Viernes
09 de Diciembre  2022 

Una aventura familiar llamada La Finca

Una de las aspiraciones de esta Mipyme es lograr una marca reconocida con productos específicos, la macedonia de frutas y de vegetales


Viernes 09 de Septiembre de 2022 | 12:17:41 PM 

Autor

Raquel Sierra

La aventura que un día quisieron emprender, como familia, va dando sus primeros frutos: la microempresa La Finca, ha superado sus primeros meses, con incrementos en la producción y la comercialización, y lo que es más, en la aceptación entre los clientes, que buscan esta alternativa desde lo doméstico y lo comercial.

“La idea de formar La Finca surge a partir de una idea familiar. De los 10 trabajadores que trabajan acá, el 80 % son familia: hijos, sobrinos y yernos y tres que son como familia. Sus edades oscilan entre 25 y 55 años; algunos de ellos, desvinculados del trabajo y uno, tecnólogo, contratado, cuya experiencia en el sector de los alimentos tributa la calidad y la inocuidad. El proyecto surge precisamente en una casa del núcleo familiar, con el objetivo de iniciar un negocio de preparación de toda la gama de productos agrícolas para ofertárselo a la población: lavados, pelador, cortados y empacados”, explica Antonio Suárez Insua, administrador único de la Mipyme.

La Finca fue aprobada por el Ministerio de Economía y Planificación el 20 de octubre del 2021, momento que dio inicio al proceso de constitución a partir lo que está establecido en la legislación cubana.“Estuvimos listos el día 10 de febrero 2022, se abrieron nuestras cuentas bancarias y, a partir de ahí, nos enfocamos en la solicitud de un crédito bancario para comenzar a funcionar, debido a que el capital financiero inicial fue cero”, destacó Antonio, cuya casa fue ampliada hasta convertirse en microindustria.

Un mes después, les concedieron el monto solicitado como capital inicial para la compra de materias primas, e iniciar las producciones y comenzar las operaciones mercantiles de venta de producciones en conserva.

Las primeras producciones, señaló el administrador de la Mipyme, estuvieron dirigidas a lograr la certificación de todos los productos por el Instituto Nacional de Higiene, Epidemiología y Microbiología (INHEM), el organismo regulador para la aprobación de toda esta línea de productos, y así fue.   

Despacito, pasito a pasito

Como todo el proceso de creación y desarrollo de La Finca, la ampliación de la casa y la adquisición de equipamientos se hicieron con el concurso de la familia. Unos aportaron tejas de uso; otro, rescató una vieja nevera donde hoy conservan lo que debe estar refrigerado. Adquirieron equipos en las tiendas en moneda libremente convertible y con el paso del tiempo, de una capacidad instalada inicial mínima, hoy pueden procesar en un día 2.5 toneladas de viandas, hortalizas y frutas.  “La familia toda se puso en función y financiamos una procesadora de vegetales, primero, y dos equipos de frío, después”, apuntó y describió las diferentes acciones para poder tener selladoras de botellas y de nailon, este último, el material que han adoptado como línea fundamental.

Un próximo paso fue fabricar una cocina para la cocción de los alimentos, para completar la batería de equipos con que cuentan hoy: cortadoras, selladoras, mesa caliente, cocina,     despulpadora y una repasadora despulpe. “El 60 % de todo es artesanal, cortado y pelado, excepto el vegetal, se hace a mano, y el otro 40 % es mecanizado”, destacó el administrador de la Mipyme que produce pulpas de fruta, encurtidos de vegetales de diferentes vegetales (habichuela, pepino, col, remolacha y pimiento),  pulpas de frutas (mango, guayaba), hortalizas  y viandas beneficiadas, entre ellos boniatos y maíz (lavadas, peladas, cortadas y envasadas), hasta alcanzar unos 14 surtidos. Otra línea son los líquidos ácidos: zumos de limón y naranja agria y vinagre.

“Cuando iniciamos el proceso de producción, creamos un esquema de negocio, consultado con las autoridades municipales para lograr que nuestras producciones tuvieran el efecto deseado, en cuatro líneas fundamentales: aseguramiento de las cadenas hoteleras, las cadenas de restaurantes, ventas online (en preparación de la página web), y cuarta y la más importante, las ventas a la población, que sacrifican el 50 % de las utilidades de todas las producciones.

En la actualidad, 16 establecimientos venden los productos de esta marca: nueve de la Unidad Básica de la Industria Alimentaria (UBIA) de La Habana del Este, La Lisa, Marianao, Centro Habana y Playa, tres pertenecen a la cadena de tienda Caracol (en moneda nacional), y otras cuatro: dos puntos de ventas de vendedores por cuenta propia y dos Mipymes comercializadoras.

En el caso de las cadenas hoteleras y restaurantes, comercializan a establecimientos de Palmares, gastronomía provincial y algunas paladares y particulares.

Aliados

Una de las premisas de la microindustria es emplear productos agrícolas de calidad, que reúnan las condiciones que permitan su conservación. Esto lo han encontrado en el encadenamiento con la Mipyme El Guajiro Martínez. “El 80 % de la de los productos que elaboramos, desde el comienzo hasta la fecha, proviene de esa empresa y nosotros. A la vez, las hemos ido capacitando sobre conceptos y rigor de las producciones beneficiadas que ellos hacen”, señaló Suárez Insua.

Otro dato importante, apunta, es la gestión de venta, que también están articuladas con la Mipyme citada: ellos comercializan toda la gama de productos frescos y nosotros, la de productos en conservas.

Las perspectivas de la microempresa son registrar una marca con productos determinados, previsiblemente, la macedonia de vegetales y de frutas, así como diversificar toda la gama de   las salsas y las pastas, lograr un crecimiento para en el futuro, llegar a la exportación. “Por ahora, el objetivo es hacernos fuertes en todas las producciones de la gama de las conservas, con productos de calidad, velando por la inocuidad y la salud de las personas. Solo después pensarían en posibles exportaciones”, coincidieron Suárez Insua y Pedro Rojas Medina, el tecnólogo de La Finca.

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.