Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Neurys Delgado prefiere las sorpresas

Entrevista con el GM cubano Neurys Delgado

Entrevistar al GM cubano Neurys Delgado constituye un placer para cualquier reportero, debido a su inefable costumbre de dar respuestas precisas y concluir luego la conversación con un inesperado jaque mate.

En realidad, aunque intenta negarlo, el ajedrez forma parte del aire puro que respira este joven nacido hace 23 años en Bayamo, la ciudad monumento de Cuba, y radicado hace más de un lustro en la capital de esta Isla.

La oportunidad de conversar con el talentoso ajedrecista fue casual.

–¿Satisfecho con el torneo Moncada?

–Imagínate, el triunfo es muy importante para mí porque a pesar de ser Gran Maestro es muy difícil ganar torneos como estos.

–¿Próximos compromisos en el ajedrez?

–Este mes debo jugar en Costa Rica un fuerte torneo internacional con la participación de no menos de diez Grandes Maestros y luego el Panamericano individual, en pos de conquistar una de las nueve plazas para el Campeonato Mundial.

“En octubre tengo la Copa del Mundo por equipos donde participan los cinco primeros lugares de la Olimpiada de Ajedrez y los mejores de cada continente y el año que viene el Capablanca in memóriam, el torneo más fuerte de Cuba.

“Luego viene el Campeonato Nacional, un tremendo reto frente a figuras como Lázaro Bruzón y Leinier Domínguez, y para mayo de 2006 la Olimpiada de Ajedrez por equipos en Turín, otro reto para nosotros, porque tenemos el compromiso de igualar o mejorar el séptimo lugar alcanzado en la pasada edición”.

–¿Por qué si hace dos lustros un GM con ELO de 2 500 estaba entre los cien mejores del orbe, ahora cuesta aparecer en el ranking?

–Bueno, eso es un tema bien complejo porque evaluamos dos niveles distintos, ya que hace 20 años la cantidad de torneos para lograr normas de GM era muy pequeña y la FIDE era más rigurosa en la selección, ni siquiera había la regla de los 2 500 puntos de ELO.

–¿Hablas acaso de un boom en el ajedrez?

–Efectivamente, existe sobre todo en Europa, con un crecimiento increíble. Le han dedicado mucho tiempo y solo en España, por ejemplo, se celebran más de cien torneos cada año y eso ayuda mucho a la difusión del juego ciencia.

–¿Como el caso de Topalov?

–Si, el GM Vaselin Topalov, por ejemplo, es un jugador que ha ganado casi todos los torneos en España y eso mismo lo llevó a la élite sin salir de ese país.

“Te digo más. En estos momentos hay muchos torneos internacionales en el mundo y podemos jugar muchísimo más que ayer, incluso países como China y la India, donde hay muchos jugadores talentosos, se han beneficiado con esta proliferación de torneos”.

–¿Son suficientes, visto así, los torneos de ajedrez en Cuba?

–Se han ido rescatando, aunque hubo una época en la cual prácticamente desaparecieron, con excepción del Capablanca y el Guillermo García, que han podido mantenerse, pero de todas maneras, son todavía insuficientes y podríamos tener tres o cuatro más.

–¿Acaso hay déficit de buenos torneos en el mundo?

–En realidad, es muy difícil en la actualidad participar en buenos torneos y los organizadores de los mismos prefieren invitar a jugadores con más de 2 600 puntos de ELO, pero, incluso, aun con 2 620 y 2 660 ELO, si no tienes buenas relaciones con grandes ajedrecistas para que te inviten, puedes ser en un jugador más.

–¿Los GM cubanos Leinier y Bruzón están en esos casos?

–No. El caso de Leinier parte de su actuación en el Campeonato Mundial individual, donde logró un brillante desempeño y se da a conocer como un ajedrecista de altísima talla y eso lo aprovechan los organizadores de torneos para invitarlo.

“Aparte de eso, el juego de Leinier tiene algo muy interesante y es su vistosidad y belleza y eso abre oportunidades para ser invitado a torneos élites”.

–¿Y Bruzón?

–En el caso del GM Lázaro Bruzón, luego de su formidable actuación en un torneo de mucho prestigio mundial, su nombre suena por dondequiera y esto le trae también oportunidades de ser invitado a prestigiosos torneos.

–¿Aspiras a reeditar tus actuaciones más recientes?

–Bueno, ese desempeño es bien difícil sobre todo si en la pasada Copa del Mundo jugué en el sexto tablero del equipo cubano y cuando más, jugaba en cuarto lugar, pero ahora estaré en el tercer tablero y significa que en los descansos del uno y el dos, debo ser segundo y hasta primer tablero del equipo.

–Es bueno ¿no?

–Claro que es bueno, pero no es lo mismo enfrentar al primer tablero de Rusia o Ucrania o Georgia, que son jugadores muy fuertes y tienen una media de ELO superior a mí en 60 y 70 puntos, como mínimo, pero trataré de esforzarme al máximo.

–¿Qué piensas del título de campeón mundial algún día para Cuba?

–Me parece bastante difícil por ahora. Estuve leyendo las declaraciones del GM Vasili Ivanchuk y dice que en el caso de Bruzón, si tuviera un buen equipo de trabajo podría no solo ubicarse entre los diez primeros del mundo, sino incluso, obtener la corona de campeón mundial.

–¿Entonces, por qué el escepticismo?

–Es que el ajedrecista con esas aspiraciones debe tener un buen equipo de trabajo, bien serio, con buena planificación de juegos y el apoyo todo el tiempo, buscándole torneos y ayudándole en la preparación de sus aperturas y esto no es tan fácil.

–¿Cuáles son tus sueños?

–Llegar a acumular 2 600 puntos de ELO y más, aunque me faltan 20 puntos. En realidad, no debe de ser el ELO lo más importante para un ajedrecista, sino su superación, jugar cada vez mejor.

–¿Esos son todos tus sueños?

–También ganar un campeonato nacional en mi país, algo bien difícil con Leinier y Bruzón en el medio, pero es un meta digna para imponerse cualquier ajedrecista.

–¿Entonces, te preparas para ese momento?

–Mira que es una contradicción, porque uno de los peores defectos de mi vida es el poco tiempo que dedico al ajedrez y ni siquiera he creado hábitos de estudio y me complico mucho a la hora de estudiar.

–¿Por qué esa contradicción?

–Bueno, uno necesita condiciones y dedicación para el ajedrez y tengo que ponerle más tiempo si pretendo seguir superándome y no las apenas cinco horas semanales de entrenamiento.

“Además, mi esposa está embarazada, a punto de parir y espero tener mi primer hijo, y eso me lleva prácticamente todo el tiempo”.

–¿Hablas de la Maestra Internacional Yanier Marrero?

–La única, por supuesto, y con ella trato de entrenar, pero es complicado y aunque somos la única pareja activa en Cuba, el ajedrez te roba el tiempo. Vivo ahora en La Habana y me gustaría muchísimo estar en mi provincia de Granma, pero soy profesor de la Universidad de las Ciencias Informáticas en ajedrez y vicepresidente, junto a mi esposa, de la Cátedra Honorífica de Ajedrez.

–¿La vida es para ustedes un juego de ajedrez?

–Nada de eso. Preferimos las sorpresas de cada día y las alegrías de cada momento. Calcular todas las jugadas en la vida no es tan bueno y hay que dejar margen a la improvisación para salvarnos de la rutina.

–¿Entonces, tu hijo será ajedrecista como los padres?

–No.