Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

La Montaner fue una escuela, afirma Omara Portuondo

Rita Montaner inmortalizó canciones de grandes compositores cubanos como Ernesto Lecuona, Gonzalo Roig, Eliseo Grenet y Moisés Simons

La cantante Omara Portuondo ha sido venerada como la Novia del Filin y la Diva del Buena Vista Social Club, pero ella nunca olvida que Cuba tuvo a la Única: Rita Montaner.

Así bautizaban a la temperamental artista nacida un día como hoy de 1900, todo un referente que marcó a Omara en sus inicios como cantante, en el cuarteto Las D Aida.

En conversación con Prensa Latina, la intérprete evocó cierta vez que ensayaba con sus compañeras, y de pronto, no sabe cómo, entró Rita al estudio y se puso a escucharla.

"Rita tenía una carácter muy fuerte, me sentí intimidada porque era una leyenda: yo ni la miraba para no molestar, pero te aseguro que trabajar con ella era una clase magistral", recuerda Omara.

Tampoco olvida cuando interpretó con Las D Aida el tema "Canto a Rita", compuesto por César Portillo de la Luz y estrenado en el teatro Martí, bastión de la zarzuela y el género musical vernáculo.

"Por primera vez pensé que se caerían las lámparas del Martí por los aplausos", comentó la cantante que, medio siglo después, aún se emociona al recordar aquel tributo del público cubano a la Única.

A propósito del 114 aniversario del natalicio de la Montaner, el teatro Martí prepara otro tributo a quien fuera una artista versátil cuya voz unía el lirismo europeo con la pasión africana y la fuerte personalidad de su Guanabacoa natal.

"De Cuba a Rita Montaner" es el título de los conciertos que el próximo fin de semana le dedicarán artistas cubanos, en un programa que incluye los clásicos Siboney, Si me pudieras querer o Júrame.

Favorita de los grandes compositores cubanos de la primera mitad del siglo XX, Rita inmortalizó canciones de Ernesto Lecuona, Gonzalo Roig, Eliseo Grenet y Moisés Simons, cuyo pregón El Manisero recorrió el mundo en su voz, inmortal y única. (Tomado de PL)