Opciones

Semanario Económico y Financiero de Cuba

Memorable concierto de Silvio en el Condado

Razón tuvo Silvio Rodríguez cuando expresó que mientras más duras realidades, más buena la cultura y mientras más necesidad, más gratitud. Y eso precisamente fue lo que sucedió este domingo en el concierto ofrecido por el trovador cubano en el barrio santaclareño del Condado, donde la música unió voluntades, de acuerdo con un reporte del diario Granma

Ante la multitud que colmó la calle Rodrigo para corear sus canciones, las de siempre y otras menos conocidas, pero igual de épicas; o desde los balcones, aceras y andamios cercanos, cientos de voces se unieron para corear Canción del elegido, El reparador de sueños, Cita con ángeles, La Maza y otras letras de su amplio repertorio.

El delirio se produjo cuando entonó La era está pariendo un corazón, Ojalá, El necio, Unicornio y Pequeña serenata diurna, obras emblemáticas cantadas de memoria por varias generaciones de santaclareños residentes en la zona.

En la despedida, cuando parecía que todo había acabado, el coro de ¡Silvio!, ¡Silvio!, le hizo retomar la guitarra e interpretar el clásico Te doy una canción, entonada incluso por niños y niñas que escuchaban la música cantada por Silvio de la mano de sus padres o sobre sus hombros.

Habían transcurrido dos horas desde el inicio del concierto, un tiempo breve pero vivido de manera muy intensa por todos los presentes, en el que hubo lágrimas, aplausos, abrazos, manos tomadas, y en fin, mucha satisfacción por el momento, en una demostración de cuánto puede la cultura.

"Esto es único. Aquí nunca había pasado una cosa tan grande como esta", aseguró Rosa Torres, una mulata de extraordinario folclor en su expresión. "Debemos también dar las gracias a Maikel Elizarde, el tresero de Trovarroco que es oriundo del Condado, por proponerle a Silvio Rodríguez que viniera a este barrio", expresó.

Julio López, obrero de la construcción que durante todo el tiempo estuvo tarareando las melodías interpretadas por el trovador, aseguró que a partir de ahora habrá un antes y un después para el Condado. "Ya no se podrá contar la historia de esta humilde comunidad, sin recordar la memorable jornada de este domingo".

En el público no solo había vecinos del reparto. Llegaron de muchos otros lugares de la provincia, incluso decenas de jóvenes de otras nacionalidades que estudian en el territorio estuvieron presentes con banderas de sus países. Uno de ellos nos expresó que la grandeza de este empeño está en demostrar el poder de convocatoria del arte para hacer mejores a las personas.

La noche anterior había ocurrido algo similar en el barrio Dobarganes, donde bajo una intensa lluvia, Silvio cantó para los moradores del lugar, quienes mostraron su agradecimiento por el gesto del autor de El Mayor.

Durante su presentación en los barrios de Santa Clara, Silvio se hizo acompañar de los muchachos de Trovarroco, la flautista Niurka González y el percusionista Oliver Valdés, quienes estuvieron magistrales en su cortejo.

Como parte del proyecto, el cantautor donó a esas comunidades varios títulos de la editorial Pablo de la Torriente Brau, del Instituto Cubano del Libro y de los estudios Ojalá.