Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Noche de merengue en Liga de Campeones

Dos años después de que Florentino Pérez estremeciera el mercado con los millonarios fichajes de Cristiano Ronaldo, Kaká y Benzema, el Real Madrid juntó por primera vez en un duelo oficial los goles de estos jugadores para vencer al Ajax holandés en la Liga de Campeones

Para los amantes de las cábalas, el hecho pudiera ser el inicio de una historia gloriosa que tendría en la conquista de la décima Champions su mejor epílogo. Y mientras miles de seguidores del club blanco ya sueñan con el comienzo de la resurrección del brasileño Kaká, los no pocos seguidores de Mourinho celebraron el fin del destierro del estratega portugués, quien dictó las órdenes desde un privilegiado palco del Bernabéu, ajeno a la constante persecución de las cámaras de televisión, según refiere el sitio web de Juventud Rebelde.

Sin embargo, para todos quedó otra soberana muestra de que este Real Madrid rueda cómodo sobre la carretera del grupo D. Eso sí, todavía le cuesta poner las velocidades. Como el pasado sábado ante el modesto Rayo Vallecano en la Liga, o antes frente al Getafe, tardó más de lo esperado para imponer su elevado rango. Primero, porque no encontraba el modo de colocar la mira, y luego por más de una falla en el percutor.

No es un secreto que cuando al Madrid se le alinean los “astros” se alumbra el firmamento. Sucedió en el primer gol, cuando la constelación se unió al ritmo de un manojo de certeros toques antes de que Cristiano Ronaldo acuñara la marca de la casa.

Quedó tiempo para otras dos “joyitas”, pero pudieron ser más. No se echó a ver la falta de puntería porque el rival se desinfló en el trayecto, y solo presionó con un cabezazo que provocó las mejores artes de Casillas. Ya con el botín a buen recaudo, hubo minutos para el estreno de Altintop. Fueron apenas seis, pero también contaron para terminar con la deuda pendiente de la enfermería blanca en esta noche de buenos arranques.

Algunos grandes sufren

La jornada de este martes sirvió además para ver cómo algunos favoritos, aunque con desenlaces diferentes, sufrieron más de lo esperado para salvarse del fracaso.

Por ejemplo, el Manchester United inglés apenas pudo pasar de un empate 3-3 frente al modesto Basilea suizo en el grupo C. Mientras, el Inter italiano, guiado ahora por Ranieri, tuvo que emplearse a fondo para someter por 3-2 al CSKA Moscú en la llave B.

El que sí hizo valer su casta fue el Bayern de Múnich alemán, que en el segmento A derrotó por 2-0 al Manchester City inglés. En esa misma llave, el Nápoles italiano venció por 2-0 al Villarreal español, diez años después de su último triunfo en Champions.

Asimismo, el Benfica portugués superó por 1-0 al Otelul Galati rumano, y el Trabzonspor turco y el Lille francés igualaron 1-1, en duelos correspondientes a los grupos B y C, respectivamente.

Finalmente, el Olympique de Lyon francés venció por 2-0 al Dinamo de Zagreb en el grupo D.