Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Formell no dice adiós, sino hasta siempre

Los cubanos conocimos la triste noticia del fallecimiento a los 72 años de edad de Juan Formell, director de Los Van Van e icono de la música popular bailable

Alguien escribió no hace mucho que “la música de Los Van Van está en el ADN de los cubanos”. Una verdad inobjetable, pues no es casual que haya sido bautizado por generaciones de bailadores y amantes de la salsa como el “tren de la música cubana”.

No es fácil mantenerse en la preferencia del público por casi 45 años. Es más, ninguna otra orquesta ha estado instalada en la cúspide de la popularidad como Los Van Van.

Medios nacionales y extranjeros reseñan esta dolorosa pérdida para los seguidores de la llamada música popular (aunque soy de los que opina que solo hay dos músicas: la buena y la mala).

“Formell supo cómo preservar la esencia de nuestros ritmos y al mismo tiempo, transformar esa matriz cuando fue necesario”. Afirman unos, mientras otros acotan que “Los Van Van estuvieron en la preferencia de los bailadores desde el principio, fueron ellos los precursores de lo que conocemos hoy como música cubana. Se hicieron dueños de un estilo. Donde quiera que suenen, la gente sabe que son Van Van...” Otra verdad inobjetable.

El pasado año fue de reconocimientos internacionales para el fundador de la emblemática agrupación. WOMEX, una de las más reconocidas en el mundo de la música internacional, le concedió a Juan Formell el Premio al Artista 2013. Y aún más recientemente ganaron el codiciado Grammy Latino que otorga la Academia Latina de la Grabación por la excelencia artística.

En relación esto y visiblemente emocionado, Formell aseguró que ese premio “no es solo para él, sino para Los Van Van que estuvieron desde los inicios, los que están hoy y los que vendrán algún día a la orquesta”  Y agregó: “La máxima de esta banda ha sido siempre estar en el gusto del bailador. «El público ha hecho suyo el espíritu de Van Van, lo que recibimos hoy es resultado del trabajo que siempre hemos hecho para los demás”.
 
Con anterioridad, y gracias a su extensa y exitosa carrera musical, y sus aportes a la cultura cubana, el líder de Los Van Van había merecido el Premio Nacional de Música y la Orden Félix Varela que otorgan el Instituto Cubano de la Música y el Ministerio de Cultura, respectivamente.

Habanero de la gorra a los spikes

Director, bajista, arreglista, compositor, cantante, y productor discográfico, Juan Formell Cortina nació en La Habana el 2 de agosto de 1942, y de la mano de su padre Francisco Formell (flautista, pianista y arreglista), terminó por quedar atrapado por el fascinante mundo de las redondas, fusas, semifusas, corcheas y semicorcheas. En su formación como compositor e instrumentista de guitarra bajo pudo contar con la orientación de prestigiosos músicos cubanos como Félix Guerrero, Rafael Somavilla, Armando Romeu, Antonio Taño y Orestes Urfé.

En su carrera profesional (iniciada a los 15 años de edad, en 1957) trabajó en diversas agrupaciones musicales, entre ellas la de Pedro Jústiz (Peruchín), la de Guillermo Rubalcaba, la orquesta de Carlos Faxas, donde se inició como orquestador y compositor con títulos como Y ya lo sé, De mis recuerdos, Lo material y Yo soy tu luz que interpretara la cantante cubana Elena Burke a partir de 1965.

Fue muy importante en el desarrollo artístico de Formell su incorporación a la Orquesta Revé en 1967 donde realizó valiosos aportes estilísticos y estructurales a las agrupaciones charangueras cubanas, como fue la incorporación del bajo eléctrico y el teclado en sustitución del contrabajo y el piano acústico; el tratamiento rítmico y amplificación acústica en los violines; el empleo de la flauta de sistema y la batería que sustituyeron a la flauta de cinco llaves y las pailas; y el trabajo vocal a tres voces en lugar del unísono, entre otros.

Creaciones como El martes, Yuya Martínez, Qué bolá, qué bolón, La flaca, Te lo gastaste todo y El jueves fueron algunas de las más representativas de esta etapa. Tras una estancia de un año en la orquesta típica de Elio Reve, que se especializaba en el changui oriental y terminó creando el changui 68.

Finalmente, en diciembre de 1969 Los Van Van llegaron para quedarse en el gusto y la preferencia de nativos y foráneos. En 1970 inventó el género songo, con el que grabó gran cantidad de discos de larga duración y que expandieron su presencia en toda la isla durante varios años. En 1982, Formell inventó el igualmente exitoso género del «buey cansado», como una fusión del songo con la síncopa de la conga de salón y el cadencioso balanceo de varios ritmos caribeños.

 Dueño de un timbre melódico diferente al de agrupaciones similares, y con alrededor de 30 fonogramas, Los Van Van de Juan Formell seguirán cmo bien reza uno de sus más populares estribillos: Van Van… “Sigue ahí”.

Discografía de Los Van Van:

Los Van Van vol. I (1969); Los Van Van vol. II (1974); Los Van Van vol. III (1974); Los Van Van vol. IV (1976); Los Van Van vol. V; (1979); Los Van Van vol. VI (1980); Báilalo eh! ah! (1982); Qué pista (1983); Anda, ven y muévete (1984); 25 años... y seguimos ahí, vol. I (recopilatorio, 1994); La Habana sí (1985); Eso que anda (1986); La titimanía (1987); Songo (1988); El negro no tiene na' (1988); Rico son (1989); Aqui... el que baila gana; (1990); Esto está bueno (recopilatorio, 1991); Bailando mojao recopilatorio 1993); Azúcar (1993); Lo último en vivo (1994); ¡Ay Dios, ampárame! (1996); Llegó Van Van (2000); En el malecón de La Habana, Unicornio, Cuba (2002); Chapeando, Unicornio, Cuba (2004); La Maquinaria (2011).