Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Antonio Pacheco comenzó muy bien como manager

Pacheco, ganador de dos medallas de oro olímpicas como jugador, estuvo al frente del elenco de Santiago de Cuba, que se coronó por sexta vez campeón nacional de béisbol al doblegar al Habana 2-1

El santiaguero Antonio Pacheco se convirtió en el undécimo director que debuta con un título en los campeonatos cubanos de béisbol, al vencer su equipo al Habana en el sexto juego de la final perteneciente a la XLIV Serie Nacional.

Pacheco, ganador de dos medallas de oro olímpicas como jugador, estuvo al frente del elenco de Santiago de Cuba, que se coronó por sexta vez campeón nacional al doblegar al Habana 2-1 en un emotivo partido, cuya decisión llegó en el final del noveno episodio.

El ex capitán de la selección nacional, de 40 años de edad, se unirá a Fermín Guerra, ganador de la primera edición con Occidentales, en 1962, además de Carlos Gómez, quien se alzó con la corona en 1976 en el puesto de mando de Granjeros.

Servio Tulio Borges, durante varios años al frente de la selección nacional, también se inició con triunfo en 1969 al frente de Azucareros.

Pedro Jova, otrora integrante de los equipos nacionales, se estrenó con el título en 1993 con Villa Clara, equipo con el cual sumó otras dos coronas consecutivas.

También levantaron trofeos máximos en su inicio Miguel Angel Domínguez (Henequeneros-1970), Cándido Andrade (Sancti Spíritus-1980), Jorge Fuentes (Vegueros-1982) y Pedro Medina (Industriales-1995).

El último de los debutantes con campeonatos en su palmarés fue el pinareño Alfonso Urquiola, en 1998.

El más ganador de todos los directores en series nacionales es el pinareño Jorge Fuentes, estratega de Vegueros y Pinar del Río, quienes vencieron en cinco oportunidades bajo su mando.

Después, el ya fallecido Ramón Carneado e Higinio Vélez, al frente de Industriales y Santiago de Cuba, respectivamente, alzaron el banderín en cuatro ocasiones.

Pedro Jova, con tres coronas, marcha en el tercer puesto, en tanto un grupo numeroso archiva una dupla de banderines.

Pacheco se hizo cargo de Santiago de Cuba después de comenzada la serie, tras regresar de Japón, donde militó en un club amateur como jugador.