presentan imagen superior del envase y etiquetas, cambios que imponen la diferencia para distinguir y acompañar la reconocida calidad de todos los surtidos que esta organización distribuye en Cuba, la cual también gana espacios en el mercado internacional.

Pedro Harenton Martínez López, director comercial de esta entidad, del Grupo Empresarial Azcuba, expuso los cambios en el diseño de presentación del Ron Mulata en toda su gama (Silver Dry, Añejo Blanco y los añejos 3, 5 y 7 Años, y Reserva Real), envasados ahora en botellas y etiquetas de distintivo acabado, coronado con tapa de mayor seguridad, elementos que sin dudas contribuyen a mejorar considerablemente su imagen.

Subrayó que “con este diseño totalmente diferente pretendemos lograr un producto más atractivo, siempre unido al estándar de calidad que nos distingue, con el fin de consolidar su comercialización en el mercado cubano y continuar avanzando en el extranjero, donde proyectamos planes de desarrollo de inmediato, mediano y largo plazos, muy especialmente con el Ron Mulata, marca de sostenido crecimiento.

“Igual ascienden las exportaciones del Ron Santero -producto también insigne de la organización junto a la marca Mulata-, cuya evolución continuaremos promoviendo unido con los nuevos sellos que se incorporan a nuestra carpeta comercial:  los rones Vacilón (aguardientes y rones de 3, 5 y 7 Años) y Conde de Cuba (en  7 y 15 Años), para satisfacer de igual forma a clientes exigentes, los cuales estamos lanzando en esta Feria de La Habana”.

La gama de la marca Vacilón se produce en la destilería del central Heriberto Duquesne, de la colonial ciudad de Remedios, en la provincia de Villa Clara, mientras el Conde de Cuba se elabora en la bodega del central Melanio Hernández, del batey de Tuinicú, Sancti Spiritus, ambas fábricas con larga y frúctifera experiencia en la entrega de rones y aguardientes de alto estandar de calidad.

Tales productos, en sus diversas formas, se destinarán a segmentos bajo, medio y medio alto del mercado, en interés de complacer un amplio abanico de consumidores, a la vez que proyectan la salida más adelante del Ron Vacilón 25 Años, fabricado por la planta Heriberto Duquesne, que ya entrega el Mulata 25 Años, “donde hay solera y respaldo suficientes, para lograr estos rones”, subrayó Martínez López.

Sobre la marca Santero -que ya tiene el añejo 11 Años-, anunció que pronto incorporará a su gama el 15 Años, “por tanto, esta es la edición de la Feria de La Habana donde más productos novedosos en materia de rones ponemos a disposición de los actuales y potenciales clientes cubanos y foráneos”.

Al respecto, el directivo significó que este año Tecnoazúcar duplicó sus exportaciones históricas de rones, especialmente hacia mercados  competitivos de Europa, Asia y América Latina, donde las marcas que distribuye esta empresa tienen presencia y se incrementa su demanda por los consumidores.

Igual crecen las ventas al mercado exterior de otros rubros de Azcuba comercializados por Tecnoazúcar, entre estos alcoholes; a la vez que se garantizan las entregas de productos básicos destinados al consumo nacional (azúcar); también de derivados de la caña para la alimentación animal y otros como el fitomás (elaborado orgánico bioestimulante, que favorecen el cultivo de la gramínea), cuya exportación se potencia actualmente.

Martínez López dijo que de forma general su empresa tiene un cierre económico saludable, con crecimiento marcado en las exportaciones de diversos derivados del azúcar, junto al desarrollo de otras fabricaciones, entre las que destacan los caramelos duros y blandos,  para contribuir a la disminución de las importaciones, área donde se acometerán inversiones para multiplicar en los próximos años las capacidades fabriles.