Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Festival de cine moscovita aplaude filme cubano Conducta

Cautivaron a la prensa y los creadores que asisten a la edición 38 del segundo festival internacional de cine más antiguo del mundo tras el de Venecia

La película cubana Conducta es comentario obligado hoy de los amantes rusos del séptimo arte tras su presentación en el cine Octubre dentro de la sección Ánima Latina del 38 Festival Internacional de Cine de Moscú.

Una espontanea ovación premió a la obra del realizador Ernesto Daranas, quien en la cinta es capaz de extraer válidas esencias del género conocido como melodrama sin caer en sentimentalismos superfluos y emocionar a un público diverso, al margen de distancias geográficas, lingüísticas y temperamentales.

Si bien en su ópera prima dentro de la ficción, Los dioses rotos (2008), este joven director presentó credenciales ante el público cubano y latinoamericano como un eficaz narrador dramático, en Conducta, sin dudas, logra conquistar al espectador para llevarlo de la mano hacia la reflexión.

En su nuevo largiometraje nuevamente hurga Daranas en La Habana profunda sin cortapisas y entra con la manga al codo al caso del niño aparentemente inadaptable para reflejar problemas de la sociedad contemporánea que no son ajenos a la Cuba actual.

La familia disfuncional con el agravante del alcoholismo, maestros incapaces de entender que en la educación el humanismo suele estar reñido con los fríos dogmas, e incluso, la alegoría a quien es capaz de quedar en minoría y hasta sola por defender valores.

El filme a ratos parece hacer un guiño al denominado cine soviético industrial de los años 1970-1980 (El premio, de Guelman) al problematizar la realidad, y ese detalle no pasó inadvertido aquí para una parte del público ruso, que sin embargo reconoció que Daranas salió airoso en esta prueba por su alto vuelo artístico.

Cautivaron a la prensa y los creadores que asisten a la edición 38 del segundo festival internacional de cine más antiguo del mundo tras el de Venecia, las actuaciones de Alina Rodríguez, la maestra, y no solo el niño-actor Armando Miguel Gómez (Chala), sino todo el elenco infantil.

En conversación con Prensa Latina, el responsable de adquisición y ventas de Latidofilms, Juan Torres, afirmó que por encima de más o menos ventas, esta es una de las obras más bellas que ha encontrado en los últimos años.

Francisco Guaita, periodista del canal global RT, por su parte, elogió el filme sobre todo porque con un alto nivel artístico y estético sustenta y transmite valores que contribuyen al mejoramiento del ser humano, según expresó.(Tomado de PL)