Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Lecuona, gran pianista, compositor y empresario

Este mes se cumplieron 120 años del nacimiento del más universal de nuestros músicos

El hasta ahora más universal de los músicos cubanos, Ernesto Sixto de la Asunción Lecuona y Casado, más conocido como Ernesto Lecuona, hubiera cumplido el pasado seis de agosto sus 120 años de vida.

Nació en Guanabacoa, una localidad cercana a la capital cubana y se cuenta que desde niño hizo sus primeros acercamientos al piano de la mano de su hermana Ernestina, 14 años mayor que él.

A la temprana edad de cinco años, sorprendió a amantes de la música y críticos cuando ofreció su primer recital, ejecutando un programa de piezas sencillas, aprendidas de haberlas escuchado a sus hermanas las que eran estudiantes de piano y de bandurria.

La revista El Fígaro se hacía eco de esta presentación en su edición del 13 de enero de 1901: “A los cinco años realiza el niño Ernesto esta maravilla, toca con seguridad y rara vez se equivoca. Su ejecución es grande y su buen gusto y finura son cosa notable…”.

Con ocho años matriculó en el Conservatorio de Carlos Alfredo Peyrellade. Impresionado el destacado profesor Joaquín Nin con las facultades del muchacho, se ofrece para ser su maestro.

Ocho meses estudió con Nin quien al regresar a París dejó a su alumno en manos de otro gran músico, el cubano-holandés Hubert de Blanck.

A los diez y ocho años se graduó de piano, teoría y solfeo con medalla de Oro. En 1916 consigue una beca en Estados Unidos para recibir clases magistrales del profesor Ernesto Berumen y allá hace su primera presentación en el Aeolian Hall de Nueva York

Una característica interesante de Lecuona, aparte de su innegable talento artístico, era su innato sentido para los negocios. Fue pianista acompañante de las películas silentes en los cines Parisién, Turín y Testar con sólo doce años de edad, dirigió y tocó el piano de la orquesta que acompañaba al grupo de teatro bufo Arquímedes Pous así como también en el Circo Santos y Artigas.

En la década del 20 organizó su propia compañía lírica con la que ofreció operetas, revistas y zarzuelas y como empresario teatral se asocia con Carlos Primelles, este último como libretista.

En esa época asistía a una peña de artistas en el Paseo del Prado número 119 donde se vendían partituras e instrumentos musicales. Allí Lecuona, además de promocionar sus creaciones, instaló un pequeño taller donde perforaba rollos para pianos-pianola, oficio que aprendió muy bien.

Esta veta empresarial lo llevó a contratar para actuar en La Habana al cantante José Mojica, famoso por aquellos años de principios de 1930, así como tiempo después a fundar una orquesta, Lecuona Cubans Boys”, con músicos destacados como el pianista Armando Oréfiche. En 1936 contrató al mexicano Pedro Vargas, el tenor de las Américas.   .

Voces nuevas como las de Rita Montaner, María de los Ángeles Santana y Esther Borja, Bola de Nieve, entre otros,  contaron con el apoyo del maestro para ayudarles en su desarrollo musical a partir de sus facultades naturales.

El artista

Una breve síntesis de su labor como creador nos refleja una variada autoría de composiciones populares e instrumentales, en las primeras con versos de Gustavo Sánchez Galárraga, Alvaro Sánchez y de su propia inspiración.

Entre ellas están Damisela encantadora, Recordar, Arrullo de Palma, Tus ojos azules, Se fue, Canto Siboney, María la O, Noche azul, Para Vigo me voy y Siempre en mi corazón. Esta última sirvió de tema a Siempre en mi corazón, la cinta norteamericana de la Warner Bros, quien le pagó dos mil quinientos para utilizarla con letra de John L. Seña.

En esa ocasión la música fue nominada para el Oscar y muchos recordaron como su creación fue en 1927 con el título de No puedo quererte y se interpretó con mucho éxito por la soprano Teresita Núñez. Luego durmió durante largos años en una gaveta del compositor hasta la década del 40.

De sus obras para el teatro, cerca de 600, se encuentran El sombrero de Yarey, Rosa la China, Lola  Cruz, María la O, El cafetal, El batey, las danzas para piano La Comparsita, La Malagueña, Danza Lucumí y otras.

Lecuona falleció en Canarias el 29 de noviembre de 1963.

Películas con música de Lecuona

  • Under Cuban Skies, MGM (1931).
  • Free Soul, MGM (1931).
  • Susana Lenox, MGM (1931).
  • Pearl Harbor, MGM.
  • La cruz y la espada, MGM.
  • Always in My Heart, Warner Bros. (1942).
  • One More Tomorrow, Warner Bros. (1946).
  • Carnival in Costa Rica, 20th Century Fox (1947).
  • María la O (película mexicana).
  • Adiós Buenos Aires (1938) (película argentina).
  • De México llegó el amor (1940) (película argentina).
  • La última melodía (película cubana).
  • Enrico IV (1984) (canción "Tabu").
  • 2046 (2004) (película china).
  • La Isla (2005).
  • Fresa y chocolate (1993) (película cubana).

(Datos tomados del libro Ernesto Lecuona, de Carmela de León, editorial Letras Cubanas y de Internet)