Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Ardió Munich a favor de los “Merengues”

Del Allianz Arena el único que emergió incólume de las llamas fue el Real Madrid, gracias a los 4 goles con que sentenció al Bayern de Munich

El director técnico del Real Madrid, el italiano Carlo Ancelotti, le ganó la pulsada a  su homólogo Pep Guardiola cuando este martes la lección fue mucho más abrumadora que lo ocurrido durante los 90 minutos de juego en el Santiago Bernabeu (1-0 a favor de Ancelotti), y definitivamente los colocó a las puertas de su Décima Copa de Europa el venidero 24 de mayo en Lisboa. .

Ahora no solo los Merengues frenaron el ataque de su rival otros noventa minutos, sino que encima se comportó como un auténtico vendaval ofensivo, mezclando el control del balón con letales contragolpes, para liquidar la eliminatoria en poco más de media hora.

Los dos primeros, en cuatro minutos -en el 16 y en el 20- resultaron muy parecidos: uno en saque de esquina y otro tras un centro de falta, y tuvieron por rematador a Sergio Ramos, que con ese doblete de cabeza se resarció al fin de aquel penal que mandó al limbo hace dos años en otra semifinal ante los alemanes. De ahí que al término del encuentro, el centro andaluz dijo: “La Champions me debía una, sobre todo contra el Bayern”.

Con la eliminatoria resuelta, pues el 2-0 obligaba a los locales a marcar 4 dianas, faltaba todavía la exhibición de Cristiano Ronaldo, quien remató al minuto 34 con total parsimonia una obra maestra del contraataque, tras una buena combinación de la BBC, con Karim Benzema y Gareth Bale.

El C7 aun se lució en los finales del encuentro con otra genialidad: un gol de tiro libre que filtró por debajo de la barrera para proclamarse dueño absoluto del récord de goles en una edición del certamen europeo, con 16, tras deshacer el empate a 14 que sostenía con Lionel Messi (2011-2012) y el brasileño del Milan José Altafini (1962-1963).

Por ahora el Real Madrid emergió saludable del reciente infierno vividor: con 19 derrotas, seis empates, solo dos victorias y 63 goles en contra en sus visitas a Alemania, el elenco español nunca había ganado en la casa del Bayern.

Nadie sabe qué pasará en la final ante el rival que emerja este miércoles de la otra semifinal entre el Atlético de Madrid y el Chelsea, pero —aunque no pueda contar entonces con una piedra angular en su mediocampo como Xabi Alonso, por acumulación de tarjetas— lo más seguro es que el Madrid, tras reducir a cenizas a su Bestia Negra, sueñe ahora mismo con soplar las velas de su ansiada “Décima” en el Estadio Da Luz de Lisboa, doce años después de haber conquistado la Novena con aquella mágica volea de Zinedine Zidane. (S.E.)