Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Primó la música en celebración de cumpleaños de La Habana

Viajeros consideran que uno de sus atractivos más relevantes está en el predominio de ese arte

La Habana celebró el domingo sus 495 años cargada de su colorido particular y con un relieve significativo en cuanto a la música, tal y como lo apreciaron muchos extranjeros de visita en este archipiélago.

Viajeros consultados entre los callejones más estrechos, pero más llamativos de La Habana Vieja coincidieron en el parecer de que uno de los atractivos más relevantes está en la música. Predominio de

La Habana Vieja es un lugar verdaderamente pintoresco y hermoso. Sus callejuelas adoquinadas y rincones cargados de los más puros contrastes entre sol y sombra también son eje musical.

Quizás, el reinado mundial de Francisco Repilado (Compay Segundo), trovador y sonero ya fallecido (1907-2003), propició que una buena parte de la gente de paso por la parte añeja de la capital cubana busque la estirpe de ese músico, y la encuentren.

Tal riqueza aparece en bares, restaurantes y hoteles de esa parte cubana, fundada en 1519 y visitada por cerca de  90 % de los turistas que llegan a la Isla, como lo reconocieron en su momento los responsables de la compañía Habaguanex S.A.

Esa empresa lleva el nombre del último cacique aborigen en el área y se dedica desde 1994 a potenciar la recreación de carácter histórico-cultural en los aproximadamente 4,5 kilómetros cuadrados de la zona vieja de la ciudad (2,2 kilómetros son los más típicos).

Entre estrechas calles, tiendas y rincones verdaderamente bellos, caminan personas que se mezclan con los extranjeros deseosos de comprender el carácter del cubano, con un pedestal muy fuerte en su música y danza.

De unas 70 instalaciones recreativas, 40 cuentan con animación ya sea música tradicional, instrumental, española o latinoamericana.

Hay un predominio de artistas jóvenes, pero los más simbólicos y atractivos son los ancianos, que con un ánimo de  1 000  leones ofrecen lo mejor del arte popular aprendido hace mucho.

Unas 72 agrupaciones convocan a mover los pies, o simplemente a escuchar mientras se merienda o se cena, en compañía de amigos y familiares.

El origen de tal animación data de 1994, cuando se organizó el 31 de diciembre una cena en la Plaza de la Catedral, la más emblemática de las cinco que existen por esa zona añeja y a partir de esa fecha, música, gastronomía y arquitectura se conjugan.

Dicho ambiente es contagioso, pero los restaurantes más recomendables son El Patio, con sus sombrillas en la propia Plaza de La Catedral, todo bullicio, La Mina, el Lobby Bar del hotel Ambos Mundos, el Café París o La Lluvia de Oro, todos cercanos.

En la Plaza Vieja, por ejemplo, una de sus esquinas brilla en sonidos, el Café Taberna Benny Moré, en homenaje al músico, ya fallecido, bautizado con El Bárbaro del Ritmo y conocido mundialmente.

Cuba es una gran amalgama, pero en el aspecto musical cosecha más de 25 ritmos diversos de los que destaca el son, la conga, rumba, mambo, cha cha chá, muy difundidos en el mundo, con un reflejo significativo en La Habana, luego de 495 años de fundada. (Fuente: Prensa Latina)