Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La clave de la actuación de Alina Rodríguez

La actriz falleció en esta capital el pasado lunes. Sus pasos por el teatro, el cine y la televisión

Los restos mortales de la actriz cubana Alina Rodríguez, atendiendo a su voluntad, fueron cremados y sus cenizas arrojadas al mar, a las seis de la tarde del pasado martes.

Anteriormente se efectuaron las honras fúnebres en la funeraria de Calzada y K, en esta capital, y un ramo de mariposas cubrieron el féretro.

En una entrevista que le hiciera la periodista Sahily Tabares, para la revista Bohemia, la periodista describe como la artista:“Vive rodeada de plantas, fotos y música distribuida en cassettes, discos compactos y vídeos en un apartamento del Vedado…”

Nacida en La Habana un 4 de octubre de 1951, la actriz con 25 años de edad, no dudó un momento cuando decidió dejar su trabajo de técnica en Anatomía patológica para estudiar Licenciatura en Artes Escénicas en el Instituto Superior de Arte, donde se graduó en 1982.

Teatro, cine y la televisión, no le fueron ajenos. Incluso en las tablas recibió su primer reconocimiento cuando el Festival de Teatro de Camagüey y la Unión de Escritores de Cuba, le otorgaron una mención por su actuación en la pieza El Parque, bajo la dirección de Vicente Revuelta, y teniendo como coprotagonista a Adolfo Llauradó.

El séptimo arte le dio oportunidades de mostrar su versatilidad en filmes como Vestido de novia, de Marilyn Solaya; El premio flaco, Contigo pan y cebolla, Chamaco, de Juan Carlos Cremata y Conducta, de Ernesto Darana. Esta última, la historia de una maestra de primaria que se enfrenta a las incomprensiones de algunos funcionarios, fue uno de las más populares películas del cine cubano.

La televisión constituyó otro de sus dominios, y a pesar del tiempo pasado, su Justa, de Tierra Brava, aún se recuerda con satisfacción por los televidentes, que luego la vieron en otros espacios de la pequeña pantalla, recientemente en una entrevista que le hiciera el cantautor Amaury Pérez para su estelar programa Con dos que se quieran 2.

Su método para la actuación lo sintetizó durante la mencionada entrevista para la revista Bohemia:             

-La actuación es un hecho colectivo; para que sea de calidad influyen varios factores: la técnica, las condiciones del actor o la actriz, el instinto, la experiencia y ese olfato que llamo intuición. También son importantes el vestuario y el peinado bien elegidos. Podría llamarse suerte que un director o directora te escoja, pero no lo considero así: la elección depende del talento demostrado. La suerte no funciona en el logro de una buena actuación. (Fuentes: Revista Bohemia, Juventud Rebelde, Granma)