Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Conquista River Plate Copa Libertadores

Por tercera en su historia, el once Millonario se alzó con el trofeo tras vencer 3-0 al club mexicano Tigres

Una bulliciosa hinchada colmó el estadio Monumental e hizo estremecer la barriada porteña de Núñez, luego de sonar el pitazo final que convirtió al River Plate en merecedor de su tercera Copa Libertadores. Recordemos que los gauchos se alzaron con el máximo regional trofeo en 1986 y en 1996, en ambas ocasiones frente al elenco colombiano América de Cali. 

Poco antes de concluir el primer tiempo, en el minuto 44, Lucas Alario marcó el tanto de la apertura de cabeza, y a los 30 minutos del tiempo final, Carlos Sánchez marcó el segundo de penalti, mientras que Ramiro Funes Mori sentenció el tercero, también de cabeza, al minuto 81.  Este fue el partido de vuelta luego que los dos conjuntos empataron a cero hace una semana en el estadio mexicano de Monterrey.

Cabe destacar que una noche tormentosa, con espesa lluvia, no fue óbice para que unos 61 000 aficionados colmaran el Monumental como tampoco que al término del partido, miles de hinchas se volcaran a las calles para celebrar la victoria.

Para Matías Biscay, quien fuera ex defensor y mediocampista de siete partidos con el River, devino ahora el DT que guió a la victoria al equipo porteño, en sustitución de Marcelo Gallardo, expulsado en el choque de ida en Monterrey. Gallardo, que debió ver los toros desde la barrera, de todas formas bajó a la cancha a disfrutar el triunfo del equipo que ha articulado y que pasados varios minutos de la medianoche se convirtió en el Rey de América.

Por el Millonario vencedor alinearon Marcelo Barovero, Camilo Mayada, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori; Leonel Vangioni, Carlos Sánchez, Matías Kranevitter, Leonardo Ponzio, Nicolás Bertolo; Lucas Alario y Fernando Cavenaghi. Mientras, los Tigres –que derrocharon garras y fuerzas- fue su primera incursión en la final de una Copa Libertadores, en la que solo pudieron alcanzar con anterioridad unos cuartos de final en 2005.

Fue una noche feliz para el fútbol argentino que necesitaba un triunfo en un evento internacional luego de perder dos finales consecutivas en importantes certámenes, en el Mundial de Brasil 2014 ante Alemania y en la Copa América 2015 frente a Chile. (S.E.)