Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

En magnífica forma Leinier Domínguez y Lázaro Bruzón

En los primeros cuatro meses de 2012, los dos principales ajedrecistas cubanos han cosechado importantes triunfos como el Campeonato ruso de ajedrez por equipos en el caso de Reinier, o el triunfal debut del tunero en el Campeonato Iberomaricano

En la lid europea disputada en la ciudad de Loo, el ídolo de Güines –cuyo ELO alcanza hoy 2 730 puntos- y único representante por Latinoamérica concluyó con cuatro unidades de siete posibles, al igualar con su homólogo chino Hao Wang (ShSM-64), aunque su armada no pudo pasar de un abrazo a tres unidades y ver cómo se le esfumaba el título, ganada por el equipo Club Tomsk-400 donde milita Reinier. Sergey Karjakin y Dimitry Gordievsky, del equipo Orienta-Moscú, ambos con cuatro éxitos y tres empates, resultaron los trebejistas de mejores resultados con 5.5 puntos.

Mientras, en la lid iberoamericana ventilada en Quito, Ecuador, nuestro representante, principal favorito para llevarse la corona gracias a sus 2 694 puntos ELO, derrotó en su estreno del Iberoamericano al argentino Rubén Felgaer (2 564) en 50 lances de una defensa Eslava llevando las piezas blancas y mostrando absoluta superioridad desde el principio.

En el grupo A donde figura Bruzón también obligaron a inclinar el Rey contrario el local Brayan Macías (2 382) y el venezolano Rafael Prasca (2 420. En los restantes tres segmentos hexagonales, el peruano Julio Granda (2 640), el brasileño Rafael Leitao (2 623), el mexicano Manuel León Hoyos (2 569) y el español Iván Salgado (2 621) respondieron a lo esperado, en tanto la sorpresa de la jornada estuvo a cargo del brasileño Gilberto Milos (2 593), actual monarca, frente al portugués Jorge Ferreira (2 339), cuando este último le negoció tablas.

En el presente torneo Iberoamericano las eliminaciones son por el sistema de todos contra todos y solo los líderes y los dos mejores segundos lugares de cada llave tendrán presencia en el grupo principal de la siguiente etapa, en la que se discutirá la corona. (S.E.)